lunes 16.12.2019
CASTILLA-LA MANCHA

Podemos da por aprobada su ley de garantías y Page la paraliza minutos después ante la división del partido

  • Luz verde del Gobierno regional al proyecto de la ley de Garantía de Ingresos y Garantías Ciudadanas, cuya tramitación en las Cortes queda bloqueada a petición del presidente de Castilla-La Mancha debido al conflicto interno del grupo parlamentario de la formación morada.
  • Emiliano García-Page y su portavoz, Nacho Hernando, consideran que José García Molina, Inmaculada Herranz y María Díaz sí han cumplido como dirigentes de Podemos, y piden al diputado David Llorente que cambie de actitud y acepte en bloque la actividad legislativa pendiente.
El líder regional de Podemos y vicepresidente segundo de la Junta, José García Molina, junto a su compañera de partido y la consejera para la Coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas, Inmaculada Herranz. Foto: Ignacio López
El líder regional de Podemos y vicepresidente segundo de la Junta, José García Molina, junto a su compañera de partido y la consejera para la Coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas, Inmaculada Herranz. Foto: Ignacio López

TOLEDO.- El proyecto de ley de Garantía de Ingresos y Garantía Ciudadanas ya está listo para su remisión a las Cortes, después de que este martes el Consejo de Gobierno haya dado su visto bueno al texto. Sin embargo, ese paso al Parlamento regional deberá esperar después de que, tras el anuncio de su aprobación por parte de los miembros de Podemos -formación que ha impulsado este proyecto- en la Junta, haya sido el propio Ejecutivo regional el que ha comunicado la paralización del mismo, debido a la crisis interna de la formación morada y la división de su grupo parlamentario.

Así lo ha comunicado en rueda de prensa el portavoz del Gobierno castellano‑manchego, Nacho Hernando, justo después de que los dirigentes de Podemos en su Ejecutivo, José García Molina e Inmaculada Herranz, comparecieran para anunciar que su ley estrella había recibido finalmente luz verde del Consejo de Gobierno y se mostrasen exultantes con el logro conseguido.

Sin embargo la crisis que a nivel interno vive la formación morada en la región se va a interponer en su camino. Y es que, según ha explicado Hernando, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha decidido que no va a remitir a las Cortes el proyecto de ley de garantías hasta que el diputado y portavoz parlamentario de Podemos, David Llorente, cambie de actitud y acate las decisiones de su grupo.

Una decisión que, según ha explicado Hernando, le ha trasladado Page justo después de la rueda de prensa ofrecida por García Molina y Herranz, por lo que ha asegurado desconocer si ambos estaban al corriente de esta resolución.

De los miembros de la formación morada el portavoz regional ha reconocido la labor realizada para sacar adelante el proyecto, aunque ha señalado que el Ejecutivo prefiere "no jugársela" y que las leyes "no salgan como churros".

Consideran  que no se puede permitir que el desarrollo legislativo y el correcto funcionamiento del Parlamento "se vea sometido al capricho de una sola persona", de modo que esta decisión también va a afectar "a toda la agenda legislativa que queda pendiente", hasta que Llorente no varíe su disposición. Diputado regional al que no ha dudado en acusar de hacer "la pinza con el PP".

Una declaración de intenciones que sitúa al diputado por Guadalajara en el ojo del huracán, a pesar de que él mismo ya ha explicado en varias ocasiones que no sería obstáculo para sacar adelante las iniciativas y proyectos de su formación, ya viniesen desde el propio grupo parlamentario o desde el Gobierno, como sucede en este caso.

Sin embargo, de este modo es el propio presidente del Ejecutivo regional el que echa el freno a este proyecto de ley y condiciona su avance hasta las Cortes, tan solo unos minutos después de que los miembros de Podemos en su Gobierno anunciaran el que suponían era el paso definitivo hacia su aprobación.

Un golpe al vicepresidente segundo del Gobierno y secretario regional de Podemos, José García Molina, quien instantes antes de que Hernando compareciese en rueda de prensa, confiaba en que en las Cortes nadie pusiera impedimentos al texto, ya que sería "difícil de explicar" por qué se cercena el derecho a que las personas puedan vivir con dignidad.

Obstáculos que, sin embargo, ha encontrado nada más cerrar la puerta de la sala de prensa y procedentes no de su compañero de partido -a quien parecía ir dirigido el mensaje lanzado- sino del propio Gobierno del que forma parte.

