Martes, 24 de Abril de 2018 Actualizado: 10:39 h.

ATAQUES A SANITARIOS

Amenazas de muerte contra una enfermera en Toledo y agresión física a otra en Almagro

Dos profesionales del Servicio de Salud regional han sido agredidas en las dos últimas semanas. La sanitaria toledana fue atacada por el familiar de una paciente y la almagreña sufrió el golpe de una enferma al defender a su compañera.

Fotografía de la concentración en Almagro para condenar la agresión a su enfermera
Fotografía de la concentración en Almagro para condenar la agresión a su enfermera

TOLEDO.- Nuevas agresiones a profesionales sanitarios en Castilla‑La Mancha. La víctima del último ataque ha sido una técnico en Cuidados de Enfermería del Hospital Provincial de Toledo, quien el pasado jueves fue agredida verbalmente y amenazada de muerte por el familiar de una paciente que se negaba a que los profesionales atendieran a su pariente. 

Así lo ha denunciado en un comunicado el Sindicato de Técnicos Auxiliares de Enfermería (SAE), desde el que han manifestado su "profunda repulsa" hacia esta "lacra social" que supone la violencia de cualquier tipo pero que, en el caso de las agresiones a los sanitarios, "añade un estrés inaceptable". 

"Nadie debería ir con miedo a ser agredido en su puesto de trabajo", apunta el líder toledano del sindicato, José Antonio Gálvez, quien considera que "no es asumible que los usuarios, ya sean pacientes o sus familiares, descarguen sus emociones contra los profesionales que les atienden". 

Tras la agresión, desde la Dirección del centro se ponía en marcha el protocolo de actuación ‑el Plan Perseo‑, prestando toda la colaboración a la profesional implicada y adoptando, asimismo, las medidas necesarias para minimizar el riesgo. 

Sin embargo, desde el colectivo consideran que, además de este Plan, se hace necesario "profundizar" en la aplicación de nuevas actuaciones que permitan establecer un procedimiento de actuación para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ante las agresiones a sanitarios. 

Un protocolo que debe surgir de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, y que contempla, entre otras actuaciones, la creación de la figura del Interlocutor Policial Territorial Sanitario. Profesionales que serán los encargados de mantener un contacto "fluido y más directo" entre los profesionales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en caso de agresión al personal sanitario. 

Además, desde el sindicato consideran prioritario llevar a cabo labores de prevención a través de formación adecuada que dote a los profesionales de las herramientas necesarias para canalizar una situación potencialmente peligrosa, evitando así que se convierta en agresión física o verbal. 

SEGUNDA AGRESIÓN EN MENOS DE DIEZ DÍAS 

Pero esta agresión no ha sido la única registrada en las últimas semanas en los centros sanitarios de Castilla-La Mancha. El pasado 29 de marzo, una enfermera del Centro de Salud de Almagro fue golpeada al intentar defender a una compañera, por una paciente que no estaba de acuerdo con el tratamiento que le habían prescrito. 

Así lo denunciaba el Sindicato de Enfermería (SATSE) de Ciudad Real, desde el que explicaban que la agresora iba acompañada de su pareja, a la que ya habían atendido esa misma noche. Sin embargo, dos horas más tarde volvieron al Centro de Salud, siendo entonces cuando se enfrentaron a los profesionales sanitarios. 

La enfermera, que sufrió diversas heridas en el cuello, denunciaba los hechos ante la Guardia Civil y también presentaba la comunicación de este episodio violento ante el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). 

Además, el día después de la agresión a la enfermera toledana tenía lugar una concentración a las puertas del Centro de Salud de Almagro como repulsa a lo sucedido una semana antes. Una movilización a la que se sumaba también el sindicato SATSE, desde el que reclamaban la adopción de "medidas contundentes y eficaces" para proteger a los profesionales sanitarios en su ámbito laboral, para que puedan llevar a cabo, "con total seguridad", el desempeño de sus funciones. 

Así lo señalaba en un comunicado el secretario ciudadrealeño del colectivo, Marino Barona, quien subrayaba lo "inaceptable" de este tipo de agresiones contra los profesionales de Enfermería, al tiempo que recordaba que las agresiones a los profesionales sanitarios "están tipificadas como un delito contra la autoridad sanitaria"

Del mismo modo volvía a exigir una revisión del Plan Perseo, puesto que "se sigue demostrando claramente insuficiente para resolver los conflictos entre profesionales sanitarios y pacientes". 

Condena a lo sucedido que en la misma línea realizaba el Colegio de Enfermería de Ciudad Real y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), desde el que también se pedía al Sescam un incremento de las medidas de seguridad de los centros de trabajo, "para que pacientes y profesionales se sientan plenamente seguros".