jueves 13/8/20

Clemente Añover Mota, el alcalde fusilado de Quintanar de la Orden

Clemente Añover Mota fue un destacado socialista de la localidad toledana de Quintanar de la Orden, siendo su alcalde desde febrero de 1936. Al terminar la contienda fue fusilado.

Monumento a los asesinados por el franquismo en Quintanar / Foro por la Memoria
Monumento a los asesinados por el franquismo en Quintanar / Foro por la Memoria

Clemente Añover Mota nació en el año 1900 en Quintanar de la Orden, provincia de Toledo. Era labrador de profesión. Perteneció a la UGT y se afilió al PSOE en el año 1933 al ingresar en la Agrupación Socialista de su localidad. Fue el secretario del partido y uno de los principales dirigentes del sindicato.

Desde el primero de marzo de 1936 fue alcalde de su localidad, y desempeñó el cargo hasta que fue llamado, al movilizarse su quinta, para que se incorporara al Ejército de la República. En la guerra fue ascendido a teniente y trabajó en el Servicio de Información Militar en Cuenca. Al parecer, durante la contienda consiguió que se respetase a las monjas del Asilo local de ancianos, y que no se tocasen las imágenes y retablos de este establecimiento de caridad.

Al terminar la guerra civil fue detenido y enviado a la Prisión de Chinchilla en Albacete, sufriendo intensas torturas que le dejaron en un lamentable estado. Fue sometido a un Consejo de Guerra el 27 de mayo de 1939 donde fue condenado a la pena capital. Clemente Añover fue fusilado el día 26 de julio de 1939 en Quintanar de la Orden.

La localidad de Quintanar de la Orden se convirtió en un lugar fundamental para la represión franquista en la inmediata posguerra. Se habilitaron hasta cuatro cárceles donde se amontonaron los presos de distintas localidades de la zona. En estas cárceles se torturaba periódicamente a los republicanos y republicanas allí internados, especialmente a manos de los falangistas.

Los condenados a muerte fueron fusilados ante un muro del cementerio donde se abrieron cuatro fosas. Allí están los restos de más de doscientas personas. Allí fue enterrado Clemente Añover. Durante el franquismo la zona fue cerrada para evitar el acceso de los familiares. En la Transición estos familiares levantaron un monumento a la memoria de los que allí fueron fusilados.

Comentarios