miércoles 21/10/20

¿Acaso protegen los carnets políticos? Ahora no es el momento, por favor

Desde el inicio del coronavirus, los principales dirigentes del Partido Popular han hecho una estrategia comunicativa de acoso y derribo contra el Gobierno de Castilla-La Mancha, prueba de ello los ataques lanzados a través de más de mil tuits, cuatro campañas masivas y más de cincuenta ruedas de prensa. Sin ir más lejos, a las doce horas del inicio de esta crisis sanitaria, pidieron la dimisión del presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page. Una auténtica campaña del dolor.

En Madrid, desde donde provienen miles de desplazados que estamos atendiendo en nuestro sistema de salud, pese a acumular decenas de miles de casos, con miles de muertos, la oposición está prudente, callada, ayudando con su silencio. Ya habrá tiempo. Ahora no es el momento.

En Madrid, con siete millones de habitantes y con esos números tan duros, han ampliado 1.400 camas en el recinto ferial de Ifema. En Castilla-La Mancha, con dos millones de habitantes, hemos ampliado de momento casi mil. Camas dispersas, eso sí, en toda nuestra región, con la dificultad añadida que eso conlleva en comparación con un territorio más concentrado como el madrileño.

En Castilla y León, en Andalucía o en Valencia la enfermedad ataca igual. Hoy ya están por encima de nosotros en contagios ¿Pero eso qué más da? ¿Quién mide el ranking? ¿Acaso no sería igual de asqueroso que el PP criticara ayer que fuéramos la tercera en contagiados, como si nosotros hubiéramos dicho -nunca lo haremos- que el 50 por ciento de los contagiados los tiene Ayuso en Madrid? ¿Acaso en un virus que no conoce fronteras mundiales podemos decir que los enfermos no son de todos los españoles por igual?

¿Qué más da si hoy estamos en el sexto lugar o que mañana estemos en el octavo, o el quinto? Si llegará a toda España antes o después, y me duele lo mismo las víctimas de Galicia que los de Albacete. También las de Italia o Francia. Algunos políticos solo sienten España cuando se trata de jalear banderas en los mítines.

Somos muchos los que tenemos familiares y amigos sufriendo, trabajando cara a cara con el virus desde los hospitales o consultorios, hasta barriendo las calles; soportando la falta de material, que tampoco entiende de fronteras ni de colores; rezando por que nuestros familiares o amigos llenen la tabla de curados y no la de caídos.

Algo tan grande, terrible, duro y agónico no debería entrar en el terreno de la política. ¿Acaso tendrá menos muertos una región u otra por ser del PP o del PSOE? ¿Acaso se está sufriendo menos en ellas por ser de un partido u otro? ¿Acaso nos protegen los carnets?

Estemos por una vez a la altura, por favor. Solo por una vez. Solo por ésta. ¿Es posible?


Sergio Gutiérrez Prieto
Diputado por Toledo y secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha

Comentarios