sábado 24.08.2019
ENCUESTA | ELECCIONES AUTONÓMICAS

García-Page rozaría la mayoría absoluta mientras el voto de la derecha se divide

  • El sondeo realizado por SW Demoscopia sitúa al líder socialista revalidando la Presidencia de Castilla-La Mancha y apunta a un descalabro del Partido Popular de Francisco Núñez.
  • La fuerte entrada de Ciudadanos en el Parlamento regional, una posible irrupción de Vox y la incertidumbre con Podemos, entre los pronósticos electorales.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, accediendo al Pleno de las Cortes regionales. Foto: Ignacio López/Archivo
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, accediendo al Pleno de las Cortes regionales. Foto: Ignacio López/Archivo

TOLEDO.- El 2019 no ha hecho más que empezar y este martes se ha publicado ya el primer sondeo sobre las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo en Castilla-La Mancha, y según el cual el PSOE de Emiliano García-Page rozaría la mayoría absoluta y estaría en condiciones de revalidar la Presidencia de la Junta.

Sondeo, al que ha tenido acceso PeriódicoCLM, realizado el pasado mes de noviembre por SW Demoscopia y que viene a reflejar las cuentas que barajan desde el propio Partido Socialista. Cabe recordar el vaticinio de mayoría absoluta expresado por el propio García-Page hace tan solo unas semanas en una entrevista o las también optimistas, aunque algo más comedidas, previsiones del presidente de las Cortes, el socialista Jesús Fernández Vaquero.

Una encuesta que, más allá de algunos datos erróneos tomados como referencia ‑como los resultados definitivos de los comicios autonómicos de 2015‑, ofrece una fotografía de lo que previsiblemente ocurrirá el mes de mayo en Castilla-La Mancha, dando como resultado un Parlamento regional muy fragmentado, al que se incorporarán una o dos nuevas fuerzas políticas.

Bajando al detalle de este sondeo, el PSOE pasaría de los 15 escaños actuales a obtener entre 16 y 17 representantes en las Cortes, mientras que el Partido Popular de Francisco Núñez bajaría de los 16 diputados actuales a 10 u 11.

Por su parte, para los actuales socios de Gobierno que preside García-Page, Podemos, este sondeo contempla que podría mantener sus dos diputados actuales o bien perder uno. Un vaticinio que podría no estar bien planteado puesto que, cabe recordar, la formación morada no acudirá en solitario a la cita electoral del próximo mes de mayo, sino que lo hará en confluencia con Izquierda Unida ‑dato que ya era conocido en el mes de noviembre y que se obvia en este sondeo‑ y con otras formaciones como Equo.

A los tres partidos que actualmente cuentan con representación en el Parlamento castellano‑manchego se podrían sumar otras dos fuerzas políticas, Ciudadanos y Vox. Respecto a la formación que preside Albert Rivera, su entrada en las Cortes regionales es algo que se da por descontado, aunque dependiendo de las encuestas con más o menos diputados.

Según este sondeo, la formación naranja conseguiría entre cuatro y cinco escaños, al incrementar casi 8 puntos su porcentaje de votos. Así, pasaría del 8,4 por ciento obtenido en 2015 (aunque según los datos oficiales definitivos publicados en la web de la Junta indiquen que fue el 8,6 por ciento) al 16,3 por ciento.

Cabe recordar que a pesar de los 95.230 votos obtenidos en las últimas elecciones autonómicas, el sistema electoral dejó a C's fuera de las Cortes castellano-manchegas en mayo de 2015.

Junto a ellos también podría irrumpir en el antiguo Convento de San Gil el partido de extrema derecha Vox, que según este sondeo podría obtener el 8,5 por ciento de los votos, frente al 0,5 por ciento (según los datos oficiales 0,4 por ciento -5.302 votos-) obtenido cuatro años antes.

Una formación a la que un sondeo realizado por esta misma compañía jerezana, SW Demoscopia, vaticinaba entre 0 y 2 escaños en las pasadas elecciones andaluzas, y que sin embargo acabó sorprendiendo con una docena de escaños.

A estos dos partidos irían los miles de votos que, según esta encuesta perdería el Partido Popular en Castilla-La Mancha, dividiendo así el voto de la derecha.

