martes 20.08.2019
TENSIÓN EN CIUDADANOS

Orlena de Miguel se encaró con los críticos en la Ejecutiva de Cs para que retirasen la consulta sobre Pedro Sánchez

  • La portavoz de la formación naranja en Castilla-La Mancha se opuso abiertamente a la votación que impulsaron Luis Garicano y Javier Nart para intentar corregir el rumbo marcado por Albert Rivera de no facilitar la investidura del candidato socialista.

  • Durante la reunión nacional llegó a decir que "no tenía sentido" someter a consulta este asunto, pidió a los promotores que dieran marcha atrás y finalmente se abstuvo como forma de manifestar su disconformidad.

La responsable nacional del Área de Movilidad y Seguridad Vial de Ciudadanos y portavoz de la formación en Castilla‑La Mancha, Orlena de Miguel. ARCHIVO
La responsable nacional del Área de Movilidad y Seguridad Vial de Ciudadanos y portavoz de la formación en Castilla‑La Mancha, Orlena de Miguel. ARCHIVO

TOLEDO.- El partido que preside Albert Rivera vive uno de sus momentos más tensos, con varias dimisiones en los últimos días, relacionadas con el giro a la derecha experimentado en Ciudadanos, que han llegado acompañadas de discrepancias internas sobre el rotundo 'no' de la formación a Pedro Sánchez.

Una cuestión que se volvía a someter a votación en la reunión de la Ejecutiva nacional celebrada este lunes, en la que una quinta parte de sus miembros evitaban apoyar la postura negativa de Rivera a facilitar la investidura del socialista como presidente del Gobierno.

De sus 34 participantes en la reunión ‑en la que faltaba el dimisionario Toni Roldán‑ fueron cuatro los que optaron por 'corregir el rumbo' y replantear la posición del partido, mientras que 25 votaron por mantener el 'no' rotundo, mientras que otros tres se abstuvieron, entre los que se encontraba la responsable nacional del Área de Movilidad y Seguridad Vial de Ciudadanos y portavoz de la formación en Castilla‑La Mancha, Orlena de Miguel.

Así pues, la que fuera también diputada nacional por Guadalajara en la breve legislatura de 2016, ha justificado su abstención al considerar que no era necesaria la celebración de dicha votación al no haber sucedido nada que propiciara un cambio de criterio.

De Miguel explicaba que esta misma cuestión ya se votó hace unas semanas, descartando entonces que Cs facilitara la investidura de Pedro Sánchez. Así, y puesto que no se han producido cambios que justificasen esa nueva consulta, Orlena de Miguel encontraba en la abstención la única forma de manifestar su disconformidad con la misma.

Por ello consideraba que "no tenía sentido" someter a votación este asunto, motivo por el cual llegó a pedir a quienes plantearon esta pregunta, concretamente el líder de Ciudadanos en el Parlamento Europeo y responsable de Economía y Empleo del partido, Luis Garicano, y del también eurodiputado Javier Nart ‑quien tras el resultado de la votación, presentaba su dimisión de la Ejecutiva‑ que la retirasen.

Para De Miguel debe ser Pedro Sánchez quien tome la iniciativa para formar gobierno, y sin embargo hasta la fecha lo único que se ha visto es plantear pactos "con su socio preferente, Podemos, con el populismo", o con Esquerra Republicana, tal y como señalaba en una entrevista en CMM Radio este martes.

Es por ello que "no estamos en condiciones de plantear absolutamente nada", ha afirmado De Miguel, para quien la posibilidad de que Sánchez cierre un acuerdo con Bildu para "entregarle" Navarra, les "aleja" aún más, "rompe todos los pactos posibles".

Respecto al tenso ambiente en el que, según ha trascendido, se desarrolló la reunión de este lunes,  De Miguel ha señalado que cuando hay "un sano debate" y existen "discrepancias" se produce "apasionamiento", cierta "vehemencia" en la defensa de posiciones de quienes quieren hacer cosas para España. A pesar de ello aseguraba que todos salieron como entraron a la reunión, "tan amigos".

Respecto a las dimisiones de varios miembros de la Ejecutiva nacional del partido, como el eurodiputado Javier Nart o el portavoz económico de Ciudadanos en el Congreso, Toni Roldán, De Miguel aseguraba respetar sus decisiones "si creen que las diferencias son insalvables".

No obstante, y a pesar de la situación, la portavoz de la formación naranja en Castilla-La Mancha niega que en Ciudadanos "haya una revolución" y atribuye lo sucedido este lunes a la existencia de "democracia interna" en el partido, "todos pueden opinar y cuando se vota se acata lo que ha decidido la mayoría", apostillaba.

Por otra parte, y preguntada por su opinión sobre la posibilidad de que, llegado el momento, si Sánchez no contara con apoyos suficientes y la alternativa fuese una nueva convocatoria electoral, la formación naranja recurriese a la 'abstención técnica', De Miguel se ha mostrado contraria a ello. "Cuando lo hicimos, habíamos llegado a un acuerdo programático con Sánchez. Ahora hemos visto quién es, utilizando La Moncloa como un instrumento para su promoción personal", ha subrayado, por lo que consideran que "lo mejor para España no es una persona con total irresponsabilidad" como ha demostrado ser Sánchez, en su opinión.

Por último, respecto a su situación personal en Ciudadanos, si se sigue sintiendo "igual de cómoda" en la formación que hace uno o dos años y después de perder protagonismo en la política regional cuando el partido le apartó de la carrera para ser candidata a la Junta de Comunidades, Orlena de Miguel ha señalado que "los objetivos siguen siendo los mismos, nuestra línea argumental y programática sigue siendo la misma", en esa búsqueda de la reforma y la regeneración, y mientras siga siendo así "me sentiré cómoda".

No obstante, precisaba, "si hubiese realmente un giro hacia donde no quiero estar, tomaría el mismo ejemplo que alguno de mis compañeros".

Comentarios
x