Sábado 16.02.2019

Ganar a Cospedal

El próximo día 24 de mayo está depositada en nuestras manos una gran responsabilidad: cada uno de nosotros puede y debe ganar a Cospedal, porque hacerlo es derrotar a los que han gobernado desde el despotismo, la arbitrariedad y la intransigencia.

Tienes en tus manos la posibilidad de devolver esta tierra a su gente, a quien la quiere y la va a defender de quienes la han convertido en la cenicienta de España. Hay que decir tan claro y alto como se pueda que tanto daño hecho no se puede perdonar. Se suele decir que a cada uno nos duele lo nuestro: a Cospedal no le dolemos, porque no somos nada de ella. Nos ha usado para mantener el poder de su partido y prueba de esto es que nadie duda que si Cospedal pierde Castilla-La Mancha, tendrá los días contados como secretaria general del PP.

La tentación de los partidos, desde sus cúpulas nacionales, es centrar sus esfuerzos para rescatar de las políticas de la derecha a comunidades autónomas y ciudades como Madrid, Valencia y Barcelona. Pocos dudamos en afirmar que Castilla-La Mancha bien merece estar entre las principales a la hora de situarla en el mapa del rescate de las políticas más retrógradas contra la ciudadanía. Esta región merece el mismo esfuerzo mediático que Valencia o Madrid, puesto que aquí se ha hecho el mismo daño en cuatro años a lo público y a las personas, que el que se haya hecho en 25 años en otras comunidades. Esta no es la tierra de Cospedal. Esta es la tierra que Cospedal ha vilipendiado y humillado hasta el punto de convertirla en el vertedero nuclear de España y entregarla a su partido como trofeo para conseguir mantenerse en la Secretaría General del Partido Popular.

Tú y yo tenemos una gran responsabilidad: no olvidar que para cambiar esta región hay que ganarle el 24 de mayo a Cospedal. No puedo evitar la carcajada cuando la secretaria general del PP dice que “son todos contra mí”. No señora presidenta; somos la gente de esta tierra, a la que ha hecho sufrir, la que está unida por las ganas de derrotarla el próximo 24 de mayo; nos unen las ganas de gritar que la prepotencia y las malas artes se van a su casa.

Previendo que perdían han jugado muy sucio, cambiando las reglas del juego a mitad del partido, queriendo secuestrar la democracia con una ley electoral con la que daban por ganadas las elecciones antes de convocarlas, dejando un Parlamento de juguete con muy pocos diputados, sabiendo que menos diputados significa menos democracia, intentando evitar así que entraran los nuevos partidos.

Espero que la gente que ha sufrido tanta injusticia, sufrimiento, daño y dolor, personas que llevan años denunciando las tropelías y desmanes de este gobierno, estemos unidos en las ganas de ganar a Cospedal.

Hemos llegado a un punto en el que sería imposible recordar la totalidad de derechos usurpados en cuatro años por aquellos que no solo llenaron los diarios de promesas incumplidas, sino de centenares de medidas causantes del aumento del paro y del sufrimiento generalizado de una sociedad humilde. Podría hacerse un programa electoral volumétrico en el que tan solo se prometiera devolver a la sociedad todos los derechos robados por este gobierno indoloro con los débiles y dadivoso con los poderosos.

No solo es urgente devolver los derechos que han sido arrancados a la ciudadanía, necesitamos contar con unos gobernantes educados que sepan que se deben a toda la gente, les hayan votado o no, porque el Gobierno de Castilla-La Mancha debe estar  al servicio de la ciudadanía y no al revés.

Un gobierno que dé un giro de 180 grados a las políticas que nos han traído hasta aquí, políticas injustas e ineficaces que, además, han elevado la deuda de esta región al doble de la que tenía cuando llegó Cospedal. Casi 13.000 millones de euros que tendrán que pagar generaciones que aún no han nacido, y a los que habrá que explicarles que hubo un gobierno, el de Cospedal, que nos endeudó, hipotecando su futuro, a un ritmo de 4,74 millones de euros cada día que gobernó.

Quiero terminar como he comenzado, recordando que el 24 de mayo tenemos una gran responsabilidad: hay que decirle adiós a Cospedal. Si ella y su gobierno han sido incapaces de ser amables con la gente en estos días previos a la campaña, imagina de lo que sería capaz si volviera a ganar.

Tenemos la oportunidad histórica de recuperar Castilla-La Mancha para la gente. Podemos cambiar este gobierno pernicioso y el momento del cambio es ahora. No lo dudes: podemos y debemos ganarle a Cospedal. 

Comentarios
x