sábado 20.07.2019
PARLAMENTO REGIONAL

El PSOE, entre quedarse sus dos senadores por Castilla-La Mancha o ceder uno a Ciudadanos

  • Los socialistas tienen votos suficientes para llevar a la Cámara Alta a los dos candidatos que han propuesto, el expresidente de las Cortes autonómicas, Jesús Fernández Vaquero, y la exalcaldesa de Puertollano, Mayte Fernández.
  • En los últimos días se especula con la opción de que el PSOE renuncie a uno de ellos y preste apoyos a la aspirante propuesta por el partido naranja, Casandra Castiblanque, para que pueda llegar al Senado.
  • El tercer y último puesto en disputa lo tiene asegurado el Partido Popular, que con sus diez diputados va a elegir a su secretaria general regional, Carolina Agudo.
El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, interviniendo en las Cortes regionales. Foto: José Ramón Márquez/ARCHIVO
El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, interviniendo en las Cortes regionales. Foto: José Ramón Márquez/ARCHIVO

TOLEDO.- Disponer de una amplia mayoría absoluta implica grandes ventajas en el Parlamento regional ‑además del Gobierno y la Presidencia de la Cámara‑ como es el hecho de poder determinar quiénes serán los representantes por designación autonómica en el Senado.

Tres son los escaños en juego y dos de ellos son para el PSOE, que no ha dudado en presentar dos candidatos con renombre y experiencia para ello: el expresidente de las Cortes durante la pasada legislatura y persona muy cercana a Emiliano García-Page, Jesús Fernández Vaquero, y la exalcaldesa de Puertollano, Mayte Fernández, aunque otra opción sobre la que se especula es que los socialistas podrían ceder parte de sus votos a Ciudadanos y posibilitar así la entrada de la candidata propuesta por la formación naranja, Casandra Castiblanque.

Los candidatos socialistas, y que todo apunta a que ocuparían dos de los escaños en liza, son dos personas "muy conocidas, con gran experiencia política y que son adecuadas para representar a los castellano-manchegos en la Cámara Alta", tal y como subrayaba el presiente del Grupo Parlamentario Socialista, Fernando Mora.

Fernández Vaquero, al que el presidente de la Junta de Comunidades ya advirtió que no le iba a dejar retirarse de la primera línea tras dejar las Cortes, ha sido diputado regional durante los últimos veinte años. Dos décadas en las que ha ocupado diversas responsabilidades en el Parlamento regional, como secretario primero, vicepresidente y presidente de la Cámara, pero también en el Partido Socialista autonómico, en el que fue responsable de Organización de 2012 a 2017.

Por su parte María Teresa Fernández Molina ha sido alcaldesa de Puertollano desde 2013 hasta el pasado mes de junio, aunque su paso por el Ayuntamiento de su localidad comenzaba en 2007 como concejala. Actualmente preside al Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha.

Respecto a la candidata de Ciudadanos, que a priori es la que cuenta con menor número de apoyos al ser cuatro los diputados de su formación, fue cabeza de lista a las Cortes por la provincia de Cuenca, y es secretaria de Cs en Motilla del Palancar, así como portavoz provincial del partido.

Candidaturas a la que se suma la del Partido Popular, que propone a su secretaria regional y diputada, Carolina Agudo, la cual parte ya con la designación en la mano ‑los diez votos de los parlamentarios 'populares' bastan ello‑ ha anunciado que renunciará a su escaño en las Cortes, dando paso a la siguiente en la lista de las últimas autonómicas.

Así pues la incógnita está en lo que pueda hacer el Partido Socialista, cuyos diecinueve diputados le bastarían para situar en la Cámara Baja a sus dos candidatos, aunque desde la formación naranja no pierden la esperanza en que pueda salir adelante su candidatura.

Quien sí lo tiene claro y no duda en reiterar las acusaciones hacia Cs de haberse "vendido por un plato de lentejas" al PSOE es el Partido Popular, cuya diputada nacional Carmen Riolobos, ha insistido en esta idea de "pactos ocultos" entre los socialistas y la formación naranja para colocar a uno de los suyos en el Senado.

Una acusación que no es nueva, puesto que ya había sido utilizada por los 'populares' castellano-manchegos para arremeter contra la formación naranja a costa del acuerdo para facilitar el gobierno en los ayuntamientos de Ciudad Real, Albacete y Guadalajara, pero también a la hora de repartir la representación en la Mesa de las Cortes.

Acusaciones que son rechazadas tanto desde el PSOE, cuyo presidente del Grupo Parlamentario, Fernando Mora, ha calificado de "invento" las acusaciones de la diputada 'popular', la cual "o no se entera o no está bien informada", como desde Cs, cuya portavoz en las Cortes, Carmen Picazo, además de defender que su Grupo está "legitimado" para proponer a Castiblanque, ha negado que cuente con el apoyo de los socialistas.

