jueves 09.07.2020
CORONAVIRUS

El nuevo hospital de Toledo se pone a disposición del Estado para que el Ejército lo abra en caso extremo

  • La oferta ha sido realizada por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, aunque la falta de recursos tecnológicos para atender pacientes críticos es clave para que este centro pueda operar ante la crisis del coronavirus.
  • Asegura que la semana que entra podría ser "la más crítica", por lo que el Servicio de Salud regional va a recibir durante estos días miles de test rápidos, al tiempo que está adquiriendo respiradores y distribuyendo un millón de mascarillas.
Imagen del estado exterior del nuevo hospital de Toledo en agosto de 2019. ARCHIVO
Imagen del estado exterior del nuevo hospital de Toledo en agosto de 2019. ARCHIVO

TOLEDO.- Las instalaciones sin estrenar del nuevo hospital de Toledo se ponen a disposición del Estado para que sean utilizadas "en caso extremo" por las Fuerzas Armadas ante la crisis sanitaria del coronavirus, aunque las autoridades castellanomanchegas no lo consideran una prioridad a día de hoy al considerar que la problemática actual "no es ubicar enfermos en espacios, sino que estén bien atendidos".

Así lo ha señalado el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, durante su comparecencia de este domingo para informar sobre los asuntos tratados en la videoconferencia de presidentes autonómicos convocada por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para abordar el problema del coronavirus.

García-Page ha considerado que no se trata ‑en estos momentos‑ de un problema de espacio, puesto que se están liberando "muchas camas" al haber suspendido otro tipo de actuaciones no prioritarias, al tiempo que ha recalcado que en Castilla-La Mancha todavía hay "plazas de críticos" a disposición, hasta el punto de habérselas ofrecido a la Comunidad de Madrid.

Reconoce que algunos centros "están empezando a tener agobio" y asegura que si es necesario se tomarán medidas, pero afirma que "es más un problema de recursos humanos y tecnológicos", de ahí que, por ejemplo, los respiradores que se han adquirido y los que se seguirán comprando por parte de la Administración regional, así como los que lleguen del Gobierno central, "estarán donde sean necesarios".

No obstante, si "en caso extremo" la región cuenta con "espacios residenciales y hospitalarios sin abrir" los cuales podría "ofrecer al propio Estado o al Ejército si se necesita". "Solo en ese caso" se usaría, ha insistido García-Page, quien ha aprovechado para agradecer el despliegue de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas.

Y aunque el presidente regional no ha mencionado expresamente ningún centro hospitalario en esta situación, lo cierto es que el de Toledo es el que se encuentra más próximo a su inauguración, anunciada para el mes junio, ya que los trabajos en los de Guadalajara y Cuenca se extenderían hasta 2021.

De este modo García-Page ha dado respuesta a quienes desde hace días piden a través de las redes sociales la apertura del nuevo Hospital Universitario de Toledo para atender esta emergencia sanitaria.

Petición que también ha hecho suya en las últimas horas el presidente del PP castellanomanchego, Francisco Núñez, quien en nota de prensa asegura que este sábado habría solicitado al jefe del Ejecutivo regional la puesta a disposición de la lucha contra el coronavirus del nuevo hospital.

Comunicado en el que los ‘populares’ reconocen no saber si realmente el nuevo hospital "está preparado o equipado", también plantean la opción de que de no estarlo se pudiera "montar un hospital de campaña dentro de las instalaciones".

Un comunicado que desde el PSOE de Castilla-La Mancha se ha calificado como "desleal" por parte de Núñez, al que acusan de aprovecharse de "la buena fe del Gobierno autonómico" y convertir en una nota de prensa "las conversaciones que diariamente mantiene con el Ejecutivo" sobre la gestión de la crisis del coronavirus.

Por ello piden al presidente del PP regional que "deje de hacer demagogia y populismo barato", esta vez con el nuevo hospital de Toledo, porque él mismo sabe que la mudanza a este centro sanitario está prevista en torno al mes de julio y, por tanto, "no está preparado ahora mismo para ejercer como hospital ordinario".

Respuesta del PSOE regional que confirma que el problema reside no ya tanto en las instalaciones en sí, sino en los recursos humanos y tecnológicos, especialmente estos últimos, que se precisarían para atender a enfermos críticos. De ahí que desde el Ejecutivo se plantee únicamente esa posibilidad en caso extremo y ofreciéndose entonces al Estado para que fuese utilizado por el Ejército.

Cabe recordar que para la puesta en funcionamiento del nuevo hospital de Toledo no solo se precisaba avanzar en el traslado desde el actual Hospital Virgen de la Salud, sino también se consideraba necesario incrementar la plantilla existente en más de quinientas personas para atenderlo.

