lunes 14.10.2019
Los organizadores la califican como "muy vistosa"

Carreras para decapitar gansos: vuelve la polémica fiesta religiosa de El Carpio de Tajo

Denuncian que el momento en el que arrancan la cabeza al animal es observado por menores. Además de la condena realizada por PACMA, también se han conseguido reunir más de 80.000 firmas para pedir la abolición de esta tradición medieval.

Carreras para decapitar gansos: vuelve la polémica fiesta religiosa de El Carpio de Tajo

A pesar de las más de 80.000 firmas de apoyo en Change.org que solicitaban su abolición, la localidad toledana de El Carpio de Tajo celebró este lunes 25 de Julio su tradicional “carrera de gansos”, cuyo principal objetivo es que los participantes, montados a caballo, consigan arrancar la cabeza a gansos colgados boca abajo en el centro del pueblo.

Este cruel espectáculo, que fue observado por una multitud de personas que se concentran alrededor, entre las cuales se hallaban menores de edad, finalizó cuando los participantes lograron desmembrar a los animales.

Sobre este asunto, la impulsora de la recogida de firmas, Carmen Córdoba, alegó que la fiesta, la cual califica de "monstruosa", se realizó con el patrocinio del Ayuntamiento de El Carpio de Tajo y con el beneplácito de la Iglesia católica que, en su opinión, "debería ser la primera en liderar el fin de esta fiesta de sangre y muerte".

Asimismo, lamentó que la escena fuera presenciada por niños, razón por la que solicita alejar a la infancia de los espectáculos que supongan el sufrimiento y maltrato a los animales para conseguir una sociedad futura que rechace cualquier forma de violencia, "sea quien sea la víctima".

La fiesta data de 1584, cuando un capitán de los tercios de Flandes, Martín Fernández de Olmedo, procedió a hacer este tipo de carreras a modo de entrenamiento militar con sus soldados para que ganaran destreza a lomos del caballo, con el fin de que cuando llegara la hora de la batalla estuvieran ágiles y hábiles.

Condena del Partido Animalista

Por su parte, el Partido Animalista ha emitido un comunicado en el que recuerdan que anteriormente los animales se colgaban vivos y que ahora son sacrificados previamente, con el único fin de "servir de trofeos a los participantes, dando un sangriento espectáculo en el que se arrebata la vida a seres capaces de sentir y sufrir".

Participante de la fiesta de El Carpio de Tajo (Toledo) | Foto PACMA

Según el PACMA, "esta fiesta no es más que otro evidente signo de la falta de consideración que sufren los animales en el país, tanto a nivel ético, como institucional, ya que no hay ninguna ley que los ampare y que pueda evitar que sigan siendo utilizados como meros objetos en rituales medievales de este tipo".

Además, la formación política ha rechazado que el " la crueldad se apoye y patrocine" desde los propios ayuntamientos. Por ello, han reclamado una Ley Estatal de Protección Animal, para que éstos dejen de ser "utilizados, explotados y ejecutados para divertimento de unos pocos".

Los impulsores dicen estar “muy tranquilos”

A pesar de las críticas, la Hermandad de Santiago Apóstol, que es el colectivo que celebra su festividad, no quiso dar importancia a las peticiones para abolir la decapitación de los gansos. En palabras de su presidente, Jesús Collado, aseguraron estar “muy tranquilos”.

"Siempre ha sido así y seguirá siéndolo y lo que queremos es que la fiesta salga lo mejor posible", ha afirmó Collado justo antes de agregar que se trata de una tradición religiosa "muy vistosa" que cada año "va a más".

Para concluir, el alcalde del municipio, Germán Jiménez, señaló que en el Ayuntamiento no han recibido ningún documento ni petición oficial que solicite la abolición de esta práctica.

Comentarios
x