jueves 12.12.2019
CRISIS INTERNA

La criba de Rivera contra sus críticos en la Ejecutiva nacional de Cs desata turbulencias en Castilla-La Mancha

  • El líder de Ciudadanos saca de la dirección a Orlena de Miguel, portavoz del partido en la región. Su abstención en la votación interna para levantar el veto a Pedro Sánchez, que justificó como una forma de discrepar con la consulta, estaría tras el cese.

  • En esta maniobra para acallar voces críticas entre un mayor número de afines, el partido naranja ha ampliado su cúpula con la que fuera su candidata a la Junta y actual portavoz en las Cortes, Carmen Picazo, provocando recelos a nivel autonómico.

La portavoz de Cs en Castilla‑La Mancha y hasta este lunes responsable nacional del Área de Movilidad y Seguridad Vial de la formación, Orlena de Miguel. ARCHIVO
La portavoz de Cs en Castilla‑La Mancha y hasta este lunes responsable nacional del Área de Movilidad y Seguridad Vial de la formación, Orlena de Miguel. ARCHIVO

TOLEDO.- Ciudadanos se ha propuesto acallar las voces críticas surgidas en las últimas semanas ‑especialmente tras la negativa de su líder, Albert Rivera, a apoyar o permitir la formación de Gobierno por parte del socialista Pedro Sánchez‑ y para ello ha decidido hacer 'limpieza' en su Consejo General. Bajo el pretexto de ampliar el número de miembros de su Ejecutiva Nacional hasta los cincuenta integrantes, ha aprovechado la ocasión para sacar de este órgano a quienes el pasado 24 de junio votaron en contra o se abstuvieron en la votación interna en la que se planteaba si mantener el veto a Sánchez o no, y entre los cuales se encontraba la todavía portavoz de la formación naranja en Castilla-La Mancha, Orlena de Miguel.

Quien fuera la cara visible de Cs en la región durante la pasada legislatura, responsabilidades de las que fue apartada de facto tras pedirle la dirección nacional que diera un paso atrás para facilitar la elección de la albaceteña Carmen Picazo como candidata a la Junta de Comunidades, se ve ahora también fuera de la Ejecutiva nacional de la formación en la que venía encargándose del Área de Movilidad y Seguridad Vial.

Rivera decide prescindir así de Orlena de Miguel después de que hace poco más de un mes fuera una de los tres miembros de la Ejecutiva que se abstuvieron en la votación respecto a mantener o no el veto a Sánchez de cara a la investidura. Una abstención que De Miguel justificaba entonces como una forma de mostrar su "disconformidad" respecto a una votación que consideraba no se debía haber realizado, puesto que semanas antes ya se había votado al respecto y no se habían producido cambios para volver al plantearlo.

Sin embargo las discrepancias planteadas en esa reunión, a las que la propia De Miguel se refería como las habituales cuando hay "un sano debate", no han debido ser interpretadas igualmente desde la otra parte, y se ha optado por aprovechar esta ampliación para sacarla de la Ejecutiva.

Un órgano al que se incorpora, por el contrario, la diputada regional y portavoz de Cs en las Cortes regionales, Carmen Picazo, una de las veintidós personas que ha decidido incorporar a su equipo Albert Rivera para ampliar el número de miembros y reducir la representatividad de las voces críticas en el seno de la formación naranja, algo que ha generado recelos a nivel autonómico.

Decisión que ha sido aprobada en una reunión extraordinaria del Consejo General de Ciudadanos celebrada este lunes en Madrid, en la que además de la salida de Orlena de Miguel se ha acordado la de los diputados en el Parlamento catalán Matías Alonso y Antonio Espinosa; la portavoz provincial de Cs en Jaén, Raquel Morales, y el exportavoz de Asuntos Exteriores en el Congreso, Fernando Maura. Este último el pasado 24 de junio votaba a favor de la propuesta de los eurodiputados Luis Garicano y Javier Nart de abrir una negociación con el PSOE para facilitar el Gobierno a Pedro Sánchez.

No han sufrido las mismas represalias que De Miguel y Maura otros miembros de la Ejecutiva que se abstuvieron o apostaron por abrir una negociación, como el propio Garicano, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, o los diputados Nacho Prendes y Marta Martín, a los que Rivera sí ha decidido mantener en este órgano.

Sobre quienes quedan fuera de la Ejecutiva, Rivera habría señalado han sido personas "absolutamente fundamentales para el partido" y "leales" al proyecto, por lo que continuarán trabajando dentro, aunque en otros ámbitos, ya que "aquí no se deja a nadie atrás".

Una explicación que no es nueva para De Miguel, puesto que es la que se le dio también a principios de año cuando ya había hecho pública su intención de proponerse como candidata a la Junta y desde la dirección nacional del partido se le pidió que se apartara, dejando así vía libre a quien habían elegido desde Madrid para las autonómicas, Carmen Picazo.

Desde entonces hasta hoy, lo cierto es que su papel dentro de la formación se ha ido diluyendo hasta el punto de ni siquiera comparecer públicamente en Castilla-La Mancha, pese a seguir ostentando el puesto de portavoz de Ciudadanos en la región.

Una 'desaparición' mediática de Orlena de Miguel, con alguna aislada intervención en los medios, que también ha tenido lugar en la propia web de la formación a nivel regional, en la que desde hace meses y a pesar de formar parte hasta ahora de la Ejecutiva nacional y seguir siendo portavoz del partido en Castilla-La Mancha, ni siquiera se la menciona.

Papel cada vez menos visible en la organización que coincidía en el tiempo, allá por el mes de febrero, cuando se oficializaba el aterrizaje del entonces portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, en Toledo. Su traslado de Barcelona a la capital castellano-manchega para buscar en las generales el escaño por esta provincia, trajo también otros cambios buscados desde la dirección nacional, como la llamada a De Miguel para hacer hueco a la candidata que Rivera quería para la Junta, Carmen Picazo, en aquel momento concejala en Ayuntamiento de Albacete.

Comentarios
x