Imprimir

El Gobierno recorta en septiembre el trasvase al Levante con las Tablas de Daimiel en el disparadero

S. Jiménez | 10 de septiembre de 2019

Imagen del canal del trasvase Tajo‑Segura junto a su señalización. ARCHIVO
Imagen del canal del trasvase Tajo‑Segura junto a su señalización. ARCHIVO
  • El Ministerio de Transición Ecológica vuelve a enviar agua al Segura desde el Tajo, pese a que sus embalses de cabecera se encuentran al 18 por ciento de capacidad, algo que mantiene al río en la situación hidrológica excepcional iniciada en mayo.
  • La Comisión del Explotación del Acueducto no ha propuesto la derivación máxima posible, que es de 20 hectómetros cúbicos, sino que el nuevo trasvase se verá reducido hasta los 16,1 hectómetros cúbicos.
  • Sobre la mesa también la alarmante sequía que sufren las Tablas de Daimiel. El humedal podría recibir un trasvase de emergencia ya que en la actualidad apenas mantiene inundadas 130 hectáreas de las 1.750 posibles.

TOLEDO.- La cabecera del Tajo vuelve a estar amenazada por la autorización de un nuevo trasvase. En esta ocasión son 16,1 hectómetros cúbicos los propuestos por la Comisión de Explotación del Acueducto para su derivación en este mes de septiembre.  Una reunión a la que por primera vez ha acudido con voz, aunque sin voto, la Asociación de Municipios Ribereños, a través de la la Mancomunidad de Aguas de Municipios Colindantes de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, dando cumplimiento así al acuerdo adoptado por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el pasado 6 de agosto.

Una presencia que sin embargo no ha servido para impedir una nueva propuesta de trasvase hacia el Levante, que constituye el de menor volumen de los autorizados por la ministra en los últimos meses, todos ellos a razón de 20 hectómetros cúbicos cada uno, desde el pasado mayo.

De esta forma se ha acordado este martes en la reunión de este órgano celebrada en la sede del Ministerio para la Transición Ecológica, tras la toma en consideración del informe de situación elaborado por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), en el que se recoge cómo a 1 de septiembre el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía ascendía a 481,2 hectómetros cúbicos, de los cuales hay que restar los 6,6 hectómetros cúbicos aún pendientes de trasvasar de anteriores meses.

Además, desde el 1 de septiembre hasta ayer, día 9, los pantanos de cabecera del Tajo han perdido otros 6,43 hectómetros cúbicos, por lo que el volumen almacenado se sitúa en un escaso 18,82 por ciento. El de Buendía es el más afectado, pues no alcanza el 13,06 por ciento de su capacidad total, mientras que el de Entrepeñas está a punto de descender por debajo del 30 por ciento. Hace un año por estas fechas, los embalses almacenaban 607,54 hectómetros.

De este modo el volumen efectivo de la cabecera se sitúa en un nivel inferior al de referencia de 631 hectómetros cúbicos que corresponde al mes de septiembre, constatándose así que el sistema se mantiene en la situación hidrológica excepcional, nivel 3, que se inició en el mes de mayo.

Una situación para la que las reglas de explotación del trasvase estipulan que el Ministerio para la Transición Ecológica podrá autorizar un trasvase de forma discrecional pero motivada, quedando nuevamente en manos de su titular la decisión de atender la propuesta realizada desde la Comisión.

Según detallan desde el Ministerio en nota de prensa, los 16,1 hectómetros cúbicos propuestos por la Comisión son resultado de la aplicación del método que se viene empleando desde el mes de mayo conforme a la situación recogida en el informe.

Así, atendiendo a la aplicación trimestral de la regla de explotación, se deduce que el sistema se encontraría en situación hidrológica excepcional durante todo este trimestre, pero únicamente se podría mantener el volumen mensual máximo de trasvase de 20 hectómetros cúbicos durante los dos primeros meses, al ser el volumen máximo que se podría trasvasar en el trimestre de 48,4 hectómetros cúbicos. De este modo, y según el método previsto para situaciones hidrológicas excepcionales, el trasvase resultante para el mes de septiembre es de 16,1 hectómetros cúbicos.