Con esta ley, cuya tramitación parlamentaria se encuentra ahora en el aire, cabe recordar que se pretende regular en el ámbito autonómico el sistema de garantías ciudadanas, como un conjunto de derechos destinados a cubrir las necesidades básicas de las personas ante situaciones de carencia o insuficiencia de recursos económicos y garantizar el ejercicio de los derechos de ciudadanía, reforzando la inclusión social y económica.

Un derecho de garantía de ingresos que incluye por una parte el acceso a programas activos de empleo y formación remunerados, pero por otra una prestación económica garantizada para aquellas personas que no puedan acceder a dichos programas. Junto a ello, la Administración regional también deberá promover el acceso prioritario a determinadas prestaciones y servicios públicos, contemplando asimismo la garantía habitacional.

Proyecto de ley que, según ha subrayado en rueda de prensa la consejera responsable de coordinar el Plan de Garantías, Inmaculada Herranz, es fruto de un "esforzado trabajo", en colaboración con el resto de consejerías del Ejecutivo autonómico, "pero también de muchas personas y entidades sociales" que se han puesto de acuerdo "para dar un paso decisivo para la protección y el bienestar de la ciudadanía de Castilla-La Mancha".

Una ley con la que "cumplimos nuestra palabra", avanzando claramente "en el derecho a una vida digna de las personas de Castilla-La Mancha", aseguraba García Molina antes de encontrarse con el portazo de García-Page.

Según las estimaciones realizadas, de la garantía de ingresos se podrán beneficiar en la región más de 23.400 hogares, mientras que en su conjunto la ley de Garantías llegará a cerca de 100.000.

LAS LEYES PENDIENTES, SOLO EN LOTE

Y mientras esto sucedía en la sala de prensa del Palacio de Fuensalida, el presidente García-Page, en una entrevista concedida a la agencia EFE urgía a Podemos a arreglar la crisis surgida con su diputado David Llorente, al considerar que "la posición de un solo diputado está haciendo que los proyectos legislativos salgan o no".

El presidente regional ha subrayado que "todos estamos siendo muy generosos, pero es evidente que hay una crisis en el Parlamento con Podemos y tendrán que arreglarlo".

Ha dejado claro que las leyes pendientes "no son de Podemos o del PSOE, sino del Gobierno" y, además, ha incidido en que "van en lote", por lo que proyectos de ley como el de Garantía de Ingresos y de Garantías Ciudadanas "se tramitará solo en el caso de que haya una acatamiento a la lealtad por parte de los dos grupos y de todos los diputados".

A su juicio, es "muy grave" lo que está ocurriendo con los miembros del grupo parlamentario de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, y ha añadido que lo que les pide, como Gobierno, a todos los diputados es "acatar lealmente las decisiones de su partido", que también es lo que exigiría a un diputado del PSOE.

Ha subrayado que hay varias leyes pendientes de aprobación, entre ellas la de Mecenazgo, que también "traicionó" Podemos, y ha recalcado que "o van todas o no va ninguna".

Una ley, cabe recordar, que fue tumbada por decisión de la otra diputada y presidenta del grupo parlamentario de Podemos, María Díaz, de abandonar la Comisión de Cultura en la que se debatía el asunto, al no haber sido admitidas las enmiendas presentadas por la formación morada.

Ley de Mecenazgo sobre la que ahora debería dar marcha atrás también Podemos y la presidenta de su grupo, quien entonces -como la semana pasada hacía Llorente en la de Empleo- tomó la decisión de marcharse de la comisión sin consensuar lo con su compañero de grupo.

Un 'paquete' legislativo al que también se ha referido el portavoz del Gobierno, quien sin embargo se ha referido a Díaz señalando que ella "no da ningún problema, no plantea enmiendas a traición" y "es una persona que sabe trabajar en equipo". Exculpada así Díaz, Hernando insistía en el ataque directo a Llorente señalando que "una cosa es ser antisistema y otra egoísta" y considerar que "no se puede supeditar la agenda al egoísmo y el chantaje". Además, Hernando ha reconocido también que tanto José García Molina como Inmaculada Herranz "han cumplido su palabra y su compromiso de cuando accedieron al Ejecutivo".

Por su parte el presidente de Castilla-La Mancha considera "muy grave que un diputado se pase la democracia por el arco del triunfo", que es "lo que está pasando en las Cortes" y que, en su opinión, es un "caso severo de crisis interna y deslealtad con sus propios votantes".

Emiliano García-Page también ha lamentado que "algunos nos dejamos la piel para conseguir representar a los ciudadano" mientras que "otros" se arrogan esa representación "simplemente porque se les permite dar cuatro patadas a la puerta de Fuensalida". 

Comentarios
x