domingo 08.12.2019
MEMORIA HISTÓRICA

De la exhumación de Franco a sacar a los golpistas Moscardó y Milans del Bosch del Alcázar de Toledo

El emblemático edificio toledano, propiedad pública y hoy sede del Museo del Ejército, alberga una cripta de acceso restringido con los restos mortales de los conocidos como ‘defensores’ del Alcázar, a los que aún se sigue rindiendo homenaje.

Tumba del general Moscardó en el interior de la cripta del Alcázar de Toledo. Archivo
Tumba del general Moscardó en el interior de la cripta del Alcázar de Toledo. Archivo

TOLEDO.- La exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y la aprobación este viernes por parte del Consejo de Ministros del decreto que dará vía libre a la misma, ha servido para reactivar otras iniciativas en este sentido, como la que afecta al Alcázar de Toledo ‑desde 2010 sede del Museo del Ejército‑ en cuya cripta se encuentran enterrados, entre otros ‘defensores del Alcázar’, los generales golpistas ‑uno del 36 y otro del 81‑ José Moscardó y Jaime Milans del Bosch.

Restos sobre los que en diversas ocasiones se ha planteado solicitar su exhumación, y que ahora vuelve a ponerse sobre la mesa a raíz de los últimos pasos en este sentido dados por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Una propuesta aún en estado “embrionario”, tal y como reconoce el propio presidente del Foro por la Memoria de Toledo, Emilio Sales, para quien esta cuestión debe ser analizada “con detenimiento” al tratarse de una cuestión ‘sui generis’, puesto que en el mismo lugar en el que se encuentran enterrados Moscardó y su familia también han tenido la potestad de ir siendo enterrados los autodenominados ‘defensores del Alcázar’.

Una cripta en la que se han depositado este mismo año las cenizas del último combatiente del Alcázar de Toledo, el general de brigada Federico Fuentes Gómez de Salazar, fallecido el pasado mes de enero cuando se encontraba a punto de cumplir los cien años.

Un lugar de enterramiento privado, cuyas visitas están restringidas, y que sin embargo, se encuentra en un edificio público, como es la sede del Museo del Ejército, y en el que aún hoy se sigue rindiendo homenaje a los militares que se atrincheraron en el Alcázar entre los meses de julio y septiembre de 1936, tras sublevarse contra la República.

Entre ellos el general Moscardó, quien encabezó la rebelión militar del 18 de julio en Toledo, quien tras el fracaso del golpe en la ciudad, cuatro días después se hacía fuerte en el Alcázar. Se iniciaba así el asedio republicano, que duraría hasta el 28 de septiembre, cuando las tropas franquistas al mando del general Varela conquistaron la ciudad.

Moscardó fue reconocido por la dictadura como ‘héroe’ del Alcázar, recibiendo asimismo la más alta condecoración española al valor, como es la Cruz Laureada de San Fernando y la Cruz Colectiva a todos los defensores.

Desde que falleciera en 1956, sus restos mortales se encuentran en la cripta del Alcázar toledano, donde también fueron enterrados su mujer y sus hijos, el último de ellos, Miguel Moscardó Guzmán, también militar, sepultado allí en 1971.

En este lugar, en el que a finales de cada mes de septiembre se sigue rindiendo homenaje a los ‘defensores’ del Alcázar y se deposita una corona de laurel sobre la tumba de Moscardó, también se encuentran los restos de otro golpista, en este caso del perpetrado el 23 de febrero de 1981, Milans del Bosch.

El madrileño también estaba entre los sublevados que ocuparon el Alcázar de Toledo, entonces sede de la Academia de Infantería, donde había ingresado apenas dos años antes del golpe militar. Adquiría así el ’derecho’ a ser enterrado en esta exclusiva cripta, lo cual se producía en 1997 tras su fallecimiento. 

Desde el Foro por la Memoria toledano consideran que la actuación en el Valle de los Caídos puede ser “el inicio” para ver “hasta dónde podemos llegar” en este asunto. Y es que, para Sales, ya la propia ubicación del Museo del Ejército en este edificio representa “un símbolo más de exaltación franquista”

Al margen de esto, el presidente del Foro por la Memoria de Toledo considera “curioso” que se siga homenajeando a los golpistas y no, por ejemplo, “a los que se enfrentaron a la Guardia Civil y se negaron a participar” en el Golpe de Estado. 

Considera que “no se puede seguir manteniendo calles, plazas y monumentos que ensalzan valores contrarios al régimen democrático”. Cuestiones que, cuarenta años después, siguen sin haber quedado resueltas. 

Para Sales, hoy por hoy, es “más fácil” que salgan los restos de Franco del Valle de los Caídos, que los de Moscardó y Milans del Bosch lo hagan de la cripta del Alcázar de Toledo, dada la “disposición” que existe para que estén enterrados allí. 

Una vez analizada la situación jurídica, el Foro estudiará las fórmulas y fijará el criterio que utilizará en relación al recinto del Alcázar, por lo que todavía no se puede precisar si las iniciativas a adoptar en el futuro podrían ir encaminadas a exhumar los restos mortales de los golpistas o en otro sentido.   

PSOE DISPUESTO, SI HAY CONSENSO

En este sentido, desde el PSOE castellano‑manchego aseguran que estudiarían la propuesta de exhumación de los restos mortales de los golpistas enterrados en el Alcázar de Toledo si ésta fuera consensuada. 

Así lo señalaba este miércoles el diputado regional socialista Emilio Sáez, quien preguntado sobre el decreto‑ley que aprobará este viernes el Consejo de Ministros para iniciar la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, incidía en la bondad de la ley de Memoria Histórica y en la necesidad de abordar este tipo de asuntos “con el mayor consenso posible”

En concreto, sobre la posibilidad de que se plantease alguna iniciativa en este sentido en el Alcázar de Toledo, Sáez recordaba que el Museo del Ejército es una instalación de competencia estatal, dependiente del Gobierno de España, pero apuntaba que cualquier sugerencia o propuesta consensuada debería ser analizada. 

En esta línea, subrayaba que el PSOE de Castilla-La Mancha “siempre estará del lado del debate y el diálogo”, por lo que si una propuesta cuenta con el mayor consenso, “será bien recibida”. 

Todo lo contrario a la postura que ya ha manifestado el PP regional, que considera que es necesario “mirar a los próximos cuarenta años y no a los cuarenta pasados”, puesto que una sociedad se hace “construyendo el futuro y no reabriendo el pasado”

Así se pronunciaba el también parlamentario autonómico ‘popular’ Francisco Núñez, esperará a conocer el texto del decreto sobre la exhumación de los restos de Francisco Franco para fijar posición al respecto, pero ha apostado por "mirar al futuro y no al pasado".  

No obstante, defendía que la transición democrática fue un procedimiento "ejemplar" en España, que dio cabida a todas las sensibilidades, por lo que considera que el debate de la exhumación de los restos del dictador lo que está haciendo es buscar "reabrir heridas".  

Comentarios
x