Domingo, 17 de Junio de 2018 Actualizado: 12:23 h.

VÍDEO | CONSIGUEN APLAZAR EL DESALOJO

Intentan desahuciar en Talavera a una mujer de 65 años y a su marido amputado de ambas piernas

Aunque este lunes se lograba paralizar temporalmente el desalojo de Teresa y su esposo discapacitado, el proceso continúa por la vía judicial. El matrimonio de avanzada edad vive en situación de vulnerabilidad y necesita una vivienda adaptada.

TOLEDO.-Un respiro temporal para el matrimonio que este lunes iba a ser desahuciado en Talavera de la Reina. Teresa, una mujer de 65 años y su esposo, discapacitado por tener amputadas las dos piernas, debían abandonar la vivienda en la que llevan casi 13 años residiendo; un desalojo que en el último momento quedaba paralizado, de forma temporal, a instancias de la empresa que gestiona la hipoteca solicitada por el matrimonio. 

Teresa agradecía la intermediación de la Delegación de la Junta y la plataforma Stop Desahucios, que le permitirá, de momento, permanecer en casa junto a su marido. Así, la paralización de este desahucio da al matrimonio una pequeña tregua, en la que sin embargo se abren nuevas dudas, al no saber qué harán a partir de ahora. 

Y es que, tal y como recordaban desde el colectivo antidesahucios, pese a la paralización momentánea del desalojo por petición de la firma propietaria del préstamo hipotecario, el proceso continúa adelante por la vía judicial

El matrimonio, que cuenta con escasos ingresos y está en situación de vulnerabilidad, se ha visto en esta situación tras no poder hacer frente al pago de la hipoteca. 

Según ha explicado el portavoz de la familia afectada, este desahucio es el resultado de la venta a un "fondo buitre" de la hipoteca que la pareja acordó con un banco, debido a que el comprador del préstamo les prometió un alquiler social de un año de duración "y luego no lo ha cumplido".

Del desalojo previsto les llegaban noticias hace tan solo unos días, después de haber pasado una temporada fuera de la vivienda al haber estado hospitalizado el marido, tras someterse a la amputación de la única pierna que le quedaba.

La misma fuente ha indicado que se ven con muchas dificultades para realojarse, debido a que precisan, además, una vivienda adaptada a las necesidades del esposo. "Está el hombre prácticamente aún con los puntos en la pierna que le han amputado, porque salió del hospital hace un par de semanas", ha lamentado.

A pesar de lo dramático de la situación, esta paralización del desahucio era recibida como un pequeño éxito a las puertas de la vivienda del matrimonio, situada en el número 1 de la plaza de la Hispanidad, donde se concentraron integrantes de la plataforma portando una pancarta en la que podía leerse "Dignidad". Junto a ellos ediles de PSOE y Ganemos, concejales no adscritos y el delegado de la Junta en Talavera de la Reina, David Gómez

Precisamente era el representante del Gobierno regional el que explicaba que la Oficina de Intermediación Hipotecaria que la Junta tiene en la Ciudad de la Cerámica estaba realizando un escrito para llevarlo a los juzgados y pedir que el alzamiento se posponga hasta el 30 de junio "por causas humanitarias". 

En este sentido, Gómez apuntaba que el matrimonio tiene previsto buscar una nueva casa en régimen de alquiler, "pero necesitan hacer la mudanza con tranquilidad y tiempo". 

Asimismo, detallaba que desde el Ejecutivo regional se han puesto a disposición del matrimonio "todos los recursos" con los que cuenta para ayudas al alquiler y servicios sociales, e incluso tramitar una ayuda de emergencia "para hacer la mudanza con comodidad", apostillaba. 

Por su parte, desde la plataforma Stop Desahucios su portavoz, Javier Oliva, reclamaba viviendas sociales para hacer frente a este tipo de situaciones, puesto que "en este mes ya van cuatro desahucios parados", aseveraba. 

En este sentido, cabe recordar que era tan solo hace un par de semanas, el 24 de mayo, cuando la presión social conseguía paralizar el desahucio de otra familia talaverana, en este caso con dos menores de edad, una de ellas con parálisis cerebral y un grado de discapacidad del 90 por ciento. En este caso, el alzamiento se promovía por parte de la entidad bancaria propietaria del inmueble que la familia ocupaba desde hacía 8 meses. 

Situaciones por las que Oliva instaba tanto al Gobierno regional como al Ayuntamiento de Talavera a "ponerse las pilas", mientras que a la Oficina de Intermediación Hipotecaria le pedía "moverse un poco más", puesto que algunas personas han acudido a este recurso en busca de ayuda y "luego han tenido que venir" a pedir ayuda a la plataforma.