lunes 22.07.2019

Del marketing a las plazas

Como profesional del mundo de las ventas y del Marketing, siempre me ha interesado mucho el uso y aprovechamiento de esta disciplina por parte de las formaciones políticas.

Tradicionalmente los partidos de la alternancia, PSOE y PP, han dado una cierta importancia al Marketing Político (no siempre con acierto), destinando ingentes cantidades de dinero a asesores y expertos en la materia. Respecto a otros partidos, un caso digno de analizar fue el de Izquierda Unida en los 90, que no dio una gran importancia al Marketing y a las estrategias de Comunicación, y ello cuando IU en esa época tenía posiblemente el mejor y más interesante programa electoral y proyecto económico para nuestro país, elaborado por uno de los mejores equipos de economistas con expertos como Salvador Jové, Jesús Albarracín y Juan Francisco Martín Seco entre otros. Tan interesante propuesta no tuvo los resultados esperados, y es que la política no sólo consiste en tener razón, sino también en tener éxito.

Podemos irrumpió en 2014 dando al Marketing el protagonismo que merece:

• Para empezar un nombre poderoso que transmite rebeldía y que da muestras de su intención de entrar en el tablero político para romperlo. 

• Una apuesta con muchas influencias de la excepcional campaña Yes We Can, llevada a cabo por el equipo de Obama y que le llevó al éxito en las elecciones de 2008. 

• La introducción en la comunicación política de una palabra que repiten sus dirigentes hasta la saciedad y que logra calar en la gente: CASTA. 

• Detalles como poner la cara de Pablo Iglesias en la papeleta, fueron un acierto total, desde el punto de vista Marketiniano.

Tras el éxito de Podemos en las elecciones  Europeas de Mayo de 2014, la apuesta por el Marketing y la Comunicación ha sido una prioridad porque en la práctica no hay nada más marketiniano que un discurso sencillo, directo y centrado en los problemas de la gente y sobre todo que genere emociones. Y ello además complementado con una inteligente política de apariciones televisivas de sus principales líderes, elementos multimedia cuidados e impactantes, diseños gráficos elegantes, etc. Todo ello además maximizado por una hábil estrategia de Redes Sociales.

En las elecciones del 20-D Podemos tuvo el acierto de repetir y fomentar hasta la saciedad la palabra “REMONTADA”, todo un acierto estratégico teniendo en cuenta que se partía de su primer fracaso en unas elecciones: las elecciones catalanas. Pablo Iglesias decía por esas fechas: "a Podemos nos sientan bien las campañas".

Así con el 20-D, Podemos llegaba a su mayor éxito electoral en su corta vida: 69 diputados. El enfoque estratégico de convertir a Podemos en una maquinaria de guerra electoral con la ayuda de una hábil política de Marketing y Comunicación, había llegado a su punto álgido. En resumen: si entendiéramos a Podemos como una marca, diríamos que en poco más de año y medio de vida, alcanza un 20 % de cuota de mercado y encima consigue cambiar las reglas del mercado y obligar a sus competidores a replantear estrategias y objetivos. Todo un caso de estudio.

Sin embargo llegaron las elecciones del 26-J y pese a algunos aciertos marketinianos como el tan famoso como deseado Catálogo-Programa tipo Ikea, la realidad puso de manifiesto que con el Marketing no es suficiente para ganar unas elecciones sino que simplemente es una herramienta que ayuda. Son necesarias estrategias de Marketing y de Comunicación inteligentes, pero lo son más aún una estructura madura, con una amplia presencia en la política municipal que al fin y al cabo es la más cercana, y por supuesto una amplia presencia en las calles y en los movimientos sociales. 

Hace unos meses Pablo Equenique en su documento "Atarse los Cordones" decía: "Es el momento de empezar a transicionar, despacio y con buena letra, de máquina de guerra electoral a movimiento popular. Es el momento de parar de correr, tomar aire y atarse los cordones".

Y es ahora cuando con buen criterio se van a auditar los círculos mediante la activación, para saber de dónde partimos y hacia dónde podemos llegar. Por eso el momento comienza ahora, y en Guadalajara concretamente hay muchos frentes abiertos:

• Precariedad laboral en el sector logístico del corredor del Henares donde los trabajadores son explotados por Etts y empresas de Outsourcing, como el caso de los compañeros y compañeras que están luchando en XPO.

• Despoblación en la mayor parte de la provincia donde hay zonas con una densidad demográfica incluso inferior a Laponia y donde no se está haciendo nada por atajar el problema. Despoblación que están aprovechando empresas sin escrúpulos para utilizar por ejemplo la Sierra Norte como vertedero de la contaminación ocasionada  por macro granjas porcinas que quieren instalarse y que traerían más deterioro medioambiental que empleo. 

• Más amenazas medioambientales como el fracking y los efectos de los trasvases sobre los caudales ecológicos y pueblos ribereños.

• Nuevo hospital de Guadalajara donde hay que estar atentos a posibles privatizaciones de servicios relacionados con su funcionamiento y vigilar muy de cerca la situación de los Centros de Salud en los núcleos rurales.

• Represión y Hostigamiento a movimientos sociales en nuestra provincia, con sanciones por parte de la subdelegación de Gobierno con el objetivo de intimidar y amedrentar la lucha social ya que dichas sanciones están siendo tumbadas por la justicia.

• Equipos de gobierno municipales que practican el caciquismo en pleno siglo XXI, que gastan más dinero en Toros que en unas políticas sociales cada vez más necesarias. Ese caciquismo no solo se da en la Guadalajara profunda sino en la misma capital donde su alcalde se ensaña obsesivamente contra un cuerpo de Bomberos que lo único que exige son unas condiciones laborales dignas.

Mucho trabajo nos espera porque de nada sirve el Marketing y la Televisión si no llevamos nuestro mensaje y nuestras propuestas a todos los rincones y por ello es el momento de atarse los cordones reforzando y activando nuestra organización. El camino inexorable es pasar del Marketing (sin abandonarlo) a las Plazas y con ello seremos a medio plazo un partido de Gobierno para todos y todas, tras una legislatura que en el caso de que salga adelante, se presume corta y agitada.

Comentarios
x