Miércoles 26.09.2018
POSTURAS OPUESTAS

De Mora a Mocejón, dos maneras muy distintas de actuar ante la prostitución en Toledo

Mientras que el Ayuntamiento moracho publicita en su radio el nuevo prostíbulo del municipio, a pocos kilómetros, en Mocejón, se declaran "libres de prostitución" e instan al Gobierno a prohibir que los medios se lucren con la explotación sexual a través de anuncios.

Dos mujeres sentadas junto a la barra de un club de alterne. Foto: EFE/Archivo
Dos mujeres sentadas junto a la barra de un club de alterne. Foto: EFE/Archivo

TOLEDO.-  La cuña publicitaria del prostíbulo inaugurado hace casi un mes en la localidad toledana de Mora, que se ha venido emitiendo durante todo junio en la radio pública municipal, ha vuelto a sembrar el malestar entre los vecinos por este nuevo ejemplo de “cosificación” del cuerpo de la mujer. 

Y es que al mismo tiempo que se denunciaba ‑y conseguía la cancelación‑ de ‘We Love Perrero: Pornostar’, una fiesta de temática pornográfica en la que ya en sus carteles anunciadores se apreciaba un trato “denigrante” hacia la mujer, vista como simple “carnaza” y “objeto sexual”, en la radio local moracha se continuaba anunciando el nuevo establecimiento en el que se hace negocio “con la compra y alquiler de los cuerpos de las mujeres”. 

Y es que la presión social que consiguió detener la polémica fiesta privada no obtuvo la misma respuesta por parte de las autoridades municipales, que permitieron mantener la campaña publicitaria del prostíbulo en antena. Así lo ha denunciado Olvido Contento, concejala de Izquierda Unida, formación desde la que se considera “inadmisible” que “se dé pábulo” a un negocio que trata el cuerpo de la mujer “como mercancía, como mero objeto sexual para uso y disfrute de los puteros”. 

Recuerda que ya habían alertado de la situación en el Pleno, rogando al equipo de Gobierno moracho ‑del Partido Popular‑ la adopción de medidas para que la cuña dejara de emitirse. Una situación que el alcalde, el conservador Emilio Bravo, aseguraba entonces desconocer y que tras facilitarle el audio desde la formación de izquierdas, se comprometió a tratar el asunto con la radio pública municipal para que se retirara la publicidad. 

Sin embargo, tras recibir nuevas quejas por parte de los vecinos respecto a esta cuña publicitaria, IU volvió a insistir al equipo de Gobierno local, desde el que se argumentó que siendo una empresa privada la adjudicataria de la emisora municipal, tenía “libertad” para gestionar como considerase oportuno la publicidad, aunque se había comprometido a “suavizar” la cuña y a no renovar el contrato publicitario que concluía en julio. 

Explicaciones sorprendentes para IU, pues consideran que tratándose de una emisora de radio de titularidad y responsabilidad municipal se debería haber actuado al respecto. En este sentido, tildan de “inadmisible” que el equipo de Gobierno haya “mirado para otro lado” en una situación como ésta, permitiendo que Mora “se vincule a publicidad que vende los cuerpos de las mujeres”. 

Para IU no se trata de ‘suavizar’, puesto que no es el aspecto semántico el que ofende, sino que lo que se pretende es “erradicar la cosificación y la compra de nuestros cuerpos”, por lo que no consideran admisible este tipo de publicidad. Y es que, subrayan desde la formación, “las mujeres no somos un producto a consumir”. 

Evocan así el artículo 14 de la Constitución, que establece que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Un derecho de las mujeres a tener un trato igualitario y a la no discriminación que vulneraba este anuncio, “además de atentar contra sus derechos a la dignidad, al honor y a la imagen”. 

Una cuestión sobre la que ya se pronunció también el Consejo de Estado, redactando un informe al respecto y dictaminando que “es plausible prohibir o, al menos limitar severamente, los anuncios de prostitución“. Por ello, y más aún, tratándose de una emisora pública, “se debería ser especialmente sensible con el tema”. 

