martes 4/8/20
REFORMA LABORAL

Page pide apoyo para el Gobierno y rechaza todo acuerdo fruto de la "extorsión" y "tortura" política

  • El presidente castellanomanchego defiende el estado de alarma como instrumento para "salvar vidas", aboga por la búsqueda de "grandes acuerdos" para reconstruir el diálogo social y expresa su apoyo a la vicepresidenta Nadia Calviño.
  • Subraya la "línea negra" que le separa de quienes "han despreciado y atacado la vida", a quienes no considera "válidos" para hablar de salvarlas.
El presidente regional pide apoyo incondicional para el Ejecutivo de Sánchez.
El presidente regional pide apoyo incondicional para el Ejecutivo de Sánchez.

CUENCA.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, reclama el apoyo de todo el mundo para trabajar en la reconstrucción del diálogo social, al tiempo que rechaza cualquier pacto basado en "la extorsión o la tortura política" al Gobierno.

Así se ha referido al acuerdo suscrito por el PSOE con EH-Bildu en el Congreso para derogar la reforma laboral aprobada por el Partido Popular en 2012 a cambio del apoyo en la prórroga del estado de alarma. 

García-Page ha asegurado entender y apoyar la intención del Gobierno que no es otra que la de salvar vidas, para lo cual considera que "el mejor instrumento es el estado de alarma", al intentar con ello "no alarmar al Estado".

Del mismo modo ha manifestado su "rechazo" a que frente al objetivo del Gobierno que no solo tiene la autoridad, sino "la obligación y la responsabilidad" de tomar decisiones, "haya quien se plantee la extorsión o la tortura política".

Desde Cuenca, donde ha visitado el Centro Operativo Provincial de prevención de incendios, García-Page ha considerado que "no cabe tomar medidas aisladas ni unilaterales", puesto que lo que España necesita son "grandes acuerdos", no solo políticos ya que "cuanto más transversales y menos frentistas sean, más ayudará a que sean duraderos en el tiempo".

En este sentido propone la búsqueda consensos "amplios y con perspectiva", en los que se cuente con empresarios y sindicatos. Un camino que "quizás es el único posible en un momento en el que el virus va a traer mucha ruina", salvo que haya quien piense que el "destrozo económico" en lugar de ser causado por el virus responda a decisiones políticas "mal planteadas".

Por ello García-Page ha querido reiterar su apoyo al Gobierno de España y "particularmente a la vicepresidenta" Nadia Calviño, quien dirige la reconstrucción de la economía y del diálogo social, y que este jueves se mostraba contraria a la derogación de la reforma.

En este contexto, el también secretario general de los socialistas castellanomanchegos ha planteado que si el Gobierno es el responsable de las decisiones que se adoptan políticamente, el resto de partidos pueden "criticar lo que quieran", pero no deben impedir que se tomen decisiones. 

"No es el  momento de plantear una crisis de autoridad, hay que tomar decisiones aunque sean erróneas", ha subrayado. "Criticar lo que quieran, pero no quebrar la autoridad", ha apostillado.

Emiliano García-Page considera que en esta situación se puede negociar y pedir cosas relacionadas con esta crisis de la COVID, apoyar o no el estado de alarma -algo que ve "muy mal para España" sobre todo por parte de quienes se consideran "patriotas"-, pero ante un Gobierno que "asume la responsabilidad" se necesita que "se le apoye incondicionalmente" y si tiene que haber condiciones -ha precisado- que sean relacionadas con la economía, las repercusiones de la crisis y con la lucha contra la pandemia.

Por ello que dé "por no hecho" cualquier pacto que se base "en la extorsión o la tortura política", maniatando a un gobierno que se encuentra "al borde del precipicio" y en un parlamento en el que tanta diversidad política "no ayuda".

En este sentido, tras reconocer que este jueves fue "un mal día" en lo personal, ha insistido en que "los pactos sobre la base de la tortura política o la extorsión no tienen validez".

Así ha reiterado la necesidad de "reconstruir puentes y consensos en el diálogo social" y hacerlo "con luz larga". "Sé que es la intención del Gobierno" y por ello apoyará permanentemente su defensa del estado de alarma.

TOMAR EJEMPLO DE CIUDADANOS

Para el presidente de Castilla-La Mancha los principales partidos de la oposición "deberían tomar ejemplo de Ciudadanos", que "ha ayudado sin compartir, sin extorsionar" y lo ha hecho "desde la perspectiva del interés nacional, le cueste lo que le cueste". 

En su opinión la formación naranja ha demostrado una "lealtad y generosidad" que merece el reconocimiento de cualquiera.

En contraposición ha señalado a quienes en España "han hecho de su actitud política un desprecio permanente a la vida", los cuales no considera "válidos" para hablar precisamente de salvarlas.

Esta pandemia y sus efectos son algo con lo que "conviviremos todos", pero no se debe admitir "la extorsión política para salvar vidas".

García-Page ha incidido así en que tanto la declaración como el mantenimiento del estado de alarma se plantea para salvar vidas, algo que "saben muchos militantes y dirigentes de Vox, militantes del PP, y la inmensa mayoría del país", sin embargo ha considerado "extraño" que cuando las decisiones llegan al Congreso, "el Gobierno sea sometido a chantaje y extorsión", cuando de lo que se trata es de "conseguir algo de cajón y que está pasando en el mundo entero".

Por ello ha querido remarcar la línea "muy negra" que le separa de quienes "han despreciado y atacado la vida" y aquellos que han defendido ese ataque políticamente, y que van a seguir estando siempre tras ella.

De este modo ha hecho un llamamiento para trabajar de forma conjunta en la reconstrucción de la autoridad del Gobierno, la recuperación de la confianza en las autoridades sanitarias, puesto que "el único objetivo" de todos debe ser "acabar con el virus" y luego, "recuperar esto".

Comentarios