lunes 22.07.2019
ESCÁNDALO POLÍTICO

El exlíder de Vox en Toledo denuncia que la dirección ordena camuflar donaciones de empresarios al partido

  • Daniel Molina asegura que hay directrices de la cúpula nacional para recoger estas aportaciones y blanquearlas a través de testaferros con el objetivo de ocultar la identidad de los donantes.
  • Otros dos responsables de la formación de Santiago Abascal confirman estas consignas, que habrían sido dadas en reuniones de coordinación con dirigentes provinciales, celebradas en Soto del Real y Valdemoro, en 2017 y 2018 respectivamente.
Imagen del expresidente provincial de Vox en Toledo, Daniel Molina, junto al líder nacional del partido, Santiago Abascal, durante el programa 'Todo es mentira'
Imagen del expresidente provincial de Vox en Toledo, Daniel Molina, junto al líder nacional del partido, Santiago Abascal, durante el programa 'Todo es mentira'

TOLEDO.- El expresidente provincial de Vox en Toledo hasta hace seis meses, Daniel Molina, ha desvelado que en la formación de extrema derecha existe una consigna para "camuflar" las donaciones realizadas al partido por empresarios, sirviéndose para ello de testaferros.

Sustanciosas aportaciones económicas que estos empresarios no querían que se vincularan a su nombre, ante el temor a ver perjudicados sus intereses por esta simpatía política, de ahí que desde el partido liderado por Santiago Abascal se les ofreciera la posibilidad de "meter" el dinero sirviéndose para ello de testaferros.

Una información que publica este martes la Cadena SER, recogiendo las declaraciones de tres exresponsables provinciales de la formación de ultraderecha explicando que desde la dirección nacional del partido se les ordenó ocultar las aportaciones económicas de empresarios haciéndolas pasar por donaciones de familiares o amigos.

El expresidente provincial de Vox en Toledo detalla cómo desde la dirección del partido se les dijo que "para evitar que los empresarios tuviesen miedo a quedar asociados a un partido que puede parecer de extrema derecha", los directores del Comité Ejecutivo Provincial debían "coger el dinero a los empresarios y dividirlo entre gente de confianza" para así "meterlo" en el partido.

Misma directriz habrían recibido el resto de responsables provinciales de la formación de ultra derecha, tal y como han confirmado varios de ellos en declaraciones a la SER, y cuya negativa a cumplir costaba el cargo en el partido a Molina.

Y es que, según ha detallado, todo se desencadenaba cuando se negó a aceptar un sobre con 15.000 euros que un constructor de la zona quería donar a Vox. Explica que este constructor le ofreció un sobre y le dijo que "ya sabría" él "cómo meterlo". "Yo le dije que lo donase él, que yo no iba a cogerlo", señala Molina, quien asegura que inmediatamente puso esta situación en conocimiento de la vicesecretaria de Relaciones Institucionales de la Ejecutiva nacional del partido, Mazaly Aguilar, y del vicepresidente provincial. "Les dije que no iba a cogerlo porque eso no era legal", argumenta Daniel Molina.

Asegura que desde entonces el partido en Madrid cortó toda comunicación con él, y que pocas semanas después fue destituido.

Destitución tras la que Molina hacía pública una dura carta contra la dirección del partido y en particular contra Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, al que acusaba de no cumplir con la legalidad ni con la transparencia, de violar el principio de contradicción y el de presunción de inocencia en lo relativo a los motivos por los que la dirección del partido había decidido disolver el Comité Provincial de Toledo.

Según relataba entonces Molina, Ortega Smith se habría dirigido mediante correo electrónico a los afiliados de la provincia indicando que la destitución de los miembros del Comité se habría producido por "incompatibilidad en sus criterios de actuación" con los del Comité Ejecutivo Nacional, la Secretaría General y la Vicesecretaría Nacional de Implantación Territorial, algo "absolutamente falso", según argumentaba el expresidente provincial de Vox en Toledo. Daniel Molina ahora desvela que ese desacuerdo habría venido por negarse a aceptar las donaciones de empresarios que había que "camuflar".

Una versión que coincide con la que ofrece el que fuera vicepresidente de Vox en Badajoz hasta hace 10 meses, Carlos Aurelio Caldito, detalla cómo entre el 15 y el 17 de diciembre de 2017 los responsables provinciales del partido fueron reunidos en Soto del Real, con motivo de las primeras jornadas de coordinación de la formación. Allí habría sido el vicepresidente y responsable de captación de recursos del partido, Víctor González Coello de Portugal, quien se habría dirigido a los asistentes indicándoles que debían "ofrecer a los empresarios que quisiesen donar dinero a Vox una vía indirecta para hacerlo sin que su identidad se viese expuesta", sirviéndose para ello de "testaferros, parientes o amigos".

Unas directrices que debían seguirse en las distintas provincias para tratar de captar fondos para el partido, que fueron detalladas por quien fue presentado como persona de la "máxima confianza" del líder de la formación, Santiago Abascal.

Según este exdirigente de Vox en la capital pacense, la justificación dada desde la dirección habrían sido "los temores que ciertos empresarios pudieran tener a la hora de que alguien pudiera conocer sus simpatías políticas" y eso "perjudicase sus perspectivas de negocio".

Así, los líderes provinciales del partido habrían recibido la clara consigna de dirigirse a "empresarios locales, profesionales liberales o autónomos que pudieran estar receptivos" para realizar esas donaciones, y que buscasen para ello "formas de camuflaje" con las que poder "vencer sus reticencias".

Una consigna que se habría repetido durante la convención celebrada en Valdemoro el 15 de diciembre de 2018. Así lo señala otro alto cargo provincial de Vox, que sigue vinculado al partido, por lo que prefiere no hacer pública su identidad. En declaraciones a la SER, este afiliado de la formación de Abascal explica que durante la segunda convención de cargos provinciales celebrada en Valdemoro, González Coello de Portugal habría repetido la consigna lanzada un año antes. "Ese fue el mensaje, sí. Que se ofreciese a los empresarios hacer su donación a través de terceros, a través de otras personas".

Ante este escándalo, desde Vox, a quien la SER pedía su opinión sobre este asunto, habrían asegurado que no se van a hacer valoraciones de lo que califican como declaraciones de "personas rebotadas del partido".

Comentarios
x