martes 11/8/20

La insoportable sequedad del Levante

Un nuevo trasvase. Un nuevo desastre para nuestra tierra. El gobierno del PP encabezado por Mariano Rajoy ha vuelto a aprobar un nuevo Trasvase del Tajo al Segura. Está claro que estamos en plena campaña electoral, aunque faltan meses para la misma. Con esta actuación Rajoy ha buscado los votos del Levante Español, quiere regar con agua de Castilla La Mancha su "posible granero de votos" que está perdiendo.

Justo un par de meses antes de las elecciones autonómicas se aprobó también un trasvase que en su momento se tachó de innecesario y justo vuelven a cometer la misma locura.  Pero ahora es todavía más sangrante después de comprobar la situación en la que se encuentran los embalses de la cabecera del Tajo con una cantidad de agua embalsada cercana al 15%, mientras que los embalses de la Cuenca del Segura están por encima del 50%. Eso es quitar al que no tiene para dar al que tiene. 

Si hablamos de la situación hidrológica de la Cuenca del Segura no podemos olvidar que su demanda es muy superior a las aportaciones del propio río y su cuenca y por lo tanto están gastando agua "por encima de sus posibilidades". A estas alturas del siglo XXI, mantener una hipoteca de este tipo es bastante anacrónico. El agua genera riqueza y por lo tanto debe repartirse entre todos. Cada región debe decidir qué tipo de desarrollo quiere y, sobre todo, con qué recurso puede desarrollarse. Ir a buscar a casa del vecino lo que uno necesita está un poco feo, sobre todo cuando al vecino también le hace falta ese recurso. 

Muestra de este gasto hidráulico "por encima de sus posibilidades", son los datos de la propia Confederación Hidrográfica del Segura que nos señala que en el último año (junio 2014 a junio 2015) la aportación propia del Río Segura fue de 342 hectómetros cúbicos (un 46,4 %), mientras el agua que llegó desde el Tajo fue de 395 hectómetros cúbicos, es decir un 53,6 %. Más de la mitad del agua viene desde otra Cuenca hidrográfica mientras cada vez se genera más demanda en la zona levantina. Por eso se puede decir, parafraseando a Milan Kundera, que existe Una insaciable sequedad en el Levante, y por eso doy mi apoyo al Gobierno de Castilla La Mancha en su recurso al mismo, ya era hora de que alguien defendiera la vergonzosa situación de los últimos cuatro años, donde Cospedal cambiaba agua por votos en Murcia y Valencia. 

Comentarios