Lunes 19.11.2018

'We Love Perreo: Pornostar': la fiesta que indigna a Mora, un pueblo herido por la violencia machista

El  polémico evento, que estaba programado para el próximo 29 de junio, finalmente ha sido cancelado ante las denuncias de varios colectivos feministas. En esta localidad toledana tuvo lugar uno de los primeros asesinatos machistas del año.

Cartel que anunciaba la polémica fiesta de una discoteca de Mora (Toledo). Twitter
Cartel que anunciaba la polémica fiesta de una discoteca de Mora (Toledo). Twitter

TOLEDO.- Ni las denuncias ni las campañas de sensibilización han conseguido aún acabar con la "cosificación" del cuerpo de la mujer. Una práctica de la que constituye un nuevo ejemplo la fiesta que, bajo el título 'We Love Perreo: Pornostar', se anunciaba para el próximo 29 de junio en la localidad toledana de Mora, donde se produjo uno de los primeros asesinatos machistas del año, el pasado mes de febrero, cuando una mujer de 38 años en silla de ruedas fue asesinada por su pareja delante de la hija menor de ambos y de la abuela.

Un evento a celebrar en la discoteca de los Salones Veracruz, cuyos propietarios han decidido finalmente anular el evento, a raíz de la polémica suscitada y las críticas recibidas.

En este sentido, el dueño del local, Ángel Rodríguez, aseguraba en declaraciones a la Cadena SER que desconocía el contenido de la fiesta, la cual se supone que "iba a ser de fin de curso", aunque para llamar la atención los organizadores habían optado por diseñar un cartel en el que aparece la imagen de un hombre con el torso desnudo y a su lado dos mujeres con el pecho al aire, cubiertos únicamente los pezones con una estrella.

Polémica generada a raíz de la denuncia pública realizada por el colectivo feminista Toledo Violeta, desde el que reclamaban la anulación del evento, al considerar que el trato "denigrante" hacia las mujeres, vistas como simples "objetos sexuales" y "carnaza".

Y es que la 'We Love Perreo: Pornostar' ya anunciaba cuál podría ser su contenido en los propios carteles publicitarios, donde dos gogós desnudas escoltaban al 'pornostar'. Una fiesta de temática pornográfica en la que se podía aventurar la puesta en práctica de actividades basadas "en las erróneas y peligrosas" ideas sobre el sexto que difunde el porno, tal y como alertaban desde Toledo Violeta.

Consideran que este tipo de imágenes y fiestas "normalizan" las violaciones y la violencia que se encuentra en la industria pornográfica, "la cual está centrada exclusivamente en el placer del hombre", reproduciendo "conductas y relaciones de poder misóginas y pederásticas". Por ello pedían la cancelación del evento y la retirada de la publicidad.

Petición y denuncia a la que se adhería la Plataforma 8M Toledo, que también a través de un comunicado manifestaba su "repulsa" al evento programado en Mora, y que "con una excusa festiva, cosifica y normaliza", a la vez que "sobrecarga de sexualidad el cuerpo de las mujeres".

Desde la Plataforma 8M exigían por ello la "inmediata" cancelación de la fiesta. "Basta de normalizar el abuso hacia las mujeres", de "justificar la violencia sexual como atractivo en las fiestas" y de tratar el cuerpo de las mujeres "como mercancía".

También se sumaba a esta condena Izquierda Unida de Mora, formación desde la que se ha criticado un evento que consideran "inconcebible" en una localidad como la toledana. Un municipio que, recuerdan, "ha sufrido el mazazo de la violencia machista en su manifestación más brutal", con el asesinato de una de sus vecinas, por lo que consideran que no es admisible tener que convivir con "inauguraciones de prostíbulos" publicitados desde la propia emisora municipal y eventos que "ensalzan la cultura del porno", "caldo de cultivo de los abusos, agresiones y violaciones que sufrimos las mujeres solo por el hecho de serlo", añaden en el comunicado.

Consideran así que la exhibición de la mujer "como meros objetos sexuales", su cosificación, "es la base de una industria que se nutre de nuestra dominación y humillación".

Es por ello que recuerdan que las mujeres "no somos trozos de carne que se puedan comprar o alquilar para satisfacer el sacrosanto deseo masculino", y por ello es necesario exigir "el respeto que merecemos".

IU concluye su comunicado expresando el deseo de las mujeres morachas de poderse sentir "respetadas" en su pueblo, por lo que instan al equipo de Gobierno municipal a posicionarse públicamente del lado de la igualdad, "porque si no, los minutos de silencio no sirven de nada".

Comentarios
x