Imprimir

El nuevo reglamento del Parque de Cabañeros permite la caza pese a que por ley debe prohibirse desde este año

S. Jiménez | 02 de julio de 2020

Imagen de archivo del acceso a la finca de la familia Aznar Oriol en el Parque Nacional de Cabañeros. EFE/Caty Arévalo
Imagen de archivo del acceso a la finca de la familia Aznar Oriol en el Parque Nacional de Cabañeros. EFE/Caty Arévalo
  • El voto en contra de los representantes de Ecologistas en Acción en el Patronato no ha impedido que el documento ‑en trámite desde 2015‑ sea aprobado, perpetuando la actividad cinegética en la parte de titularidad privada.
  • La vigente ley de Parques Nacionales ‑de 2014‑ y su enmienda 278, presentada por el PP en el momento de su aprobación, ha prorrogado la prohibición definitiva de cazar en estos espacios durante seis años, pero el plazo acaba este mes de diciembre.

CIUDAD REAL.- La actividad cinegética seguirá estando permitida en la parte privada del Parque Nacional de Cabañeros -prácticamente en la mitad de su superficie total- para el control de poblaciones de ciervos, corzos o jabalíes, entre otras especies, después de que este martes su Patronato aprobara su Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), el reglamento por el que se va a regir este espacio natural.

Un documento que salía adelante con 17 votos a favor y 6 en contra, dos de ellos de los representantes en el Patronato del colectivo Ecologistas en Acción, al contemplar el texto la perpetuación de la caza como método de control de la sobrecarga de ungulados (mamíferos con las extremidades acabadas en casco o pezuña) en la parte privada del Parque Nacional.

Desde Ecologistas en Acción recuerdan que el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de Cabañeros es el instrumento básico de planificación territorial de este espacio natural, quedando establecidas en él las directrices para el desarrollo de su gestión durante la vigencia del mismo, fijada en diez años desde su aprobación.

Un documento que llevaba en tramitación desde el año 2015, bloqueado precisamente por el fin de la caza y la delimitación de fincas.

Y es que a pesar de que desde la organización ecologista se considera "urgente y necesario" contar con el PRUG como instrumento de gestión para la adecuada ordenación del Parque Nacional, consideran que en conciencia no les quedaba otro remedio "para poder seguir luchando por un Cabañeros libre de caza".

En este sentido, el colectivo afirma que este asunto "central" en la redacción de este plan rector es "contrario" a lo establecido en la ley de Parques Nacionales y al propio texto del PRUG validado por la votación de los miembros del Patronato, ya que se considera la caza como una actividad "incompatible" en el Parque.

No obstante, explican desde el colectivo, el texto termina admitiéndola "solo para la parte privada del Parque Nacional" como método de control de poblaciones, no así en los terrenos de titularidad pública para los que se establece otro sistema.

Y es que en la vigente ley de Parques Nacionales -de 2014- y su enmienda 278, presentada por el Partido Popular en el momento de su aprobación para prorrogar la práctica de la montería en los parques nacionales durante 6 años más a partir de su entrada en vigor y denominada 'enmienda Cospedal' debido a las sospechas de que fue presentada porque favorece principalmente a cotos privados de caza de importantes personalidades situados en el Parque Nacional de Cabañeros, se establece que la actividad cinegética se prohibiría definitivamente en estos parques en diciembre de 2020. Por tanto, para Ecologistas en Acción "la caza debe resultar ilegal a partir de esa fecha".

Sin embargo, según explican desde el colectivo ecologista, la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, responsable de la redacción del PRUG, y la Comisión Mixta ‑formada por el Estado y la Comunidad Autónoma‑, "en un ejercicio político de equidistancia" por parte del Gobierno regional, para "apaciguar las presiones del sector cinegético y los intereses particulares de los propietarios titulares de terrenos privados en Cabañeros", ha optado por presentar un texto definitivo que permite la continuidad de la actividad cinegética y durante el periodo de vigencia de este plan como método de control de las poblaciones de ciervo, jabalí o corzo, entre otras especies, únicamente en la parte de titularidad privada.

Actividad cinegética que, según recoge el texto, no podrá ser organizada ni publicitada como actividad deportiva o recreativa, sino como actuación de control de poblaciones y sin que ello cause efectos negativos en el medio ambiente.

No se establece así, sin embargo, para los terrenos de titularidad pública, en los que sí se recurre a otros métodos distintos a la caza -capturaderos- para el control de ungulados. Método que, para Ecologistas, también podría haberse contemplado para la parte privada en lugar de perpetuar la actividad cinegética.

