Sábado 16.02.2019
La Opinión de
Rubén Gude COLUMNA DE OPINIÓN DEL PORTAVOZ DE PODEMOS CIUDAD REAL

Intuyo un curso agitado

Quizá me equivoque. Puede que incluso confunda deseo con realidad. Pero tengo la sensación de que en las próximas semanas y meses, las calles de nuestro país van a volver a llenarse de manifestaciones. El caldo de cultivo que veo, es cada vez más propicio para ello. Y las tragaderas de nuestra sociedad, por muy amplias que sean (como demostramos casi constantemente), terminarán por colapsar de manera inevitable.  

Podemos, la pedagogía y lo que nos queda por (des)aprender

Desde la primera vez que asistí a una asamblea de Podemos en Ciudad Real, allá por mayo de 2014, una de las cosas que recuerdo que más se repetía de manera recurrente en cada nuevo encuentro, era la necesidad de hacer pedagogía entre nuestros Círculos. Se mencionaba siempre desde varios enfoques, por ejemplo: buscar el fomento de la cultura de participación democrática, enseñar técnicas para hablar en público, instruir en el manejo de las redes sociales y otras tecnologías, etc. Y con un espíritu de colaboración y de solidaridad, enseñándonos unos a otros, poco a poco fuimos creciendo como organización en cada vez más municipios.

Políticas que fomentan el pesimismo juvenil

A propósito de los Juegos Olímpicos que han finalizado esta madrugada, leí hace unos días un artículo, cuyo autor afirmaba que España sigue siendo un país de Quijotes. Una afirmación orientada a explicar que, a pesar de que el deporte de nuestro país se mueve por la inercia de políticas obsoletas, de los sucesivos recortes al sector y de la escasez de otras vías de financiación para el alto rendimiento deportivo, seguimos teniendo éxitos y celebrando los triunfos de Belmonte, Nadal, Marín, Chourrout, Beitia, las chicas del baloncesto, etc. Quijotes en definitiva. Y ante esto, me planteo: ¿cuántas posibilidades de éxito se quedan por el camino precisamente por esa falta de recursos y de políticas a la altura? ¿Ocuparíamos el mismo lugar en el medallero si aplicáramos políticas comprometidas, de verdad, con el deporte de nuestro país? Talento, desde luego, no nos falta.

x