martes 16.07.2019

La foto de la vergüenza

La foto de la vergüenza se ha plasmado en el corazón de la administración que debe velar por el colectivo más débil y frágil de nuestra sociedad como son las personas en situación de dependencia.

Izquierda a Derecha: Nacho Hernando, Aurelia Sánchez y Luis Perales
Izquierda a Derecha: Nacho Hernando, Aurelia Sánchez y Luis Perales

La imagen sonriente de la consejera de Bienestar Social y el presidente de CERMI-CLM, Luis Perales, hiere, en lo más profundo del alma, la sensibilidad y dignidad de todos y todas las personas dependientes  que durante estos últimos cuatro años han sufrido las aberraciones sufridas por parte del Gobierno de Cospedal y de las que el Sr. Luis Perales ha sido cómplice necesario para que se pudieran llevar a cabo.

Es inevitable, al ver esta vergonzante fotografía, recordar todo lo ocurrido, resulta hiriente ver sentados en la misma mesa a la máxima responsable en la defensa de las personas dependientes como debe ser nuestra consejera de Bienestar Social, al portavoz del Gobierno, Nacho Hernando, junto al presidente de CERMI-CLM, Luis Perales, todos ellos henchidos de felicidad y "orgullosos" de aparecer en esa instantánea.

Durante los últimos cuatro años, años duros, muy duros, se han vulnerado de forma sistemática los derechos de un colectivo que ha tenido en el Sr. Perales a su mayor enemigo. Aquel que debería haber levantado la voz, aquel que debería haberse puesto al frente de un colectivo al que dice representar se prestó, de forma indigna, a lavar la cara ante la opinión pública de sus "amiguitos del alma" Cospedal y Echániz. Todavía resuenan y provocan un dolor profundo en los miles de personas dependientes de nuestra región las palabras del presidente de CERMI-CLM."El noviazgo con la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales ha culminado en un feliz matrimonio". Claro que se le olvidó decir que ese matrimonio llevaba una "dote" de 9 millones de euros en subvenciones. Mientras se celebraba ese "matrimonio" las personas en situación de dependencia no eran invitadas al banquete, muy al contrario, se les hurtaban las miseras prestaciones que estaban recibiendo, las "nominillas" como las llamaba de forma despectiva el Sr. Echániz, de infausto recuerdo. Mientras los contrayentes inauguraban el "banquete" de boda, CINCO MIL DEPENDIENTES MORIAN sin ser atendidos, mientras "cortaban la tarta" la madre de Jomián era avisada de la muerte de su hijo de 13 años, gran dependiente y que se encontraba a 100 km de distancia porque uno de los contrayentes, el Sr. Echániz, con la miserable complicidad de su "pareja de boda", el Sr. Perales, le había negado la prestación económica para que pudiera ser cuidado en su domicilio.

Del Sr. Perales ya hemos dicho durante esta pasada legislatura todo lo que teníamos que decir pero lo que este colectivo no puede entender, lo que este colectivo no puede soportar, es ver como la nueva consejera de Bienestar Social y el portavoz del Gobierno acogen entre sus brazos, de forma cariñosa, amigable y maternal, a este personaje.

Quizás, lo primero que se debería haber exigido a este caballero antes de haberle abierto las puertas de la casa de todos los dependientes es que pidiera perdón por todo el daño, sufrimiento y dolor que ha infringido a este colectivo. Seguramente esta reunión debería haber comenzado con un minuto de silencio en memoria de todos los dependientes que descansan por todos los cementerios de nuestra Comunidad.  Muchos de ellos se hubieran revuelto en sus tumbas si hubieran visto la fotografía de la reunión.

Es imperdonable como la consejera de Bienestar Social y el portavoz del Gobierno han permitido que este señor se haya reído de ellos en su propia cara y de la memoria de todos los fallecidos, muy especialmente de Jomián y su madre.

Un cargo de tan alta responsabilidad como es el de consejera o el de portavoz de un Gobierno deben estar perfectamente informados de quién es quién en cada colectivo, y si no lo están, al menos deben rodearse de quienes sean capaces de informales. No deberían olvidar que muchos de los que ahora ocupan sillones públicos lo hacen porque otros muchos, jugándose incluso su propia estabilidad personal y profesional, estuvieron peleando, poniendo la cara y soportando ataques inimaginables para que la situación que se estaba viviendo cambiara, mientras que algunos y algunas de las que ostentan ahora responsabilidades de gobierno estaban mirando hacia otro lado, se ponían de perfil y no levantaban la voz bajo el cobijo de su cómoda situación de funcionario.

La Plataforma que tengo el honor de presidir ya ha manifestado públicamente su satisfacción por el trato y sensibilidad que está teniendo el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García- Page, con las personas en situación de dependencia, sin embargo también es cierto que toda esa excelente disposición a dar respuesta a las necesidades de este colectivo se pueden ir, a pesar de todo el esfuerzo que está poniendo el presidente, por el sumidero de algunas consejerías. Como prueba está el "enorme favor"  que le hizo el Sr. Echániz con su nefasta política y sus miserables formas.

El caldo de cultivo de la indignación que se está fraguando entre los dependientes de nuestra región con algunas actitudes y formas que se están produciendo en la Consejería de Bienestar Social debería preocupar al Sr. García-Page.

La fotografía de la consejera de Bienestar Social, del portavoz del Gobierno y del Sr. Perales no debería volver a producirse si antes este individuo no pide perdón públicamente por todo el daño que ha producido a todos los dependientes. Confiamos, y mucho, en las políticas que el presidente de Castilla-La Mancha va a desarrollar hacia nuestro colectivo pero, quizás, debería tener puesto un ojo en la Consejería de Bienestar Social para que no se convierta en un sumidero por el que se pueda ir escapando la confianza de la que goza por parte de las personas en situación de dependencia.

Comentarios
x