lunes 22.07.2019
ENCUENTRO DE PRESIDENTES

Page se reúne con Sánchez en Moncloa y le sugiere convocar elecciones en otoño si no hay presupuestos

Durante esta cita el presidente de Castilla-La Mancha y el jefe del Gobierno central han analizado la situación política nacional, con especial detenimiento en lo referido a Cataluña y a la posibilidad de un adelanto de los comicios generales.

El jefe del Ejecutivo castellano-manchego, Emiliano García‑Page, junto al presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez. Foto: José Ramón Márquez/Archivo
El jefe del Ejecutivo castellano-manchego, Emiliano García‑Page, junto al presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez. Foto: José Ramón Márquez/Archivo

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha y secretario regional del PSOE, Emiliano García‑Page, considera que, si no se consiguen sacar adelante los presupuestos del Estado para el próximo año, el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, debería convocar elecciones generales en otoño de 2019.

Sugerencia que el barón socialista castellano‑manchego ha trasladado a Sánchez en la reunión que han mantenido ambos este miércoles en el Palacio de la Moncloa durante cerca de una hora. "Un encuentro cordial, muy franco y sincero" ‑según fuentes del Gobierno regional‑, en el que ambos han analizado la situación política nacional, que pasa por Cataluña y por las posibilidades de que salgan adelante los presupuestos generales.

Sobre esta reunión se ha pronunciado García‑Page a preguntas de los periodistas antes de participar en un acto en Toledo, donde interrogado sobre un posible adelanto electoral inminente se ha posicionado en contra y ha advertido su intención de no revelar "ni con gestos" lo que cree que va a pasar. Añadiendo únicamente que "las navidades las vamos a pasar a gusto".

Sin embargo, lo que sí habría trasladado a Sánchez es su opinión relativa a lo que debería hacer si no se consigue sacar adelante los presupuestos para el próximo año: convocar elecciones en otoño.

Respecto a la situación en Cataluña entre ambos se habría dado un "alto grado de coincidencia" al señalar como marco la defensa de la Constitución.

En este sentido, García-Page ha explicado que Sánchez le ha reiterado "sus convicciones constitucionales", por lo que se ha mostrado confiado en que defenderá la Carta Magna "desde la serenidad", "sin la histeria que pueden tener otros o sin el ruido que otros fabrican".

El presidente del Ejecutivo autonómico ha señalado que "desde esa perspectiva, hay coincidencia" y ha añadido: "Lo más importante es que hemos podido decir las cosas con mucha sinceridad y cordialidad".

"Él se ha reafirmado, con mucha claridad en la defensa de la Constitución", ha indicado García‑Page, al tiempo que ha recordado que así lo hizo también en la reunión que ambos mantuvieron recientemente.

"Hay muchas formas de defender la Constitución, pero confío en que el presidente mantenga ese planteamiento con mucha tranquilidad. Tengo claro que no va a perder los nervios, ni lo va a perder el Gobierno, ni lo debemos perder los españoles", ha añadido.

Preguntado también por la celebración del Consejo de Ministros el viernes, día 21, en Barcelona, ha dicho que espera que "más allá de la algarada y radicalismos que se pueden dar en cualquier sociedad, haya un comportamiento constitucional".

"Hay un civismo en Cataluña verdaderamente admirable, que hoy por hoy, una parte de su clase política lo ha perdido. Pero no tengo ninguna duda de que se comportarán en condiciones y podrá haber normalidad. Es lo que deseamos todos sinceramente", ha apuntado.

Y ha resaltado que "si alguien llega a la conclusión de que es imposible que el Gobierno se reúna en Barcelona por un problema de orden público a estas alturas, se harían mucho daño los radicales a sí mismos".

"En este país, la gente tiene un grado inmenso de paciencia, generosidad y tolerancia, la que tiene la Constitución, pero es mejor que no tiren de la cuerda", ha concluido.

Cabe recordar que esta reunión con Pedro Sánchez se produce tan solo unos días después de que se publicara una entrevista a García-Page en El País, en la que el presidente castellano‑manchego no descartaba que en un futuro se pudieran ilegalizar en España los partidos independentistas.

García-Page, que aseguraba no ser partidario de prohibir nada, opinaba sin embargo que "por el camino que llevan" los partidos independentistas "van a obligar a que ese debate se abra algún día".

Abría así un debate al que poco después se sumaba otro barón socialista, el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien tampoco descartaba la opción de la ilegalización en un futuro.

Sin embargo, desde el Gobierno de Sánchez se trataba de rebajar la polémica suscitada a propósito de esta cuestión.  La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, atribuía la propuesta a que ambos se encuentran en "precampaña".

Asimismo, respondía a los barones socialistas que "a los partidos solo se les puede ilegalizar cuando tienen vínculos con la violencia, no por sus ideas. Al independentismo se le combate con argumentos, diciendo que no hay nada progresista ni nada mejor en la salida de Cataluña del Estado español".

Por su parte, en el Senado era el propio Sánchez, a una pregunta de la senadora de ERC Mirella Cortés sobre este planteamiento, aseguraba que "a juicio del Gobierno y del PSOE los problemas se solucionan, no se prohíben, que lo tengan claro, por lo que dicen otros".

Comentarios
x