lunes 23.09.2019
FUNCIÓN PÚBLICA

A la Junta se le atragantan las reivindicaciones de los funcionarios

  • El consejero de Hacienda pide tranquilidad a los empleados públicos, anuncia que la subida salarial acordada se pagará en octubre y que la implantación de las 35 horas semanales se aplicará a partir del 1 de enero.
  • Los sindicatos rechazan la propuesta del Gobierno regional para aplicar el Acuerdo Estatal para la Mejora del Empleo Público al considerarla “un insulto”, y se preparan para movilizarse.
El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, junto al vicepresidente primero de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, y al presidente Emiliano García-Page. Archivo
El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, junto al vicepresidente primero de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, y al presidente Emiliano García-Page. Archivo

TOLEDO.- Tranquilidad y sosiego es lo que ha pedido a los empleados públicos de la región el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, de cara a la recuperación total de los derechos "sustraídos” por el anterior Ejecutivo de María Dolores de Cospedal, y que les serán devueltos por completo “entre esta legislatura y la siguiente”

Una llamada a la calma que Ruiz Molina hacía tan solo un día después de que los sindicatos CCOO, UGT, STAS y CSIF votaran en contra de la propuesta del Gobierno regional para aplicar en la Junta el Acuerdo Estatal para la Mejora del Empleo Público y las Condiciones de Trabajo, absteniéndose únicamente ANPE y SATSE. Sindicatos a los que el consejero pedía “un ejercicio de responsabilidad” para gestionar la ansiedad por recuperar lo que se les quitó durante la legislatura de Gobierno del Partido Popular. 

Tensas relaciones entre la Junta de Comunidades y los representantes de los funcionarios que marcan este inicio del curso político, que este jueves eran avivadas por las críticas de PP y Podemos durante el debate en el Parlamento autonómico. Ambos grupos reprocharon al Gobierno regional sus “incumplimientos” con los empleados públicos, a los que Ruiz Molina, por su parte, pedía tranquilidad ya que en octubre se pagará la subida salarial acordada y se llevarán a cabo modificaciones legales para implantar la jornada de 35 horas. 

Medidas que comprometía el consejero durante su intervención en el Parlamento autonómico, en un debate general solicitado por el PP sobre la no aplicación del incremento del 1,5 % establecido en los presupuestos estatales. 

Un debate en el que Ruiz Molina subrayaba que el Gobierno regional está devolviendo a los empleados públicos lo que les fue quitado en la legislatura del PP, pero precisaba que es algo que se tiene que “acompasar” con las medidas para atacar el desempleo

En este sentido, el consejero aseguraba que la voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha ha sido recuperar los derechos perdidos por los empleados públicos y hacerlo siempre “de la mano de los sindicatos”, ya que considera que ”no hay mejor política laboral que la basada en el diálogo social”

Una recuperación de derechos que se está produciendo “quizás a una velocidad menos ansiosa de lo que piden los funcionarios”, reconocía el consejero, quien sin embargo explicaba que la subida salarial no se podía pagar antes de julio y que tampoco quería hacerlo sin haberlo negociado con los representantes de los trabajadores, lo cual se ha demorado hasta septiembre. De ahí que el abono se vaya a materializar en octubre.   

Ruiz Molina resaltaba que con el pago con efectos retroactivos desde enero de 2018 de ese 1,5%, más el 0,25 variable, y el 1,5% de subida que se viene aplicando desde enero por el segundo tramo de la "denominada tasa Cospedal", los empleados públicos de Castilla-La Mancha serán los que tengan mayor subida salarial de toda España, con un 3,25%

Una afirmación en la que se basa, en buena parte, la negativa de los sindicatos a aprobar la propuesta del Gobierno. Y es que, como señalan hoy desde UGT en un comunicado, el anunciar la mayor subida salarial, es una de las “grandes mentiras” del Ejecutivo, puesto que “el personal de la Administración del Estado ha conseguido mejoras que superan a las anunciadas por el consejero”. 

Respecto a la jornada laboral de 35 horas semanales, el consejero explicaba que hay que modificar la ley del PP que la subió a 37,5 horas, lo que se pretende acometer a partir del 1 de enero y deberá contar por tanto con el apoyo del PP o de Podemos. 

Un planteamiento sobre el que también le advierten los sindicatos, puesto que consideran que no debe utilizar la fórmula que les ha anunciado, al ser la misma que ya le llevó a que fuera rechazada, tras el recurso ante el Tribunal Constitucional planteado por el Gobierno central. 

Así lo precisaban desde la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT este viernes en un comunicado, en el que critican la actitud del consejero y su “desprecio” por la función pública, algo que –dicen- “ni en los peores gobiernos del PP” se ha tenido que soportar.  