Además, cabe destacar que en marzo de 2016 la Diputación de Toledo, a instancias de Izquierda Unida, declaró la provincia “libre de prostitución y trata de mujeres y niñas”, propuesta que contó con la única abstención de Ciudadanos. Por ello, la edil Olvido reclama coherencia al alcalde, que también es diputado provincial y votó a favor dicha declaración junto a su grupo,  y ha exigido que se regule “explícitamente” la prohibición de publicidad machista y denigrante para la mujer “en cualquier medio que dependa de la administración local”. 

“Estamos hartas de machismo, de fiestas pornostar y de prostitución. Queremos que en nuestro pueblo se nos trate de forma igualitaria y se nos proteja de estas agresiones”, sentencia Olvido.

MOCEJÓN, LIBRE DE PROSTITUCIÓN Y TRATA

Y mientras esta cuestión sigue siendo polémica en Mora, a menos de 50 kilómetros otro municipio toledano, Mocejón, también gobernado por el Partido Popular, se ha declarado libre de prostitución y de trata de mujeres y niñas. 

Una moción que votaron a favor los once miembros de la Corporación municipal ‑6 del PP, 4 del PSOE y 1 de IU‑, comprometiendo así la implicación activa del Ayuntamiento en la lucha por la igualdad y “apostando por la abolición de la prostitución”. Un compromiso que tiene como punto de partida su unión a la red de ciudades libres del tráfico de mujeres, niñas y niños destinados a la prostitución. 

Una moción entre cuyas medidas acordadas recoge “instar al Gobierno central y autonómico para que establezca una normativa que impida que los medios de comunicación, tanto impresos como audiovisuales, se lucren con la explotación sexual de las mujeres, ofertando servicios sexuales en anuncios o publicidad, que suponen una forma de colaborar con la prostitución que controlan proxenetas y mafias y una forma de colaborar con la violencia de género”

Una norma que de existir, impediría que cuñas publicitarias como la que ha suscitado la polémica en Mora, se pudieran emitir. 

Esta moción, propuesta por Izquierda Unida, era aprobada por el Pleno municipal el pasado 26 de junio, después de que en la sesión anterior ‑celebrada en marzo‑, el Partido Popular no la admitiera a trámite para “estudiarla”, aunque ese escollo fue salvado finalmente.

Sobre este asunto, la coordinadora local de IU, Marina Rodríguez, ha considerado que regular la prostitución “legitima implícitamente las relaciones patriarcales”, siendo equivalente a “aceptar un modelo de relaciones asimétricas entre hombres y mujeres, anulando la labor de varios decenios para mejorar la lucha por la igualdad”.

Por su parte el concejal de IU en el Ayuntamiento de Mocejón, Mario García, afirmaba que “tenemos el deber de imaginar un mundo sin prostitución, lo mismo que hemos aprendido a imaginarlo sin esclavitud, sin apartheid, sin violencia de género, sin infanticidio ni mutilación de órganos genitales femeninos”. “Solo así podremos mantener una coherencia entre nuestros discursos de igualdad en la sociedad y en la educación, y las prácticas reales que mantenemos y fomentamos”, sentenciaba. 

Entre los acuerdos que contempla esta moción se encuentra el diseño de una campaña periódica “para sensibilizar y convencer a la población de que la prostitución es igual a violencia de género y explotación sexual de las mujeres”, visibilizando al cliente y con el objetivo de “deslegitimar social y públicamente a los prostituidores, protagonistas, actores responsables y cómplices activos de esta forma de violencia género”, señala la propuesta aprobada. 

Asimismo, el Consistorio mocejonero acordaba, en colaboración con la Administración central y autonómica, “centrar la acción en la erradicación de la demanda, proponiendo la denuncia, persecución y penalización del cliente y del proxeneta”, exigiendo al Gobierno central el establecimiento “de forma urgente” de una normativa que penalice “a los hombres que compran mujeres con fines de comercio sexual”, como por ejemplo ya se hace en Suecia. 

En el ámbito de lo más próximo, se comprometen a aumentar el control municipal y endurecimiento de los requisitos y licencias a bares y hostales “para evitar locales de alterne y prostíbulos” y en la medida de lo posible “cerrar los existentes”. 

Cabe recordar que esta localidad fue noticia a principios de año, cuando la Guardia Civil puso en marcha una operación para rescatar a dos menores que estaban siendo obligadas a ejercer la prostitución en un local del municipio.  

Comentarios
x