jueves 25/2/21
Advertisement

Una reflexión sobre el encarcelamiento de Hasél y el discurso antisemita de Isabel

Una reflexión sobre el encarcelamiento de Hasel y el discurso antisemita de Isabel
Advertisement

Varios días llevamos viendo noticias en todo tipo de medios, y a todas horas, sobre la detención de Pablo Hasél (no, no todos los Pablos nos comportamos igual) y los posteriores altercados surgidos tras las palabras de este pseudo mesías, pseudo revolucionario de pseudo izquierdas. Curiosamente,  son los mismos días que en los que apenas vemos noticias sobre Isabel Medina, la pseudo musa, pseudo fascista de pseudo derechas cuyas palabras antisemitas en el acto homenaje a los muertos de la División Azul celebrado el pasado sábado, son constitutivas de un delito (o varios).

A mí me parecen igual de gilipollas e impresentables tanto uno como la otra. La única diferencia entre ambos es que él ya tiene antecedentes penales por  amenazas y allanamiento (y pendiente de confirmación por agresiones) y ella está a punto de tenerlos por las denuncias que ha acumulado desde el pasado fin de semana. Ojo, que esto no quita que personalmente me parezca una aberración anacrónica el delito de injurias a la corona (como anacrónica es la propia institución en sí) y que alguien pueda ser juzgado e ir preso –exclusivamente- por ello, como me parece una aberración el delito de ofensa contra los sentimientos religiosos por el que Willy Toledo se sentó frente a un juez y que el Senado ha instado a sacar de Código Penal.

La cuestión es que no dejo de asombrarme por tanta gente que ha puesto a caer de un guindo a este personaje en esos mismos medios o en sus cuentas de redes sociales, pero que no han escrito ni una sola palabra sobre ella (se puede comprobar en sus TimeLine) y lo que pasó a su alrededor por su discurso, eso sí me parece escandaloso e incomprensible, especialmente cuando la crítica viene de personas que no son sospechosas de ser de derechas precisamente.

Ahora, ya os digo que ella se va a quedar en intento de musa filo falangista como lo fue aquella dirigente de Hogar Social de la que nadie se acuerda ya (como mucho se reconvertirá en Influencer, imitando a la esposa de otro dirigente fascista de este país)  y él, pues bueno,él es un extremista al que no considero de los "míos" ni de los "nuestros", sin tener muy claro a estas alturas que es míos y que es nuestros, pero sí teniendo muy claro que este señor no representa nada en lo que creo ni por donde me muevo, ni en mi microsistema (mi familia más cercana), ni en mi mesosistema (mi gente) ni, por supuesto, en mi exosistema.

Como extremista que es, está más cerca de ella (la musa fascista) que de mí, y asumo quede una gran mayoría de quienes estáis leyendo esto ahora mismo. Sus discursos de odio son muy parejos, con mismas expresiones, aunque con destinatarios distintos. Ya hemos visto lo que son capaces de hacer los “seguidores” de él. Espero que no tengamos que ver lo que son capaces de hacer los “seguidores” de ella, esos me dan más miedo aún.

Y por cierto, hay por ahí en redes sociales unos vídeos donde este señor "opina" de todos esos que supuestamente son los "suyos" y que han salido en tromba a defenderle como si fuera el paladín de la democracia, refiriéndose a ellos como "esta gentuza comunista" a la que solo les interesa "ser unos vividores de mierda". Igual más de uno se va a tener que comer sus palabras escritas en 140 caracteres cuando lo vean y escuchen.


Pablo Ortiz
Educador social y miembro del Comité Federal del PSOE

Comentarios