Domingo, 22 de Julio de 2018 Actualizado: 12:47 h.

BIENESTAR SOCIAL

Page reclama a Sánchez la millonaria deuda del Estado con Castilla‑La Mancha en dependencia

El presidente castellano‑manchego recuerda que el Gobierno central debe entre 400 y 500 millones de euros. Una deuda que el Estado arrastra desde el año 2012 y para la que se pide un abordaje prioritario a través del próximo sistema de financiación autonómica.

El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, conversa con Pedro Sánchez. Archivo
El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, conversa con Pedro Sánchez. Archivo

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García‑Page, ha reclamado este lunes al Gobierno de España, Pedro Sánchez, que aborde con "prioridad" la sostenibilidad del sistema de dependencia. Un sistema en el que "falta dinero y falta financiación", cuestión que se debe "ir abordando", contemplando necesariamente la inclusión de la dependencia, al igual que la sanidad, del nuevo sistema de financiación autonómica que el Ejecutivo central ha de definir en el futuro. 

Un marco en el que García‑Page ha reclamado al Estado los "entre 400 y 500 millones" que, desde 2012, el Estado adeuda a Castilla-La Mancha para la sostenibilidad de la dependencia. 

El presidente castellano‑manchego se ha pronunciado así durante la inauguración del simposio 'La atención a la dependencia, realidad y futuro', organizado por la Fundación CERES y la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales (AEDYGSS), con la colaboración de la Consejería de Bienestar Social, a la que ha asistido también la nueva secretaria de Estado de Servicios Sociales, María Pilar Díaz López, y la propia consejera, Aurelia Sánchez

"No voy a reclamar policía autonómica, pero tengo claro que debemos ir a parámetros objetivos en prestación pública", ha incidido García‑Page, para quien la distancia a la que deben estar los servicios sanitarios, educativos o la ratio de residencias de mayores por habitante deben ser incluidos como elementos a tener en cuenta en el nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas. 

Aunque reconoce que "al Gobierno que acaba de entrar no se le puede poner contra las cuerdas", el presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que esta es "una prioridad que tiene que ir abordando en los sucesivos procesos presupuestarios y tiene que formar parte del nuevo sistema de financiación" porque la atención a la dependencia "ya va a ser una constante". 

Por ello considera que "la mejor manera de que la dependencia entre en un carril de financiación es que entre en un modelo de financiación, igual que la sanidad, que mantenga a todos los españoles en unos parámetros de razonable igualdad". 

En esta misma línea, ha puesto énfasis en la importancia de la gestión que se lleva a cabo desde Castilla-La Mancha en cuanto a la ampliación de los derechos de las personas dependientes, como ha ocurrido con la aprobación de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado, que blinda la "tranquilidad" de los progenitores de las personas con grave discapacidad de la región. 

Una normativa de carácter autonómico que, tal y como ha expresado el presidente García‑Page, "me gustaría que, con el tiempo, fuera trasladada al ámbito nacional". 

La secretaria de Estado de Servicios Sociales, María Pilar Díaz López, por su parte, ha señalado que el objetivo del Gobierno central es "el refuerzo y consolidación del cuarto pilar del estado del bienestar: un sistema de servicios sociales al alcance de todos, público, universal, gratuito, equitativo y de calidad", y considerando los servicios sociales como "una inversión en calidad de vida, no como un gasto". 

Para garantizar la protección social de todas las personas que viven en España, ha explicado, los servicios sociales deben ser sostenibles desde el punto de vista social y asistencial, pero también financiero y profesional y esto no es posible lograrlo sin promover la cooperación institucional con las comunidades autónomas. 

Díaz López también ha señalado que tratarán de priorizar la atención profesional, pero reconociendo y apoyando el valor y el papel de los cuidadores, que en el 90 % son mujeres. 

Hay que configurar un sistema de atención a la dependencia "más justo y más solidario, garantizando la financiación del nivel mínimo de protección, dando prioridad a los grandes dependientes y fomentando el empleo a través de los servicios profesionales, todo ello en el marco del máximo consenso y colaboración con todas las partes implicadas", ha apuntado la secretaria de Estado de Servicios Sociales. 

DE SUSPENSO A NOTABLE

En la inauguración del simposio también ha intervenido el presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez Navarro, quien ha destacado la gestión realizada en la atención a la dependencia en Castilla-La Mancha, donde se ha conseguir reducir la lista de espera a la mitad en el último año y pasar de una nota del Observatorio de la Dependencia de un 4,5 a un 8,2. 

Ramírez Navarro ha indicado que, con esta tendencia, al final del mandato se podría conseguir la atención plena en dependencia

Ha manifestado su "confianza absoluta" en que con el nuevo Gobierno en España habrá un giro en la política del Estado, aunque no se toque el presupuesto que ya está aprobado, porque se pueden emprender acciones sin un gran gasto, como una mayor transparencia de los datos o cumplir el pacto de Estado por la dependencia.  

MÁS DE UN MILLÓN AL DÍA

Por su parte, la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha destacado que la región dedica más de 1,15 millones de euros cada día al Sistema de Dependencia, con lo que el presupuesto total para 2018 es de 420 millones, 48 más que al inicio de la legislatura.

Con ello, ha recalcado que Castilla-La Mancha se sitúa como la segunda comunidad autónoma que más ha incrementado porcentualmente el número de beneficiarios al Sistema de Dependencia en el último año y se han reducido a la mitad las personas sin valoración, pasando del 36 por ciento al 14,9 por ciento en abril de este año.

“Esta comunidad tiene un 11,6 por ciento de personas beneficiarias, por encima del 9,2 por ciento de media nacional”, ha afirmado la consejera de Bienestar Social, quien ha defendido que “nadie, objetivamente hablando, puede dudar del esfuerzo de nuestra comunidad por remontar los datos que encontramos y por atender a las personas más y mejor” y, con ello, ha valorado el trabajo de los profesionales.