viernes 18/9/20

De nosotros, sin nosotros, como siempre

Ayer se presentó en la sede del Imserso el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia; según ellos, formado por 4300 entidades representativas. Me resulta curioso cuanto menos, que entre esas entidades no figure, ni se haya contado con ninguna de las plataformas de dependencia que existen a lo largo y ancho de este país.

No es la primera vez, ni será la última, que los empresarios de la dependencia se alcen como representantes de sus usuarios; aunque cuando pedimos ayuda en diversas ocasiones para visibilizar la dura situación por la que pasábamos, siempre dieron la callada por respuesta; eso sí, bien que sacaron las sillas de ruedas a la calle para pedir a los distintos gobiernos autonómicos el pago de las deudas que con ellos mantenían.

Hablen claro, señores, y llamen a las cosas por su nombre: Consejo Español para la Defensa de las Empresas de la Discapacidad y la Dependencia; porque eso es lo que realmente es. Tanto la gran patronal (CERMI) como la pequeña (FED) siempre han mirado única y exclusivamente por sus intereses, cosa que me parece completamente lícita, pero que no intenten engañar más a la población de este país poniendo por delante la defensa de un colectivo que nunca les importó más que como fuente de ingresos.

Los dependientes y sus familias no olvidamos el comportamiento que han mantenido durante años; nos hemos visto obligados a constituirnos en plataformas en defensa de nuestros derechos, y jamás recibimos una sola palabra de apoyo por su parte; al contrario, les hemos visto hacerse fotos con aquellos que recortaban nuestros derechos y nos abandonaban en el más absoluto desamparo.

¿Dónde estaban mientras han muerto más de 127.000 dependientes sin que se les escuchara una sola palabra? ¿Dónde estaban cuando se hacían revisiones de oficio ilegales con el único fin de eliminar derechos? No me digan nunca que defienden nuestros intereses, no mientan más; somos dependientes, pero no tontos. Dejen de “defendernos tanto”, que ya hemos aprendido a defendernos solos.

Hemos aprendido a negociar directamente con los gobiernos autonómicos defendiendo nuestros derechos, hemos aprendido hasta a tumbar legislaciones sin su ayuda, y jamás les hemos tenido a nuestro lado; hemos tenido que aprender solos, nos hemos caído y nos hemos levantado, pero sin ustedes. Ya no nos hacen falta, ni ustedes, ni su paternalismo trasnochado.

Ya no somos los “pobrecitos dependientes”, somos personas sujetas de derecho, que hemos sabido demostrar a muchos lo que se puede conseguir sin tener que recurrir al peloteo al gobierno de turno al que tan acostumbrados nos tienen; y si quieren realmente crear un Consejo en Apoyo de la Dependencia, tengan por lo menos la vergüenza de llamarnos.

Aurelia Jerez, presidenta de la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia

Comentarios