Jueves, 16 de Agosto de 2018 Actualizado: 23:48 h.

REPORTAJE | DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Ahora es el momento, las mujeres mueven el mundo

Castilla‑La Mancha se suma al 8 de marzo, que ya es un punto de inflexión en la lucha hacia la igualdad real entre hombres y mujeres. Un nuevo impulso en el que la huelga feminista y las movilizaciones en las calles han  protagonizado la jornada de reivindicación.

Manifestación feminista del 8 de marzo en Toledo | Twitter
Manifestación feminista del 8 de marzo en Toledo | Twitter

TOLEDO.- Ahora es el momento; es la hora de demostrar que las mujeres mueven el mundo y sin ellas, éste se para, y por ello es imprescindible un cambio. Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es ya un punto de inflexión en una lucha que se viene manteniendo desde siglos por la igualdad, la justicia y el desarrollo. Un largo recorrido en el que se ha ido allanando el camino, pero que ahora precisa un nuevo impulso, dar un paso que vaya más allá y provoque una reacción real. 

Esta celebración une a mujeres de todos los continentes, sin importar las fronteras o sus diferencias culturales, económicas, étnicas, lingüísticas o políticas, para reclamar la verdadera igualdad, para todas y en todos los ámbitos. 

Una lucha que tiene su origen hace cientos de años, pero que no fue hasta finales del siglo XIX cuando surgió la idea de un día de la mujer. Una conmemoración que, oficialmente no adquirió su carácter internacional hasta 1975, cuando coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas la instauró por primera vez el 8 de marzo. 

Una celebración con la que en este 2018 se quiere llamar la atención sobre el papel de la mujer en todos los ámbitos, capaces de mover el mundo, pero también, de pararlo. Una idea en la que se centra el mensaje de este año para el Día Internacional de la Mujer, bajo el lema "Ahora es el momento: Las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres". Una llamada a continuar con el impulso del movimiento global por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres que ha tomado forma en marchas y campañas, como 'Ni una menos' contra la violencia de género, o las más recientes contra el acoso -'Me Too'- o la discriminación -'Time's Up'-, que abordan una amplia variedad de asuntos que van desde el acoso sexual y el feminicidio hasta la igualdad de remuneración y la representación política de las mujeres. 

Son así muchas las razones que llevan a que esta celebración vaya en este 2018 un paso más allá y se pretenda convertir en un punto de inflexión para que, a partir del 9 de marzo, las cosas empiecen a cambiar y se adopten las medidas necesarias para derribar esas barreras, visibles e invisibles, a las que las mujeres, por el hecho de serlo, se enfrentan a diario. Mujeres diversas e iguales, que son capaces de mover el mundo, a pesar de los obstáculos. 

Así, en este Día Internacional de la Mujer se levanta la voz para exigir una sociedad igualitaria, sin brecha salarial, sin precariedad laboral y sin acoso sexual; una sociedad sin violencias machistas, libre de desigualdades y discriminaciones basadas en el género. 

Para ello, desde Naciones Unidas se plantea esta celebración recordando que "es el momento" y subrayando la labor que "las activistas rurales y urbanas" desarrollan para "transformar" la vida de las mujeres. Una oportunidad de transformar su impulso en empoderamiento para las mujeres en todos los contextos, al tiempo que se rinde homenaje a aquellas que trabajan sin descanso defendiendo los derechos de las mujeres y animando a todas ellas a desarrollarse plenamente. 

Logros en los que todavía se hace necesario seguir avanzando para acabar con esas desigualdades que muchos no quieren ver. 

Cuestiones como la brecha salarial, que se traduce en que las mujeres cobran un 23,5 por ciento menos de media que los hombres por el desempeño de un mismo trabajo, o que aún hoy, nueve de cada diez excedencias por cuidado de familiares sigan siendo tomadas por mujeres. 

Un ámbito laboral en el que siguen siendo también las que más afectadas se ven por el desempleo, con una recuperación económica que tampoco les está siendo favorable. Entre el empleo que se crea, para ellas siguen siendo los de carácter más precario, ostentando el 75 por ciento de los contratos a tiempo parcial, y siguen siendo también demasiadas las que se ven obligadas a renunciar por falta de corresponsabilidad. 

Del mismo modo son ellas las que siguen chocando contra ese techo de cristal que les impide avanzar en sus carreras, al seguir estando reservados para el hombre buena parte de los puestos directivos o de responsabilidad o simplemente por el hecho de haber elegido ser, además de trabajadoras, también madres. 

Pero más allá de lo laboral, este 8 de marzo también se pretende visibilizar ese otro trabajo, el del hogar, al que las mujeres siguen dedicando casi el doble de horas que ellos, a pesar de los avances conseguidos. Algo que requiere un cambio de mentalidad y de responsabilidad, tanto en la esfera privada como por parte de las administraciones, las cuales deben promover políticas efectivas. 

Sin olvidar la lucha contra la violencia machista, que en este 2018 ya se ha cobrado la vida de seis mujeres en España, asesinadas por sus parejas o exparejas; y el acoso sexual que una de cada tres españolas ha sentido al menos una vez en su vida. 

PAROS Y MOVILIZACIÓN EN LA CALLE

Batallas todas ellas a las que con este 8 de marzo se da un nuevo impulso, para lo cual la reivindicación en voz alta también se ha traducido en movilizaciones en las calles. 

Un Día Internacional de la Mujer con el que se ha hecho así coincidir una convocatoria de huelga feminista y que se espera tenga repercusión en más de 170 países.  

En España esta huelga de mujeres ha sido promovida por la Comisión del 8M, una plataforma de organizaciones feministas que además de los paros laborales -para lo cual se ha obtenido el respaldo de los sindicatos, los únicos habilitados para convocar una huelga-, ha planteado otras acciones como el no consumir, no ir a clase o no cuidar a familiares.  

Entre los actos convocados para esta jornada en Castilla-La Mancha, los sindicatos CCOO y UGT han impulsado concentraciones en las cinco capitales de provincia a mediodía, mientras que las manifestaciones se están desarrollando esta tarde. 

Al margen del carácter más reivindicativo de esta jornada, son numerosas las actividades de todo tipo que desde hace días vienen celebrándose en la región para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, celebrar lo conseguido hasta ahora y reflexionar sobre lo mucho que aún queda por lograr. 

Conferencias, exposiciones, coloquios, programas de radio, espectáculos o actividades deportivas, conciertos, charlas en centros educativos, o tardes de cine son algunas de las propuestas que llenan estos días las localidades castellano-manchegas. Una extensa programación que ha contado con el respaldo del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, a la que se suma el acto institucional del Gobierno regional, que se celebró este miércoles en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso.