miércoles 5/8/20
DESESCALADA

Cuenca y Guadalajara pasan el lunes a la fase 1, el resto deberá esperar

  • El Gobierno central adopta una posición conservadora respecto a las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo, y desde el Ejecutivo autonómico confían en que el lunes 18 ya podrán cambiar también de fase.
  • El análisis de datos anteriores a la fecha solicitada inicialmente por el Ministerio de Sanidad lleva a la revisión del planteamiento, con el objetivo de "asegurar el futuro".
Fernández Sanz ha señalado que el Gobierno está "moderadamente satisfecho" con la decisión del Ministerio.
Fernández Sanz ha señalado que el Gobierno está "moderadamente satisfecho" con la decisión del Ministerio.

TOLEDO.- Las provincias de Cuenca y Guadalajara pasarán el próximo lunes, 11 de mayo, a la fase 1 de la desescalada, mientras que Albacete, Ciudad Real y Toledo continuarán en la fase 0.

Así lo habría comunicado el Gobierno central al Ejecutivo autonómico presidido por Emiliano García-Page, desde el que se había presentado la documentación para el conjunto de la comunidad autónoma, al considerar que se cumplía con todos los requisitos.

Una idea en la que esta misma mañana incidía el presidente regional desde Talavera, asegurando que Castilla-La Mancha estaba preparada para afrontar esta nueva fase de la desescalada.

No obstante han sido únicamente las provincias de Cuenca y Guadalajara, las que menos positivos han registrado y que menor número de fallecimientos llevan acumulados, las que finalmente consiguen pasar de fase la próxima semana. 

Y es que aunque no se trata de una cuestión de datos ni de recursos, desde el Ministerio de Sanidad se ha preferido ser algo más "conservadores" con las provincias castellanomanchegas que tienen más población.

Una decisión que hace que las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo tengan que esperar al menos una semana más para poder dar un paso más en la fase de desescalada del confinamiento. Un cambio a la fase 1 que desde el Gobierno regional confían que se pueda materializar el lunes siguiente, 18 de mayo.

Así lo ha señalado en rueda de prensa el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, quien ha subrayado que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se ha asumido "el carácter más conservador" propuesto por el  Ministerio.

En esta línea ha insistido en que desde el departamento que dirige Salvador Illa se ha considerado que Castilla-La Mancha "cumple perfectamente" en capacidad asistencial para dar el paso a la fase 1 en su conjunto, pero que ha sido al ampliar el rango de datos que inicialmente se había pedido, eso ha hecho plantear una decisión más conservadora.

Fernández Sanz ha detallado cómo se han solicitado datos "de más tiempo", con el objetivo de "asegurar el futuro", basándose para ello "en datos del presente y del pasado", lo que ha llevado a revisar el planteamiento y dejar para más adelante a tres de las cinco provincias.

En este sentido se ha pronunciado también el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, durante la rueda de prensa en la que participaba esta tarde junto al ministro, apenas unos minutos antes de la comparecencia del consejero castellanomanchego.

Simón ha precisado que la decisión de pasar a la fase 1 a las provincias de Cuenca y Guadalajara y no a las tres provincias restantes se ha adoptado a lo largo del día de hoy, después de haber recibido nueva información "muy detallada" desde la Comunidad Autónoma. Esto llevaba a proponer a ambas como candidatas a pasar de fase, en detrimento de otras provincias que "inicialmente parecían encontrarse en una situación más favorable".

Por su parte el consejero de Sanidad ha explicado que se han mantenido hasta cinco reuniones con el Ministerio para llegar al acuerdo definitivo. Una decisión con la que en el Ejecutivo castellanomanchego "estamos moderadamente satisfechos", ha señalado.

En este sentido ha apuntado que ha sido al hablar de "datos epidemiológicos", al analizar datos relativos al comienzo de los casos o cómo se reproducían en días anteriores a los últimos catorce, cuando se ha optado por una decisión "más conservadora de lo que a priori podía parecer".

Desde el Gobierno regional mantienen que por capacidad las cinco provincias podrían pasar a fase 1, pero el Ministerio ha optado por una posición más prudente, proponiendo solo a las provincias de Cuenca y Guadalajara, un criterio basado principalmente en la población.

Y es que según Jesús Fernández Sanz sabiendo la influencia de Madrid y que en La Mancha centro han estado los principales focos de contagio, "ha llegado el momento de reflexionar sobre las ciudades y las poblaciones de mayor número de habitantes, que pueden ser las más afectadas".

No obstante ha apuntado que se ha dejado "abierta" la negociación para seguir avanzando a partir de los datos acumulados y los que se puedan incorporar en los próximos días.

Preguntado sobre la decisión del Gobierno respecto a la Comunidad de Madrid, a la que se ha negado el pase a la fase 1, el consejero a recordado que ha tenido el nivel de contagio más alto en esta pandemia y esto ha influido en la toma de decisiones. 

No obstante también ha considerado que no se hubiera entendido que en Madrid pasara a fase 1, dejando a otras provincias "pendientes".

LLAMAMIENTO A LA RESPONSABILIDAD

Por último el consejero ha vuelto a realizar un llamamiento para "seguir manteniendo la responsabilidad". Es precisamente en este momento "más que nunca" cuando desde las cinco provincias se debe tener el mismo afán por mantener las medidas higiénico-sanitarias, con el fin de alcanzar esa "nueva normalidad" lo cual debe ser "fruto de la colaboración de quien está cumpliendo las normas y quienes atienden el sistema sanitario".

Así ha reclamado que ni en aquellas provincias que pasan a la fase 1 como en las que siguen estos días en la fase 0 se relajen las medidas. Fernández Sanz ha apelado así a la responsabilidad, a mantener la distancia social, al uso de la mascarilla, el frecuente lavado de manos y a ocupar únicamente los espacios que la fase actual nos permite. Todo con "una exigencia mayor", para poder seguir dando pasos.

Las provincias de Cuenca y Guadalajara, que desde el lunes dan un paso más en la desescalada del confinamiento, deberán permanecer en esta fase al menos durante catorce días. Por su parte para Toledo, Ciudad Real y Albacete se irán valorando los datos en los próximos días y será a final de semana cuando el Ministerio adopte una decisión.

Comentarios