sábado 19/9/20
Después de un tenso debate

El PP vota a favor una propuesta de Podemos para forzar que Page retire el amianto de Toledo

Aprobadas dos resoluciones para acabar con el problema del amianto. Concretamente, la medida de Podemos ha salido adelante con el apoyo de la bancada conservadora, mientras que la iniciativa del PP ha contado con la abstención de la formación morada. El PSOE ha votado en contra ambas.

David Llorente, Carolina Agudo, Francisco Martínez Arroyo y Carmen Torralba
David Llorente, Carolina Agudo, Francisco Martínez Arroyo y Carmen Torralba

La configuración de las Cortes de Castilla-La Mancha ha vuelto a convertir en aliados circunstanciales al Partido Popular y a Podemos tras votar juntos contra la postura del PSOE en relación a la retirada de los vertidos de amianto que se encuentran en Toledo, tanto en parcelas de propiedad pública como de titularidad privada.

Concretamente, las dos resoluciones aprobadas, presentadas por la formación morada y la bancada conservadora, solicitan al Gobierno de Emiliano García-Page la elaboración de un plan que acabe con el problema del amianto en la capital castellano-manchega. De su lado, el Ejecutivo socialista ha insistido en que se trata de una cuestión técnica que se debe abordar con criterios técnicos y sin generar alarma entre la población.

En este sentido, la resolución presentada por Podemos, que también ha sido apoyada por los diputados del PP y ha contado con el voto en contra del PSOE, ha propuesto la realización de una inspección urgente y exhaustiva de toda la zona donde se han detectado los vertidos de amianto, por parte de técnicos y agentes medioambientales, para determinar la cantidad exacta de residuos.

A continuación, propone elaborar un plan de trabajo conforme a la legislación vigente, para proceder inmediatamente a la retirada completa de todos los residuos de amianto de la zona, incluso los de las fincas privadas, a cuyos propietarios se les debe repercutir el coste de las actuaciones para limpiar la zona, y todo ello, con la mayor transparencia y aportando la información relevante a la ciudadanía.

Además, la resolución del PP, que ha salido adelante con la abstención de Podemos y el voto en contra del PSOE, ha instado al Gobierno regional a realizar un plan para la retirada integral de todos los residuos de amianto bajo controles estrictos de seguridad y respetando las medidas de protección medioambiental recogidas en el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha.

Sin embargo, el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, ha insistido en la importancia de no crear una alarma social por los posibles problemas que podría causar el amianto, pues ha recalcado que "en ningún caso" este residuo genera problemas de salud pública.

Asimismo, ha recalcado que, en el seno del Ayuntamiento de Toledo, se ha creado una comisión técnica para ofrecer una solución integral a este problema, en la que "la empresa que más sabe de gestión de residuos trabaja en estos momentos para dar una respuesta que resuelva" el problema, por lo que ha pedido dejar trabajar a dicha comisión.

El PP habla de riesgos de contraer enfermedades

En cambio, la parlamentaria autonómica del PP, Carolina Agudo, ha reprochado al Gobierno regional que "no ha hecho nada" sobre este asunto desde que tomó posesión y, por consiguiente, tampoco desde el 12 de mayo, cuando se produjo otro debate en el parlamento autonómico sobre este mismo tema.

De hecho, ha considerado que ante la actitud del Ejecutivo castellano-manchego, que incluso ha "creado incertidumbre" entre la ciudadanía, el PP "se ha visto en la obligación de traer" nuevamente este debate, "para que de aquí salga una solución para acabar con la inacción del Gobierno regional", pues a su modo de ver "está de brazos cruzados".

Y ello, a pesar de que "los vecinos están cada día más preocupados por el peligro para la salud que supone que el vertido de amianto continúe en los terrenos y el riesgo de contraer enfermedades".

"No pasa nada hasta que pasa", ha advertido la diputada popular, que ha urgido al Gobierno regional a retirar los restos de amianto de todas las parcelas, "sin engaños, sin excusas, sin dilaciones, para que no sean responsables del riesgo potencial al que los vecinos de Toledo que pasean por las inmediaciones de estas parcelas están expuestos".

Los socialistas lo niegan con informes de Sanidad

En cambio, la diputada del PSOE en las Cortes, Carmen Torralba, ha criticado la intervención de Agudo, a la que ha acusado de haber repetido la que hizo en mayo su compañera de bancada, Claudia Alonso, y ha defendido la gestión del actual Gobierno regional, ya que "nada más tomar posesión, cogió las riendas de un problema que había estado abandonado en los últimos cuatro años", en alusión al periodo en que gobernó el PP en la región.

Por otro lado, ha rechazado el argumento de que los vertidos de amianto en Toledo tienen efectos negativos para la salud de los vecinos, pues ha hecho alusión a varios informes elaborados por la Consejería de Sanidad, en los que indica que "no se ha detectado un problema de carácter sanitario o de salud pública relacionados con los vertidos de amianto de Toledo".

Podemos critica las gestiones de PP y PSOE

Por su parte, el diputado regional de la formación morada, David Llorente, ha reprochado al Ejecutivo de García-Page que no haya cumplido a la resolución aprobada el pasado mes de mayo en las Cortes, en la que se le instaba a retirar dichos residuos, al tiempo que ha dado la bienvenida a la preocupación de los 'populares' por este asunto, cuando no hicieron nada la pasada legislatura.

"Están lejos de solucionar el problema. Es difícil que nos fiemos de ustedes. Nos están pidiendo un acto de fe", ha denunciado Llorente, quien ha acusado al Ejecutivo de iniciar la retirada de residuos en plena campaña electoral, y de hacerlo de forma "chapucera y sin las medidas de protección necesarias", sometiendo tanto a los vecinos del barrio como a los trabajadores a riesgo, pues se "levanto una nube blanca de amianto".

A su modo de ver, las actuaciones del Ejecutivo socialista han sido “operaciones de marketing político”, aunque considera que les salieron mal debido a que “provocaron más inquietud en la gente”.

Comentarios