Un cálculo, precisan desde el Ministerio, en el que se ha incluido la atención a la demanda del Canal Bajo del Alberche, en aplicación del Plan Especial de Sequía de la Cuenca del Tajo, que se ha estimado en 4 hectómetros cúbicos para el mes de septiembre.

Nueva derivación de agua desde Entrepeñas y Buendía que, según el análisis semestral de la tendencia, se mantendrían en nivel 3 hasta comienzos de marzo, no pudiéndose trasvasar desde noviembre el volumen máximo mensual de 20 hectómetros cúbicos.

Por otra parte, durante la reunión de la Comisión celebrada este martes, se analizaba también la metodología para potenciales aportes futuros de agua a las Tablas de Daimiel, pues encima de la mesa está la posibilidad de un trasvase de emergencia hacia el humedal por la situación de sequía que sufre. Actualmente, a menos de quince días para que termine el verano, el Parque Nacional mantiene inundadas escasamente 130 hectáreas de terreno de las 1.750 hectáreas que son susceptibles de encharcase de manera natural.

MÁS AGUA EN EL SEGURA QUE EN EL TAJO

Un nuevo trasvase, el autorizado hoy hacia el Levante, ante el que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, apoyándose en la normativa vigente en materia hídrica, se plantea la necesidad de que la cabecera del Tajo se encuentre siempre por encima de los 630 hectómetros cúbicos de media anual, ya que actualmente el sistema de Entrepeñas y Buendía se ve abocado, debido a la sequía de los últimos cinco años y las continuas derivaciones, al nivel 3 ‑entre los 400 y 630 hectómetros cúbicos‑, permitiendo así que se siga trasvasando agua para riego.

Así lo ha señalado en rueda de prensa el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien sin cuestionar la solidaridad en lo que tiene que ver con el consumo de agua para uso de boca, ha subrayado que lo que no quiere el Ejecutivo de Emiliano García‑Page es "poner en riesgo el desarrollo de la actividad económica en la región", ni aquellas cuestiones que tienen que ver con el estado mediaombiental del Tajo.

En este sentido, Martínez Arroyo ha calificado de "máxima alerta" la situación en la que se encuentra el río y sus embalses de cabecera, actualmente al 18 por ciento de su capacidad, por debajo incluso del volumen embalsado en los del Segura.

El consejero ha recordado que en lo que se lleva de año hidrológico, del 1 de octubre de 2018 al día de hoy, se han trasvasado hasta 297,5 hectómetros cúbicos de agua del Tajo al Segura, un 31 por ciento para consumo humano y el resto, casi un 70 por ciento, para regadío. Sin embargo, ha apostillado Martínez Arroyo, "solo han sido 270 hectómetros cúbicos para el propio río".

Por su parte, respecto a la presencia de los Municipios Ribereños en la reunión de la Comisión de Explotación, el consejero ha considerado que este paso es "positivo", al ser bueno que estén representados en los órganos de decisión, aunque lo ve "insuficiente" para resolver los problemas que se presentan en la región "con los trasvases que se vienen aprobando periódicamente cada mes".

Derivaciones de agua que, recordaba Martínez Guijarro, se producen debido al memorando que apoyó el anterior Gobierno regional, al frente del cual estaba la 'popular' María Dolores de Cospedal, y que "sigue siendo un problema para la región, para los ciudadanos y para el acceso al agua en Castilla-La Mancha".

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/medio-ambiente-agricultura/gobierno-recorta-septiembre-trasvase-rio-tajo-levante-tablas-daimiel-disparadero/20190910194223010000.html


© 2019 periodicoclm.es | Periódico de Castilla-La Mancha

Email: [email protected] | Teléfono: 644.883.242