Pero además de permitir esa práctica en buena parte del Parque Nacional, desde Ecologistas en Acción consideran que con este plan rector no se acomete una adecuada y deseable eliminación progresiva de infraestructuras tales como tiraderos, caminos o vallados, relacionados con la práctica de la caza en la parte privada del parque, las cuales "restan naturalidad" a un espacio que debería estar dotado del máximo nivel de protección en España.

Frente a ello, apuntan desde Ecologistas en Acción, el PRUG tampoco considera en ningún momento la posibilidad de introducir en el Parque Nacional especies, como el lobo ibérico, que completarían la estructura de las cadenas tróficas naturales y ayudarían con su presencia al control de las poblaciones de ungulados. Más aún, recuerdan, cuando el lobo está declarado especie en peligro de extinción en Castilla-La Mancha desde el año 1998.

EL PLAN DE CONTROL AÚN POR DEFINIR

Respecto a la tramitación que ha tenido este plan rector, desde Ecologistas en Acción consideran que el texto fue participado "de forma adecuada y con el oportuno y reconocido esfuerzo por parte de las administraciones", en distintas reuniones con los sectores implicados.

Tras ello, se sometía a información pública el borrador, fase en la que por parte de Ecologistas se presentaron alegaciones, algunas de las cuales fueron aceptadas.

Sin embargo, lamentan, "la eliminación real y definitiva de la caza en la demarcación del Parque Nacional de Cabañeros", cuestión que fue objeto de alegación al considerarlo un "punto clave" para el adecuado funcionamiento y estructuración de los ecosistemas en él representados, "no fue considerada para la totalidad del espacio natural", ya que en la parte de titularidad privada sí se va a mantener.

Pero además de todo ello, según el texto del Plan Rector sobre el que se ha informado favorablemente, establece que el control de ungulados mediante la caza "queda supeditado a la elaboración por parte del Organismo Autónomo de Parques Nacionales de un Plan de control de ungulados", el cual -precisan- aún está por definir y que debería ser aprobado, tras el paso por información pública, antes de que finalice el año.

En este sentido, detallan cómo en la propia reunión del Patronato, desde el Organismo Autónomo se llegó a pedir disculpas por no haber presentado aún dicho documento junto al texto del Plan Rector sometido a votación, "excusándose en la situación derivada de la COVID-19 y comprometiéndose a hacerlo en torno al mes de septiembre".

Ante esta situación y el grado de "incertidumbre" existente respecto a lo que se pretende hacer con la caza en Cabañeros -que para el colectivo ecologista lo más apropiado sería "su erradicación definitiva"-, Ecologistas en Acción se veía obligado a votar en contra del texto del PRUG.

No obstante, valoran y agradecen el esfuerzo de los técnicos que han participado en la redacción del Plan Rector, los cuales -apuntan- podrían haberse visto "condicionados" por los intereses políticos de una Administración regional que, en múltiples ocasiones -"también en la reunión del Patronato, como así reconoció el propio director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero Cañizares"- se ha esforzado durante los últimos tiempos en considerar la caza como una actividad esencial.

Una vez recibido el informe favorable del Patronato, el plan deberá ser informado por el Consejo de la Red de Parques Nacionales para, a continuación, ser aprobado definitivamente mediante decreto por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha.

APOYO AL ALCALDE DE NAVAS DE ESTENA

En otro orden de cosas, durante la reunión del Patronato del Parque Nacional de Cabañeros, y a petición de Ecologistas en Acción antes de la misma, se mostraba su apoyo, quedando reflejado en acta, a uno de sus miembros, el vocal y alcalde de Navas de Estena, Isidro Corsino (IU), tras los ataques vandálicos sufridos hace unos días, al ser incendiada una casa rural de su propiedad y ser destrozados dos vehículos de la familia.

Desde la organización ecologista trasladaban a Corsino y a su familia su solidaridad y aprecio tras las "dolorosas agresiones" sufridas sobre sus propiedades. Hechos que Ecologistas en Acción condena enérgicamente y que equipara a "estilos puramente mafiosos por parte de sus despreciables responsables", sobre los cuales confía "recaiga todo el peso de la ley".

Hace casi dos décadas este regidor fue objeto de un atentado similar, cuando alguien disparó contra su vivienda con una escopeta y estuvo a punto de alcanzar a su mujer. Entonces también su vehículo fue atacado, recibiendo varios disparos. Esto le llevó a contar con vigilancia policial durante un año.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/medio-ambiente-agricultura/nuevo-reglamento-prug-parque-nacional-cabaneros-sigue-permitiendo-caza-ley-debe-prohibirse-ano/20200702164904011121.html


© 2020 periodicoclm.es | Periódico de Castilla-La Mancha

Email: [email protected] | Teléfono: 644.883.242