Explican que el rechazo sindical a la propuesta presentada por el Ejecutivo autonómico se debe a que ésta era “un absoluto insulto a los empleados públicos” al afirmar que la subida salarial que recupera “la pérdida de la era Cospedal”, realizada a tramos y con claro incumplimiento de plazos –aclaran- “supone para los empleados públicos de la región el mayor incremento retributivo” de España.  

Como tampoco creen que el Gobierno regional vaya a cumplir las promesas electorales de recuperar los derechos perdidos en 2012. 

Coinciden en esta visión con Comisiones Obreras, cuya portavoz regional del Área Pública, Lola Cachero, calificaba este miércoles la propuesta del consejero como “inaceptable” con el único objetivo de “descafeinar” los contenidos del Acuerdo Estatal. 

Una actitud con la que se bloquea “cualquier posibilidad de acuerdo” en el ámbito de Castilla-La Mancha y que ha cerrado la mesa de negociación. Una situación ante la que desde CCOO se hará lo que se hace siempre cuando se bloquea una negociación, “desbloquearla en la calle”

Asimismo, lamentaba que el Gobierno regional “haya tirado por la borda el esfuerzo de negociación y acuerdo que había caracterizado la legislatura y que no renunciamos a recuperar", aseveraba. 

Por su parte, desde CSIF consideran también “insuficiente” la propuesta del Gobierno. Desde el sindicato reprochan al Ejecutivo que no contemple subidas salariales más allá del 0,5 por ciento comprometido tras el fin de la ‘tasa Cospedal’ y el 1,75 por ciento del Acuerdo Nacional, así como tampoco fondos adicionales para modificar complementos.   

Según CSIF, la administración regional tampoco se compromete con el regreso de la carrera profesional en el Sescam, la recuperación del Plan de Acción Social, la reducción del horario lectivo en Educación o la regulación de bolsas de horas para conciliación, "derechos que siguen devengados y que cronifican los recortes".  

En la misma línea, Intersindical señalaba en nota de prensa que "la huella de Cospedal es alargada en Castilla-La Mancha", ya que, "si en su día fuimos pioneros en sufrir los recortes, tras la Mesa General de Negociación de la Función Pública celebrada entre ayer y hoy, se ha constatado que también seremos los últimos en volver a conseguir los derechos que nos fueron robados". 

Criticaban al igual que el resto de sindicatos que se les haya pretendido vender como un gran avance medidas ya revertidas en otras comunidades desde hace tiempo, o que ya han sido firmadas a nivel nacional y que, por tanto, “están obligados a cumplir”. 

Por ello están dispuestos a salir a la calle con el resto de organizaciones sindicales “que piensen que ahora es el momento de recuperar todos nuestros derechos arrebatados durante tantos años, en las mesas de negociación o en la calle”.  

CRÍTICAS DEL PP Y PODEMOS  

Sin embargo las críticas y reproches al planteamiento del Gobierno han llegado no solo por parte de los representantes de los trabajadores, sino también desde Podemos y el Partido Popular. 

Así, durante el pleno celebrado este jueves, el diputado de la formación morada David Llorente lamentaba la “incapacidad” del Gobierno regional –en el que también está presente su partido, como después le recordaría Ruiz Molina- para llegar a acuerdos con los sindicatos en la recuperación de los derechos perdidos, lo cual ya se ha conseguido en otras administraciones. 

En este sentido, apuntaba Llorente que Castilla-La Mancha va a ser una de las últimas en pagar los complementos a los empleados públicos, al tiempo que pedía explicaciones sobre cómo se pretende implantar la jornada de 35 horas con garantías jurídicas. 

Pedía así a Ruiz Molina que rectifique y se siente de nuevo a negociar con los sindicatos, los cuales “se han levantado de la mesa y están preparando movilizaciones”.   

Desde la bancada 'popular', Ana Guarinos lamentaba que el presidente regional, Emiliano García-Page haya “engañado y decepcionado” a los empleados públicos, y que ningún sindicato crea ya sus compromisos.  

Recordaba así que en breve se entrará en el cuarto año de legislatura y desde la Junta ni se ha planteado la jornada de 35 horas, como tampoco se ha hecho efectiva la subida salarial.  

Por su parte, desde el Grupo Parlamentario Socialista Fernando Mora resaltaba los logros del Ejecutivo regional en materia de recuperación de los derechos hurtados, y el esfuerzo adicional realizado, del cual se mostraba orgulloso, a pesar de que desde otros grupos “no reconozcan el esfuerzo”. 

Un debate tras el que se aprobaba la propuesta de resolución presentada por Podemos, que recababa el apoyo del Grupo Popular, y la propuesta del PP ,en cuya votación se abstenía la formación morada. Sin embargo, el pleno rechazaba la propuesta de resolución del PSOE, con los votos en contra del PP y la abstención de Podemos.  

Comentarios
x