Sábado, 23 de Junio de 2018 Actualizado: 23:40 h.

ESCÁNDALO MEDIOAMBIENTAL

La Policía detiene nuevos desalojos de cigüeñas del alcalde de Talavera tras mentir sobre su permiso

El Gobierno del 'popular' Jaime Ramos pretendía eliminar los nidos de cigüeñas en pleno periodo reproductivo, algo tipificado como delito en el Código Penal. El regidor ampara su actuación en un permiso de la Junta que caducó el pasado 4 de febrero.

Grúas del Ayuntamiento intentando retirar uno de los nidos de cigüeña | Facebook
Grúas del Ayuntamiento intentando retirar uno de los nidos de cigüeña | Facebook

TOLEDO.- No hay tregua para las cigüeñas blancas de la Basílica del Prado de Talavera de la Reina. Después de rehacer sus nidos tras rebelarse contra la decisión del Ayuntamiento, que los retiró con la excusa de unas obras en las cubiertas del templo, este martes han tenido que ver cómo se intentaba de nuevo 'desalojarlas'. 

Desde primera hora de la mañana de este martes dos grandes grúas trabajaban en la limpieza de la cubierta de la Basílica, lo cual incluía la retirada de los nidos, uno de los cuales ya se había quitado cuando se ha conseguido detener los trabajos. 

Una intentona que finalmente ha quedado paralizada tras la intervención de Ganemos Talavera y el colectivo ecologista Ardeidas, que han denunciado ante la Policía Nacional y los agentes medioambientales del Gobierno regional la "ilegal" retirada de los ponederos de estos ejemplares de Ciconia ciconia, algo que está prohibido durante el periodo de anidación. 

Así lo señalaba el viceportavoz de Ganemos en el Consistorio talaverano, Miguel Ángel Sánchez, quien ha criticado la autorización municipal para eliminar estos nidos, lo cual está considerado como delito en periodo de incubación de las aves. 

Es por ello que ha denunciado lo sucedido reclamando la presencia de agentes de policía, que han levantado acta, quedando la retirada de nidos paralizada. 

Sánchez considera responsable de esta situación a la concejala de Urbanismo, María Rodríguez, al haber utilizado como excusa las obras de mejora en las cubiertas de la basílica para eliminar de allí los nidos. "Se cree que el patrimonio es suyo", ha lamentado el concejal de Ganemos, al tiempo que recordaba que los nidos que ahora se quieren retirar ya se suprimieron hace unos meses y han sido las propias cigüeñas las que los han reconstruido

En este sentido, ha apuntado que la mejor época para eliminar los ponederos sin molestar a las cigüeñas es el verano, durante el invierno o bien al comienzo de la temporada otoñal, puesto que en esas épocas no hay periodo reproductivo. 

Por su parte, el presidente de la agrupación ecologista Ardeidas, José Luis de la Cruz, manifestaba su indignación por la actuación que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Talavera. Así consideraba "lamentable" que se "atente" contra el patrimonio natural, el cual desde hace siglos coexiste con el patrimonio histórico.  

En este sentido, De la Cruz precisaba que su organización no se opone a la retirada de los nidos si estos ocasionan daños a la cubierta de la Basílica del Prado, pero rechazan que se intente hacer en época de incubación

RAMOS ECHA BALONES FUERA 

Sobre la paralización de la retirada de los nidos también se ha pronunciado el regidor talaverano, el ‘popular’ Jaime Ramos, quien escuda la actuación de su Gobierno en la autorización recibida de la Junta de Comunidades para ello. Una autorización para actuar en el tejado de la iglesia "a partir del mes de febrero y sin fecha de finalización". 

En esta línea, el alcalde también ha recordado que la Junta tiene una representante en la Comisión Especial del Plan de la Villa, la cual recomendó en su día ‑según la versión de Ramos‑ que "había que quitar todos los nidos de encima de las cubiertas para evitar mayores daños". 

Asimismo, explicaba que esta recomendación recibió el voto favorable de todos los miembros de dicha Comisión, salvo del representante de Ganemos, Miguel Ángel Sánchez, que "es el que hoy ha montado el número", ha apuntado Ramos. 

No obstante, el regidor olvida mencionar que el permiso de la Junta establece que, una vez terminados los trabajos de limpieza y reparación del tempo que dificultaban los nidos, estos se habilitarían otros dos nidos en el entorno para ayudar a las aves a incubar. 

LA JUNTA DESMIENTE AL ALCALDE

Además, tras las declaraciones del alcalde, el delegado de la Junta en Talavera, David Gómez Arroyo, ha desvelado que "el pasado 4 de febrero era la fecha tope autorizada" para retirar los nidos de cigüeña de la Basílica del Prado de Talavera, algo que se indica "de manera meridianamente clara" en el permiso.

En la autorización ‑ya expirada‑, a la que ha tenido acceso PeriódicoCLM, se señala que las obras no deben suponer la clausura de mechinales o agujeros en los que nidifiquen especies amenazadas. En este sentido, cabe recordar  que la cigüeña blanca se encuentra incluida en el Catálogo Regional de Especies amenazadas, prohibiéndose la destrucción de su hábitat y del lugar concreto de reproducción.

Asimismo, el permiso especifica que solo se podían acometer los trabajos si el nido estaba vacío, para lo cual era necesario que un agente medioambiental informase  previamente de esta circunstancia al Servicio de Política Forestal de la Dirección Provincial de Agricultura de Toledo, que debía ser notificada del inicio de las operaciones al menos con diez días de antelación para inspeccionar la actuación, algo que tampoco se produjo, según señalan propios técnicos de la Junta a este medio de comunicación.

Ante esta situación, el delegado de la Junta, tras señalar que ignoraba la razón por la que el alcalde talaverano afirmaba ayer que la Junta había autorizado la retirada de los nidos y que disponía de permiso indefinido desde febrero, ha subrayado que "sus declaraciones evidencian un absoluto desconocimiento de la normativa medioambiental en materia de especies protegidas".

Por último, Gómez Arroyo ha adelantado que los agentes medioambientales que se personaron este martes cuando se pretendían retirar los nidos "están elaborando un informe" para valorar las medidas que puedan emprenderse por los hechos sucedidos, con el fin de salvaguardar "una especie cómo la cigüeña, que puebla nuestros edificios y nuestros cielos desde siempre y que también es un patrimonio de Talavera".