Miércoles 12.12.2018
TRIBUNALES

La Justicia no admite la querella de Torra contra Bono por compararle con los nazis

El presidente de la Generalitat de Catalunya acusaba al exministro y expresidente de la Junta castellano-manchega de un delito de injurias y otro de odio por las declaraciones que hizo durante una entrevista en el programa televisivo 'laSexta Noche' el pasado mes de julio.

Montaje del president Quim Torra junto a una imagen del eministro José Bono. Archivo
Montaje del president Quim Torra junto a una imagen del eministro José Bono. Archivo

TOLEDO.- El Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid ha inadmitido la querella presentada por el presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, contra el exministro de Defensa, expresidente del Congreso y expresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el socialista José Bono, según han desvelado fuentes próximas a este último.

Torra se querelló contra Bono por posibles delitos de injurias y de incitación al odio por las manifestaciones que hizo durante una entrevista en el programa televisivo 'laSexta Noche' el pasado mes de julio. Concretamente, el exjefe de Gobierno castellano‑manchego aseguró que el mandatario catalán está "más cerca de planteamientos nazis que de planteamientos democráticos".

La querella planteaba que esas palabras contenían "descalificaciones gravemente ofensivas" contra Torra de forma "gratuita" y sin la "menor justificación", ya que el término "nazi" supone "una de las connotaciones más peyorativas que se le puede atribuir a un político".

Justo antes de equipararle con las posiciones políticas del III Reich, Bono se dirigió al presidente de la Generalitat en estos términos: "Usted se cree que a estas alturas del siglo XXI se puede decir, como él (Torra) ha dicho, que para Cataluña es un deterioro cruzarse por la calle a unos niños...y niñas, dijo, hablando en castellano... Este señor, no está bien".

Según los servicios jurídicos del Govern catalán, estas afirmaciones resultan atentatorias contra el honor del presidente de la Generalitat y no se pueden amparar en la libertad de expresión porque el Tribunal Constitucional ha determinado que este derecho no justifica el uso de expresiones insultantes, injuriosas o vejatorias que excedan del derecho de crítica.

La querella resaltaba que Bono cometió un delito de incitación al odio, ya que aseguró que Torra tenía planteamientos cercanos a los "nazis" por su mera pertenencia a una ideología política, el independentismo.

"Atribuir la condición de tener planteamientos cercanos a los 'nazis' al Muy Honorable Presidente de la Generalitat, como si éste pretendiera el establecimiento de un auténtico sistema totalitario y el exterminio de otros pueblos y opositores, constituye, por su propio sentido gramatical, una afirmación claramente insultante y vejatoria", agregaba el escrito que no ha sido aceptado por la Justicia.

Además, los servicios jurídicos del presidente catalán resaltaban también en el escrito que Bono conocía "perfectamente" cuando hizo su acusación que la condición de "nazi", pese a que "no resulta aplicable" a Torra, "genera una abierta hostilidad y odio por parte de la gran mayoría de la sociedad y pretende claramente generar actuaciones de exclusión hacia dicha opción política, dado lógicamente lo que supuso el nazismo en el pasado".

"No hay que olvidar que el susodicho movimiento político fue el causante de una de las tragedias más sangrientas de toda la historia de la humanidad, con la muerte y el dolor de millones de víctimas totalmente inocentes", esgrimía la querella.

Según el escrito, el término "nazi" tiene una "clara connotación racista, vinculada con los rasgos básicos de lo que significó dicho movimiento, plasmado en la crueldad del genocidio y que, trasladado a la actualidad, se considera una de las connotaciones más peyorativas que se le puede atribuir a un político, ya que supone alinearse con discursos xenófobos, practicar la discriminación sistemática e, incluso, practicar la violencia contra todas aquellas personas que no comparten sus idearios".

Asimismo, la querella exponía que Bono se refería con sus críticas al contenido del polémico artículo que Torra publicó en noviembre de 2009, en el que manifestó que era normal pasear por Barcelona y escuchar a grupos de chicos hablando en castellano, "refiriéndose, no al deterioro que es oír hablar castellano, sino al deterioro de la pérdida de esencia de la ciudad de Barcelona", precisaba la querella.

"Como dice en su artículo 'Sales a la calle y nada indica que sea la calle de tus padres y tus abuelos'", argumentaba la querella, que alegaba que el artículo que Torra publicó en 2009 añadía que había pasado una mañana "multicultural, diversa, mestiza, de convivencia plural, plurilingüe, cosmopolita, integradora, sostenible y abierta".

Según la querella, estos adjetivos que figuran en el artículo de Torra son "integradores y nada discriminatorios", por lo que no tienen "nada que ver" con los planteamientos cercanos a los "nazis" que le atribuyó Bono en la entrevista televisiva.

En el escrito también se denunciaba que Bono afirmó en la entrevista que "el que no está normal es el presidente (Torra) haciendo estas manifestaciones", con lo que cree que también se atentó contra su dignidad con una calificación "insultante y vejatoria" con el objetivo de "menospreciar" la imagen y dignidad" del presidente catalán, "desacreditándole pública y gravemente en el marco del debate político y social".

Pese a todos los motivos esgrimidos por Quim Torra en su querella, la Justicia madrileña ha decidido finalmente no admitirla a trámite al no ver indicios de delito en las declaraciones realizadas por José Bono.

Comentarios
x