viernes 29.05.2020
CORTES REGIONALES

Madrid ha sido "el gran foco" de penetración del COVID-19 en Castilla-La Mancha

  • García-Page asegura que tras el anuncio del Gobierno madrileño de cerrar los colegios "miles y miles de personas" se desplazaron a Castilla-La Mancha donde se multiplicó por cinco el contagio.
  • El otro foco se localizaba en La Mancha, donde se estima que en doce días se podrían haber producido "entre 30.000 y 50.000 contagios directos".
García-Page, Martínez Guijarro y Fernández momentos antes del inicio del pleno junto al presidente de las Cortes.
García-Page, Martínez Guijarro y Fernández momentos antes del inicio del pleno junto al presidente de las Cortes.

TOLEDO.- Los estudios epidemiológicos han certificado que el coronavirus entró a Castilla-La Mancha por dos caminos.

El inmenso "gran foco" de penetración del COVID-19 en Castilla-La Mancha ha sido la Comunidad de Madrid, siendo un momento 'clave' de la misma el 9 de marzo, cuando su gobierno autonómico comunicaba el cierre de los colegios a pesar de que desde el Ministerio de Sanidad se estaba diciendo a las autonomías que consideraba "peligrosísimo que los niños salieran de los colegios si no había confinamiento".

Así lo ha afirmado este sábado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención en el pleno de las Cortes para analizar la evolución del coronavirus y la gestión que se ha llevado a cabo desde el inicio de la pandemia en la región.

Afirmación que realizaba "sin pretender culpabilizar al pueblo vecino ni a sus políticos", pero tratando de "analizar las cosas con seriedad".

"Desde ese día vinieron miles y miles de personas a segundas residencias a los pueblos o a casas de familiares en Castilla-La Mancha", ha asegurado García-Page. Personas que "siguieron llegando durante todo el fin de semana y que han seguido llegando", a pesar de haberse insistido de la necesidad de restringir la movilidad.

Muestra de ello el hecho de que frente a las 15.000 recetas dispensadas en las farmacias de la región en marzo de 2019 a ciudadanos con tarjeta sanitaria de la Comunidad de Madrid, en marzo de 2020 han sido 160.000.

En este sentido, el presidente regional ha subrayado cómo desde ese momento "se multiplicó el contagio en Castilla-La Mancha", donde se pasó "de ser una comunidad en principio con muy poco contagio a la multiplicación, a encabezar las listas".

Así, desde que el 11 de marzo se adopta formalmente en cierre de los colegios en la Comunidad de Madrid hasta el día 19, se pasó en la región de 41 a 5.637 casos.

Datos "escalofriantes", ha señalado García-Page, "sin matiz ideológico", y que reflejan cómo lo que se vivió en esas "horas críticas" ante "la iniciativa de algunas comunidades de hacer lo que quisieron, aceleró que el Gobierno de España confinara a todo el mundo antes de que se fuera al caos administrativo". Un confinamiento generalizado que, ha apostillado, "ha resultado ser el mejor instrumento para combatir el problema".

No obstante García-Page se ha mostrado convencido de que el Gobierno de Madrid "seguramente pensó que estaba haciendo lo mejor para su tierra", aunque -ha apostillado, quizás "era un buen momento para pensar en lo mejor para todos".

Pero junto a este gran foco que ha supuesto la Comunidad de Madrid, con la que Castilla-La Mancha mantiene una media de 300.000 intercambios diarios, a esto se unió un segundo caso concreto, con origen en un entierro en Haro (La Rioja) al que asiste una familia residente en la localidad manchega de Tomelloso, dedicada a la venta ambulante.

Familia a la que no ha culpado de lo sucedido, convencido de que "en ningún momento pudieron ser conscientes del problema", aunque ha precisado que en esos doce días que transcurren entre la primera encuesta epidemiológica que se hace por síntomas hasta que se reconoció que habían estado en Haro -cuando ya esta localidad estaba confinada- "el cálculo de posibles contagios fue geométrico".

Estimaciones según las cuales, en una primera línea se podrían haber producido "al menos entre 30.000 y 50.000 contagios directos". Algo que hace que en la zona de Ciudad Real y La Mancha "haya problemas añadidos".

A este asunto también se ha referido durante su intervención el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, quien ha destacado que serán los epidemiólogos quienes deban determinar "qué tipo de cepa ha sido", así como "por qué se han producido más casos en Ciudad Real".

En este sentido ha apuntado que se está estudiando epidemiológicamente la "viralidad" de la infección en la zona de La Mancha, que ha sido "diferente al compromiso de otras cepas". Algo que "se sabrá con el tiempo", ha concluido.

Comentarios
x