Jueves, 19 de Julio de 2018 Actualizado: 13:23 h.

REPORTAJE | PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD

El cribado de cáncer de colon, una prueba sencilla e indolora para su detección precoz

Un total de 252.582 castellano‑manchegos, algo más del 50 por ciento de la población diana, han sido ya invitados a participar en el programa de detección precoz de cáncer colorrectal, el tercero más frecuente entre hombres y el segundo en mujeres.

Captura de la campaña impulsada por la Junta castellano‑manchega. PeriódicoCLM
Captura de la campaña impulsada por la Junta castellano‑manchega. PeriódicoCLM

TOLEDO.- La detección precoz y los hábitos de vida saludables son las herramientas más efectivas para enfrentarse al cáncer. Poner en práctica los segundos queda en nuestras manos, y ahora detectarlo en sus fases iniciales también, gracias a los programas de cribado. 

Menos de dos años en marcha, más de 250.000 ciudadanos invitados a participar en él, 80.839 test válidos y 423 tumores malignos en fase precoz detectados, son algunos de los datos del Programa de Cribado de Cáncer de Colon y Recto implantado en Castilla-La Mancha por el Gobierno regional. 

Un ambicioso programa destinado a detectar el cáncer colorrectal en sus etapas iniciales, en las que tiene un mejor pronóstico, un tratamiento mucho menos agresivo y una supervivencia a los cinco años superior al 90 por ciento.  

Se trata de uno de los tumores más frecuentes, siendo tanto en el conjunto del país como en Castilla-La Mancha, la tercera neoplasia ‑masa anormal de tejido de carácter tumoral‑ más frecuente en varones, únicamente por detrás del cáncer de próstata y pulmón; mientras que en el caso de las mujeres es la segunda, después del cáncer de mama. 

En total se detectan cada año 41.441 nuevos casos. Una enfermedad que afectará a 1 de cada 20 hombres y a una de cada 30 mujeres antes de cumplir los 74 años.  

Un tipo de cáncer que cumple con todos los requisitos necesarios para ser susceptible de cribado poblacional. 

Por ello, en julio de 2016, el Gobierno de Castilla-La Mancha presidido por Emiliano García‑Page, implantaba en toda la Comunidad Autónoma este programa. Quince meses antes se había iniciado un pilotaje en las gerencias de Cuenca, Guadalajara y Talavera, pero sin establecer un calendario, ni analizar las infraestructuras necesarias, ni contar con los recursos humanos para llevarlo a efecto, careciendo también de sistema de seguimiento e información del programa. 

Así, en junio de 2015, con la llegada al Ejecutivo regional de los nuevos responsables, la Consejería de Sanidad optó por revisar la estrategia en su conjunto, diseñando un nuevo programa y recalendarizando las actuaciones, ya que en alguna de las áreas en las que se realizaba el pilotaje, por falta de planificación se estaban produciendo demoras considerables en la realización de las colonoscopias indicadas para confirmar un diagnóstico. 

Se elaboraba así una completa estrategia por parte de la Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, y el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), mediante la Dirección General de Asistencia Sanitaria, contando con la participación de comisiones técnicas de profesionales de los diferentes servicios implicados. Un programa con calendario de actuaciones, que además ha incluido el análisis y cálculo de los recursos humanos, técnicos y tecnológicos para llevarlo a cabo. 

Un aspecto éste de los recursos que ha tenido su reflejo en los tres últimos ejercicios presupuestarios, en los que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha destinado más de un millón de euros para la adquisición del aparataje relacionado con el programa de cribado de cáncer colorrectal. Asimismo, se ha dotado de más personal a aquellos servicios implicados en su desarrollo, habiendo hoy por hoy, doce especialistas más de aparato digestivo y cinco anatomopatólogos más, por ejemplo. 

SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN Y TRAZABILIDAD 

Pero no solo se han puesto más medios para la realización de las pruebas, sino que también se ha mejorado el control de los resultados que va arrojando el programa, al ser éste uno de los aspectos cruciales en todo cribado poblacional. 

Para ello se ha creado una plataforma que integra todos los datos de las bases clínicas institucionales, abriendo así una nueva forma de trabajo para este proceso integrado. 

Una nueva herramienta que permite el seguimiento, la evaluación y la trazabilidad de todo el flujo de trabajo definido en el programa. De este modo, permite dar cuenta y razón sobre la situación en que se encuentra cada usuario durante los 20 años de su seguimiento. 

PRUEBA SENCILLA E INDOLORA 

Un complejo proceso de seguimiento y evaluación, que contrasta a su vez con la sencillez de la prueba para su detección. Un test de sangre oculta en heces, una prueba sencilla e indolora, se convierte en el primer paso del proceso para detectar un tumor en sus etapas iniciales o las lesiones premalignas que lo originan. 

Test al que se invita a participar a la población diana del Programa de cribado de Cáncer de Colon, hombres y mujeres de entre 50 y 69 años, en total 480.357 personas en la región. A través de una carta que se envía al domicilio se explica qué es el programa y los beneficios que tiene participar en él. 

En esta carta se invita a la población de riesgo a acudir a su centro de salud para recoger un kit que incluye el test.  

Hasta el pasado mes de enero se había invitado a participar a más de la mitad de la población diana, en total 252.582 personas. Más del 92 por ciento de los usuarios invitados no han rechazado el cribado y de los 80.839 test válidos, se ha registrado un porcentaje de positividad del 8,48 por ciento. 

En estos casos, cuando el test da positivo, se aconseja la realización de una colonoscopia. Así, hasta el momento se han realizado un total de 6.169 colonoscopias correspondientes al programa de cribado. 

Por su parte, en relación con las lesiones reportadas en estas pruebas, en un 53,66 por ciento de las mismas se ha detectado alguna lesión cancerosa. En total, detallan desde la Consejería de Sanidad, se han detectado 423 cánceres en ciudadanos castellano-manchegos asintomáticos. Resultados que vienen a subrayar la importancia de realizarse esta sencilla prueba. 

Desde el Gobierno regional se hace así un llamamiento a la participación en éste y en los distintos programas de detección precoz y cribado de Castilla-La Mancha, puesto que "constituyen la mejor arma para hacer frente al cáncer, junto a la práctica del ejercicio físico y la ingesta de nuestra dieta mediterránea, que protegen de padecerlo", subraya el director general de Asistencia Sanitaria del Sescam, José Antonio Ballesteros.