Durante su intervención García-Page ha insistido respecto a los espacios físicos, están previstas hasta tres fases en los planes de contingencia, en las cuales se irá avanzando según se vayan necesitando "hospital a hospital".

Algo que confía "no se necesite" en la mayor parte de la región, aunque ha advertido de que si es necesario se podría "tomar la decisión de movilizar a algunos pacientes de unos centros a otros".

Ha insistido así en el trabajo "en red", no solo en el conjunto de España, sino particularmente en Castilla-La Mancha. Por ello esos desplazamientos de usuarios y pacientes se podrían desarrollar "tal y como está previsto" en los planes de contingencia, por lo que "nadie se tiene que poner nervioso", como tampoco con el despliegue de las siguientes fases.

Fases, cabe recordar, que contemplan una vez que el sistema público llegue a su máxima capacidad a hacer uso de los recursos de la sanidad privada y, en un tercer momento, si es preciso, proceder a la medicalización de otro tipo de edificios como hoteles o residencias universitarias.

MASCARILLAS Y TEST RÁPIDOS

Al margen de que pudiera darse ese caso extremo o no, desde el Gobierno regional recuerdan que Castilla-La Mancha "ha madrugado" en el aprovisionamiento de material, no solo de mascarillas -que ha permitido que se vayan a distribuir casi un millón de ellas, de las cuales 100.000 venían de la Administración del Estado-, sino también de respiradores.

En este sentido García-Page ha explicado respecto a las mascarillas que desde Castilla-La Mancha "se va a seguir comprando", que ya se han hecho encargos "por varios millones" a distintas empresas y que se va a seguir intentando que se "desbloqueen", incluso fletando aviones por parte del Estado, paquetes que tienen que llegar de China y otros países que fabrican "en esas dimensiones".

Respecto a los respiradores el presidente regional ha subrayado que también se han adelantado las compras, lo que da garantía de que en los próximos días en los que se prevé que aumente la demanda, "no es que vayamos a estar sobrados, pero podremos dar abasto" a la misma.

En este sentido Emiliano García-Page ha apuntado que "estamos entrando en la semana que probablemente será la más crítica" y se ha mostrado esperanzado en que una vez se alcance ese pico se comience a ver que "hacen efecto las medidas de forma masiva".

Asimismo ha detallado que durante la videoconferencia de presidentes autonómicos todos ellos han coincidido en exigir al Gobierno que se reparta lo antes posible el material de la compra centralizada y que "las cifras que se dicen coincidan realmente con lo que el mercado permite".

Material, procedente de la adquisición propia y de la compra centralizada, que la próxima semana ya empezará a estar disponible para su distribución entre el personal sanitario, centros de asistencia a personas mayores y con discapacidad, así como a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.

Del mismo modo ha apuntado que entre el lunes y el martes se espera que lleguen "miles de test rápidos" que llegarán "a todas las áreas de manera homogénea".

Sin ofrecer cifras concretas, para no entrar "en una feria de mercados y recursos", García-Page ha explicado cómo antes del "cambio de criterio" del Gobierno, por el que desde este domingo se da prioridad a la realización masiva de estas pruebas, en lugar de hacerlo solo a personas muy afectadas, se había tomado la decisión de "empezar una experimentación en Toledo" para usar "miles de test" ya comprometidos por el ministro y el presidente; por ello se contempla continuar con "el mismo protocolo" y la misma dinámica respecto a los test que se vayan adquiriendo, aunque para ello primero "hay que ordenarse", que haya test pero también "gente que los trate".

RESIDENCIAS PARA LOS SANITARIOS

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha ha adelantado también algunas medidas que tiene previsto aprobar el Ejecutivo autonómico esta semana. Entre ellas medidas concretas destinadas al personal sanitario, que pasan por habilitar residencias, albergues y otros espacios en los que este personal pueda "dormir, descansar y estar".

Medida con la que se trata de dar respuesta a la preocupación que tienen muchos de estos profesionales a la hora de volver a su casa y no trasladar el contagio a sus familias. De este modo se les va a "facilitar la posibilidad" de contar con estos espacios, que ya se están habilitando,  que pueden ser "determinantes para la supervivencia y seguridad de nuestro personal sanitario", ha subrayado.

Asimismo y en relación con las residencias de mayores, García-Page se ha referido a la posibilidad de plantear desplazamientos de residentes en aquellos centros que se encuentren "más estresados" por la concentración de casos.

Desplazamientos que no tienen que preocupar a los familiares de estos mayores, puesto que se trata de que "gente que no tiene síntomas se les aísle fuera del contexto del edificio", sirviéndose para ello de los muchos recursos que tiene la región.

Comentarios