Viernes 15.02.2019

El líder del PP de Castilla-La Mancha pide el cementerio nuclear y la hemeroteca le pasa factura

  • Francisco Núñez ha dicho en Villar de Cañas que está dispuesto a "pelear" para que la "oportunidad" del ATC sea una realidad que sitúe a la provincia de Cuenca "a la vanguardia" del país.
  • El dirigente ‘popular’, en su etapa en el Consistorio de Almansa, se opuso radicalmente al silo, echándose a la calle e incluso llegando a amenazar con boicotear las rutas de los camiones de residuos radiactivos para que no pasaran por su municipio.

CUENCA.- A vueltas con los residuos radiactivos. El Partido Popular de Castilla-La Mancha recula y vuelve a considerar que la instalación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en la localidad conquense de Villar de Cañas es una "oportunidad" que no hay que dejar pasar para situar a la provincia de Cuenca "a la vanguardia".

Así lo ha defendido el líder regional de los ‘populares’, Francisco Núñez, tras mantener una reunión de trabajo en el Ayuntamiento de Villar de Cañas con su alcalde, el también conservador José María Sáiz, con quien se ha comprometido a "pelear" para que el proyecto se lleve a cabo.

La cúpula castellano‑manchega del PP retoma así su defensa a ultranza de la continuidad del proyecto, actualmente paralizado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Instalaciones planteadas inicialmente por José Luis Rodríguez Zapatero, pero que finalmente fueron promovidas e impulsadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, el cual eligió su ubicación ‑Villar de Cañas (Cuenca)‑ en connivencia con la Junta de Comunidades, entonces en manos de María Dolores de Cospedal.

Una polémica designación del destino de este almacén de basura nuclear que el presidente autonómico del PP ha pasado por alto en su justificación del proyecto, aunque sin dejar de pasar la ocasión para recordar que fue un gobierno central del PSOE el que inició los trámites para el cementerio nuclear.

Iniciativa a la que se agarra Núñez para reprochar al actual presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, que trate de "impedir" un proyecto que empezaron a gestionar los socialistas, aunque cabe destacar que, desde su anuncio, el silo contó con la oposición del PSOE regional y con informes contrarios de expertos.

Pilar Martínez Peñarrubia, José María Saíz, Francisco Núñez y Benjamín Prieto, hoy en Villar de Cañas

Pese a ello, el sucesor de Cospedal  ha acusado al jefe del Ejecutivo autonómico de oponerse al proyecto por motivos "tacticistas y electoralistas", buscando una "vinculación con el ecologismo y con sectores muy alejados de lo que tiene que ser la población que está trabajando para mejorar la vida de su gente".

Y es que para Núñez, de la instalación del basurero nuclear en Villar de Cañas depende en buena parte la capacidad de modernización de la comarca y la provincia de Cuenca,  por lo que es una "oportunidad" que "no debemos dejar pasar".

Así pues, ha dicho que estas instalaciones permitirán a los conquenses ser referentes "en cuanto al crecimiento y a la creación de empleo, en investigación e innovación, además de poner a esta comarca y a esta provincia a la vanguardia de nuestro país", algo que "ahora el Gobierno de Page está tratando de evitar", apostillaba.

Con este alegato hecho hoy en Villar de Cañas, Núñez retoma el discurso abandonado hace meses y que le llevaba incluso hace solo unas semanas a pedir que la inversión prevista para el cementerio nuclear de Villar de Cañas no se perdiera, sino que revirtiera en la provincia de Cuenca si el proyecto no seguía adelante.

Un planteamiento que el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Manuel González Ramos, calificaba como "demagógico", puesto que ese dinero en ningún caso podría revertir directamente en Cuenca a través de los presupuestos generales, al tratarse de una inversión prevista por Enresa ‑empresa pública encargada de la construcción del ATC‑.

Contestaba así a Núñez, subrayando también que el silo no se construiría en Villar de Cañas, un claro mensaje que coincidía con el que el pasado 15 de octubre el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había transmitido a García-Page, durante el encuentro que ambos mantuvieron en la Moncloa.

Una reunión en la que según detalló el presidente castellano-manchego, Sánchez le habría trasladado su "voluntad firme" de dar un giro, "de acuerdo a unos parámetros" para poner fin al proyecto de instalación del cementerio nuclear en la provincia de Cuenca.

Una decisión celebrada por Emiliano García-Page para quien la cuestión no residen en que deba haber o no una instalación de este tipo en España, sino en el rechazo a una decisión "concreta y mal tomada" como fue la elección de Villar de Cañas para este proyecto, una ubicación "contraria a la sostenibilidad ambiental", subrayaba entonces.

Se daba entonces por "cerrado" el debate sobre esta cuestión, aunque desde el Partido Popular se ha decidido ahora reabrirlo. Así, con estas últimas declaraciones de Núñez y su visita a la localidad conquense, los ‘populares’ recuperan el discurso en defensa de la instalación del almacén de residuos en territorio castellano‑manchego, aprovechando la ofensiva del regidor de Villar de Cañas, quien la semana pasada aseguraba que se presentaría a la reelección el próximo mes de mayo para terminar su ATC y "dar en los morros a todos los bocazas del PSOE".

PAGE TIRA DE HEMEROTECA

Por su parte, tras conocer las declaraciones de Núñez, el presidente de Castilla-La Mancha ha criticado la "incoherencia" del líder regional del PP en su apoyo al proyecto del basurero de residuos radiactivos en Villar de Cañas cuando él no lo quería en Almansa (Albacete), donde era alcalde hasta hace escasas semanas.

Y es que, cabe recordar, el dirigente ‘popular’, en su etapa en el Consistorio almanseño, se opuso radicalmente al silo, echándose a la calle e incluso llegando a amenazar con boicotear las rutas de los camiones de residuos radiactivos para que no pasaran por su municipio.

En este sentido, García-Page ha recordado que desde su responsabilidad como regidor Núñez aseguró que "no quería que la basura nuclear pasara por su tierra" porque era "mala para sus vecinos", y sin embargo ahora "está reclamando que se haga ese basurero en Villar en Cañas".

Así, el presidente castellano-manchego ha apuntado que "la hipocresía es mala para la salud", siendo aún "mucho más grave cuando afecta a la salud de los demás".

Declaraciones que hacía Page durante la visita a la localidad ciudadrealeña de Valenzuela de Calatrava, donde ha inaugurado las obras de ampliación del consultorio médico. Allí ha recordado que "la gran inversión que iba a salvar a Castilla-La Mancha era un basurero nuclear que iba a dar empleo a unos poquitos ingenieros, por supuesto de cualquier sitio menos de Cuenca".

En su opinión, el ATC era "un altísimo problema de riesgo para la salud" y por ello ha insistido en que está contento con la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica de "dar carpetazo" a un proyecto que era "innecesario y muy costoso", porque "con el dinero que vale el ATC se pueden financiar prácticamente las obras de todos los hospitales en Castilla-La Mancha", ha sentenciado.

Por último, el presidente regional ha señalado que le gustaría que se supiera qué empresa o empresas y quiénes estaban detrás de las mismas, y que "tenían tanto interés en hacer algo que no quieren en ningún sitio".

Comentarios
x