lunes 30/11/20
Advertisement
COVID-19

La Junta cree que si se implanta el toque de queda debe ser de aplicación nacional

  • García-Page reclama "un mensaje único", se llame "toque de queda o que no quedemos", pero que responda a un planteamiento "ahormado".
  • La portavoz del Ejecutivo autonómico considera la medida "llamativa", pero cree que tampoco hay que descartar nada de cara a la reunión de la Interterritorial de Salud.
Blanca Fernández, consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo castellanomanchego.
Blanca Fernández, consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo castellanomanchego.
Advertisement

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha vuelto a reclamar este miércoles un "planteamiento ahormado a nivel nacional" en la lucha contra el coronavirus, también en lo que se refiere a la posible implantación del toque de queda, tal y como han hecho en otros países europeos.

Así lo ha señalado durante su intervención en el acto de inauguración de la ampliación de una plataforma logística en Borox (Toledo), donde ha insistido en la necesidad de "un planteamiento nacional", "se llame toque de queda o que no quedemos, puesto que de lo que se trata es de eso, de no quedar tanto ni tan seguido ni tan juntos", ha precisado.

Para el jefe del Ejecutivo autonómico es fundamental que se ahorme el planteamiento y que "no parezca que cada uno se tenga que buscar la vida".

En este sentido García-Page ha señalado que el virus "nos está dando muchos toques de atención", al tiempo que se ha mostrado convencido de que "la manera de combatirlo" no es señalando todos los días al que tiene más casos, sino ser conscientes de que el que menos tiene hoy mañana puede estar en la situación contraria.

Por ello ha vuelto a pedir que las medidas se unifiquen y "emitan un mensaje único", puesto que "la única manera de combatir una pandemia es no confundir".

"No se puede estar en una permanente bronca, en un guirigay de medidas, decisiones y altibajos", sino que se precisa un planteamiento nacional.

Por su parte la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha dicho que en el Consejo Interterritorial de Salud de este jueves previsiblemente se analizará, entre otras medidas, si se implanta el toque de queda para frenar el coronavirus, y en ese sentido ha asegurado que si se adoptara tendría que ser una medida de aplicación nacional.

Fernández ha comparecido en Toledo en su habitual rueda de prensa de los miércoles para dar cuenta de los asuntos tratados en la reunión semanal del Consejo de Gobierno, y ha contestado a preguntas de la prensa sobre la situación de la región en cuando a la pandemia de COVID-19.

Ha señalado que una medida como el toque de queda es algo llamativo, pero que con vistas a la reunión de la Interterritorial de Salud no hay que descartar nada.

En cualquier caso, ha asegurado que siempre, desde que empezó la pandemia, Castilla-La Mancha ha guardado la máxima lealtad al Gobierno y al resto de comunidades autónomas, porque ha considerado que "no hay otra manera de afrontar las cosas".

Ha apuntado que en Castilla-La Mancha se están adoptando medidas dependiendo de la situación epidemiológica, por municipios o por áreas sanitarias, que han permitido a la región pasar de estar por encima de la media nacional en incidencia acumulada de coronavirus a estar por debajo, concretamente ahora está en el puesto 11.

Se está conteniendo el virus, pero "necesitamos la colaboración de todo el mundo", ha señalado Fernández, quien ha advertido de que al Gobierno regional no le "temblará la mano" si tiene que ordenar confinamientos perimetrales para proteger la salud pública y salvar vidas.

Advertisement
Comentarios