Lunes, 23 de Abril de 2018 Actualizado: 02:04 h.

POLÉMICO ESCRITO

El arzobispo de Toledo dice que la ideología de género es "peligrosa" y un "riesgo" para los niños

El primado de España, Braulio Rodríguez, alerta del avance "vertiginoso" de la ideología de género, pues considera que persigue educar en un "pensamiento único" que coarta la libertad de los padres y puede generar "mayores disfunciones" en la relación hombre‑mujer. 

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez | EFE/Archivo
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez | EFE/Archivo

TOLEDO.- El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, considera un "riesgo" el "vertiginoso" avance que la ideología de género está teniendo en la sociedad actual y especialmente su introducción en el sistema educativo. Un planteamiento que, según el clérigo, conduce a un pensamiento único que estaría coartando la "libertad" de los padres a la hora de elegir el tipo de educación para sus hijos. 

Así lo señala el prelado en su escrito semanal para este domingo, 14 de enero, en el que bajo el título 'Compartir la responsabilidad de la educación', el arzobispo asegura que la "necesidad de luz y crecimiento en la verdad" es cada vez mayor, al ser creciente la "preocupación" entre los padres sensibles a la educación de sus hijos, sobre "la libertad que les queda a la hora de escoger el tipo de educación acorde para ellos". 

Considera Rodríguez Plaza que hay muchos que "no se han percatado" del "riesgo" que corren sus hijos de "ser educados moralmente por otros en lo relativo a su sexualidad y la dimensión afectivo‑sexual de modo adecuado". 

Alerta así del avance "vertiginoso" de la ideología de género que conduce "hacia un pensamiento único". Y aunque admite que pueda ser "con buena voluntad", considera rechazable que en la educación afectivo-sexual se tengan en cuenta únicamente los criterios de esa ideología y su metodología, la cual ‑para el prelado‑ es "bastante discutible y peligrosa"

Pero para el primado de España, aunque la ideología de género pretenda resolver problemas urgentes de la sociedad como son la violencia en la familia o "el machismo rechazable", cuando se trata de resolver el problema de la igualdad de géneros, "el femenino y el masculino" ‑precisa Braulio Rodríguez en su escrito‑, no cree que únicamente haya que considerar "la cuestión de género (gender)", apostilla el arzobispo con alusión al término en inglés incluida. 

En su opinión, la desigualdad de género debe abordarse de otros modos, como por ejemplo "conociendo en profundidad la antropología cristiana, de base humanista y respetuosa con lo que el ser humano es", dice Rodríguez Plaza. 

Un planteamiento por el que considera "inquietantes" las asignaturas o anteproyectos de ley para una sociedad libre de violencia de género sobre los que se trabaja, ya que en su opinión "pueden suponer una merma de libertad" tanto para los padres como para los hijos, al recibir una educación moral y afectivo-sexual "sesgada". 

Una cuestión que será abordada en las VI Jornadas de Pastoral que se celebran desde este viernes en el toledano colegio Nuestra Señora de los Infantes, y que representan ‑a su juicio‑ "una ocasión privilegiada" de formarse para evangelizar, pero además para que padres y abuelos conozcan "la verdad" sobre estos temas. 

En este sentido, el arzobispo toledano advierte que si no se tiene en cuenta cómo se están abordando "los problemas" y la educación afectivo-sexual por parte de los poderes públicos, "serán cada vez mayores las disfunciones en la relación hombre-mujer". 

De ser así, continúa en su escrito semanal, se seguirán criando personas "inmaduras" e "incapaces de mantener el respeto hacia el otro, de salir de sus propios intereses" y lo que es peor ‑añade‑ "sometidos a modos de vivir" que llegan "hasta matar el hombre a la mujer, bien sea esposa, pareja, bien sea antigua esposa, o antigua pareja y viceversa", aunque esos casos "sean casi inexistentes". 

Y es que para Braulio Rodríguez "no se arregla todo con superar desigualdades entre hombre y mujer", algo que por otra parte califica de "loable", sino que se hace preciso conseguir "una complementariedad" la cual "está escrita en el ser de cada persona, sea del sexo que sea".