martes 14.07.2020
ORGULLO LGTBI

Se querellan contra el alcalde de Guadalajara por una bandera arcoíris inexistente

  • La Asociación Española de Abogados Cristianos le ha denunciado por prevaricación por haber colgado en la fachada del Ayuntamiento la bandera LGTBI, aunque en realidad no existe tal bandera, sino una pancarta en la que se lee: "Guadalajara se siente orgullosa de su diversidad".
  • Rojo responde subrayando la lucha de su gobierno contra "la intolerancia, el miedo, la invisibilidad y los ataques a la orientación sexual e identidad de las personas", y asegura que "las fobias no nos pararán".
Guadalajara muestra su apoyo a la diversidad con una pancarta.
Guadalajara muestra su apoyo a la diversidad con una pancarta.

GUADALAJARA.- La Asociación Española de Abogados Cristianos ha presentado una querella por prevaricación contra el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, por haber colgado de la fachada del Ayuntamiento la bandera LGTBI, al considerar que va contra la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en relación al uso de las banderas en edificios oficiales. 

Una bandera que como tal no está colgada en la fachada del Ayuntamiento, sino que lo que hay colocada es una pancarta, utilizada también en otras ocasiones, pero con la que no se estaría vulnerando la ley.

No obstante, desde el colectivo de Abogados Cristianos reclaman medidas cautelarísimas para obligar al Ayuntamiento a retirarla.

Según la presidenta de la asociación, Polonia Castellanos, "una sentencia reciente del Supremo prohíbe la utilización de banderas no oficiales en el exterior de edificios públicos". Interpretan así que "se trata del mismo caso que con las banderas independentistas", pues "no se puede permitir que una administración coloque una bandera que solo representa a una parte de la ciudadanía".

Castellanos ha pedido que "los responsables de las administraciones públicas que incumplen a sabiendas la ley sean inhabilitados y ha criticado que "muchos políticos hacen con la bandera arcoíris lo que ellos mismos criticaban con las esteladas en Cataluña o las ikurriñas en Navarra".

"Las banderas no oficiales no deben estar en los edificios públicos y así lo acaba de sentenciar claramente el Tribunal Supremo", ha concluido la presidenta de Abogados Cristianos.

Anuncio de querella a la que ha respondido el alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, a través de sus redes sociales, asegurando que "Guadalajara se siente orgullosa de su diversidad", como indica la pancarta que cuelga en la fachada del Ayuntamiento.

Por ello, ha subrayado, su gobierno "luchará contra la intolerancia, el miedo, la invisibilidad y los ataques a la orientación sexual e identidad de las personas".

Un mensaje que Rojo concluye asegurando que "las fobias no nos pararán".

Pero esta no es la primera ocasión en la que Rojo se enfrenta a las críticas por este motivo, puesto que ya el año pasado desde el grupo municipal de Vox, primero con un comunicado y luego en el pleno, se le exigía que no se utilizase el balcón del Ayuntamiento "para promoción y apoyo de colectivos particulares", así como que "no se invirtiera dinero de las arcas públicas para apoyar esta celebración particular".

Lo recordaba así el portavoz de Vox en el Ayuntamiento, Antonio de Miguel, quien advertía que desde su formación iban a estar "muy pendientes" del cumplimiento de la ley en Guadalajara. Y es que, según el representante de la formación de Abascal, con la colocación hace un año de la bandera arcoíris en el balcón del Consistorio se había "atacado" la "objetividad y neutralidad" del Ayuntamiento.

Una bandera que se colocaba entonces por primera -y hasta el momento única- vez en la balconada del Ayuntamiento de Guadalajara.

Comentarios