En este sentido, Picazo ha señalado que plantean esta propuesta porque quieren estar representados en el Senado, entre otras cuestiones por la lucha contra la despoblación. Así pues, ha detallado que la persona propuesta pertenece a Cs Cuenca, una de las provincias más castigadas por la despoblación ‑y la única que se quedaba sin representación por la formación naranja en las elecciones del pasado 26 de mayo‑, y que, en todo caso, "serán el resto de partidos los que tendrán que decidir si la apoyan o no".

Una justificación que sin embargo no convence al PP, y critican que Ciudadanos "justifique" su interés en tener un representante en el Senado "para luchar contra la despoblación", cuando hace poco proponían suprimir las diputaciones provinciales y los municipios menores de cinco mil habitantes, ha recordado Riolobos.

Por su parte, desde el PSOE Mora insiste en que no existe pacto secreto alguno con la formación naranja, tal y como "inventan" los 'populares' puesto que los acuerdos con Ciudadanos en la región "son puntuales y públicos", ha sentenciado.

Al margen de los ataques hacia la formación naranja siguiendo con la línea marcada por su presidente regional, Francisco Núñez, durante su intervención en el debate de investidura, Riolobos también ha valorado la designación de Agudo, que interpreta como una muestra de "generosidad" del líder de los 'populares' al ser en estos momentos "su única prioridad" de "trabajar por los intereses de nuestra tierra".

Sobre la designación en sí, la diputada ha considerado a Agudo como "una excelente elección", que está respaldada por los afiliados del partido, al ser "inteligente, preparada y con una gran experiencia" a pesar de su juventud.

Asimismo valoraba la "capacidad de trabajo y liderazgo" de Carolina Agudo y ha subrayado el "orgullo" del PP castellano-manchego de que sea ella quien defienda ante el Gobierno de España los intereses de Castilla-La Mancha en el Senado.

VOTO SECRETO Y A UN SOLO CANDIDATO

Cuatro candidatos para tres puestos en la Cámara Alta, que este viernes pasarán el primer trámite en las Cortes, al ser analizadas en la Comisión de Reglamento y Estatuto del Diputado las posibles incompatibilidades en las que pudieran incurrir.

Según recoge la ley 4/1985, de 26 de junio, de Designación de Senadores en representación de Castilla-La Mancha en su artículo 5, tras este paso la Comisión tendrá un plazo de 15 días para formular el correspondiente dictamen sobre posibles incompatibilidades.

Tras este trámite, el presidente de las Cortes hará público el nombre de los candidatos y convocará el pleno de la Cámara, dentro de los 30 días siguientes, incluyendo en el orden del día la designación de senadores.

Establece la ley que la votación será "secreta y única", efectuándose por papeletas "en las que se consignará únicamente el nombre de un candidato". Realizado el cómputo de la votación, resultarán designados aquellos que más votos obtengan, siempre y cuando hayan obtenido la cuarta parte de los votos de los miembros de derecho de la Cámara -más de 8 son precisos en este caso-.

En caso de empate, resultaría designado el candidato propuesto por el grupo parlamentario con mayor número de diputados en las Cortes.

Legislación que reduce las posibles variantes que se pudieran dar en esta ocasión. Si el PSOE opta, como parece, por llevar al Senado a sus dos candidatos, tendrían que repartirse los 19 votos entre ambos, 10 para uno y 9 para otro. De este modo quedaría uno empatado a 10 votos con los de la candidata del PP, a la que se presupone apoyaría el Grupo al completo, mientras que los 4 votos de Cs irían para su candidata.

Por su parte, en el caso de que el PSOE decidiera renunciar a uno de sus senadores y abrir la puerta a la formación naranja para que pudiera conseguir ese puesto en la Cámara Alta, bastaría con que fueran 5 los diputados socialistas que pusieran en su papeleta el nombre de la candidata de Cs.

Aunque las circunstancias en esta legislatura son completamente distintas, cabe recordar que en octubre de 2015 cuando se debía dirimir para qué partido iba el tercer senador autonómico -en julio ya se habían designado a uno para el PSOE y otro para el PP-, fue la candidata de Podemos, Virginia Felipe, la que recibió el apoyo de los 15 diputados socialistas que sumados a los 2 de los de su formación, le permitieron imponerse al 'popular' Miguel Ángel Rodríguez, que tuvo que conformarse con los 16 de su Grupo.

En estos momentos, y hasta que se produzca la designación de los nuevos senadores autonómicos, el único representante con el que cuentan las Cortes en el Senado es el socialista Nemesio de Lara, después de que el 'popular' Antonio Serrano saliera elegido como senador por la provincia de Albacete en las generales del 28 de abril.

Por su parte la representante de Podemos, Virginia Felipe, renunciaba al cargo el pasado 1 de julio, tal y como figura en la web del Senado.

Comentarios
x