Y es que según esta encuesta, el PP caería desde el 38,3 por ciento de los votos ‑aunque los datos oficiales se indica el 37,4 por ciento‑ al 26,3 por ciento. Resultados que de verificarse el próximo 26 de mayo, supondrían un auténtico 'batacazo' para el Partido Popular castellano-manchego, que con la supuesta renovación de caras y formas emprendida por su nuevo presidente, Francisco Núñez, cosecharía los peores resultados del PP en los últimos tiempos.

Así, con el voto de la derecha fragmentado, el Partido Socialista de García-Page, experimentaría por su parte un ligero crecimiento, después de haber recuperado la Junta de manos del PP de María Dolores de Cospedal Cospedal y tras cuatro años al frente del Ejecutivo, cosechando mejores resultados que en la última cita con las urnas. De este modo obtendría el 40,3 por ciento de sufragios.

En este sentido, cabe recordar que en mayo de 2015 los socialistas obtuvieron en Castilla-La Mancha el 36,1 por ciento de los votos (aunque el sondeo publicado hoy apunta un 36,9 por ciento), lo que les daba 15 escaños frente a los 16 obtenidos por los 'populares' con un 1,3 por ciento más de los sufragios.

De este modo se hizo necesario el apoyo de los dos diputados logrados por Podemos para acceder a la Presidencia de la Junta, suscribiendo para ello un pacto de investidura que dos años después y con varios amagos de ruptura por medio, se transformaría en un acuerdo presupuestario y la entrada de la formación morada en el Gobierno regional en julio de 2017.

Pero este sondeo también da un toque de atención a los actuales socios de Gobierno de García-Page, que pasarían del 11,8 por ciento de votos -según los datos definitivos oficiales fue el 9,7 por ciento- obtenido hace tres años y medio, a un 8,6 por ciento. Un descenso que podría ser interpretado como una 'factura' de su paso por el Ejecutivo autonómico y haber asumido determinados posicionamientos del PSOE con los que, a priori, la formación morada debería haber estado en desacuerdo.

Respecto a la entrada de Vox en el Parlamento castellano-manchego, el 8,5 por ciento del voto que obtendría según el sondeo es aún más significativo puesto que éste se realizó en el mes de noviembre, antes de las elecciones andaluzas en las que la formación de extrema derecha obtuvo 12 diputados, catapultando así al partido de Abascal y dándole relevancia nacional.

Más aún si cabe cuando los resultados de esta encuesta empatan en intención de voto a Vox con Podemos, otorgando a ambos 8 de cada 100 votos en la región.

VOX ENTRARÍA POR TOLEDO

La clave podría estar en la distribución del voto por provincias que daría o no ese diputado a Vox y entregaría un quinto escaño a Ciudadanos.

Según esta encuesta, sería por la provincia de Toledo por la que la formación de Abascal podría conseguir escaño en el Parlamento. Una circunscripción en la que son 9 los escaños a repartir - los 3 fijos por provincia más 6 en proporción a la población- , de los cuales el PSOE mantendría los 4 actuales pudiendo llegar a sumar un quinto diputado, mientras que el PP perdería 1 o 2 de los 4 escaños con los que cuenta esta legislatura. Por su parte Ciudadanos conseguiría un diputado y Podemos mantendría el obtenido en 2015.

El escaño que estaría en el aire para la formación morada sería el de Guadalajara, que podrá ir a parar a Ciudadanos, al igual que el escaño que esta encuesta estima que perdería el PP. De este modo, los socialistas repetirían los 2 escaños actuales, mientras que el PP se quedaría con 1, Ciudadanos obtendría 1 o 2 diputados, Podemos uno o ninguno y Vox no tendría representación.

En Albacete, donde se encuentran en juego 6 escaños, actualmente 3 para el PSOE y 3 para los ‘populares’, los socialistas se mantendrían igual, mientras que el PP cedería un diputado en favor de Ciudadanos.

Mientras, en Ciudad Real la encuesta ofrece varias alternativas para distribuir los ocho escaños en liza. Así, la encuesta contempla que los socialistas conservarían los 4 escaños que tiene actualmente o sumaría un quinto diputado, mientras que el PP perdería hasta dos escaños ‑de los 4 actuales‑, uno de los cuales lo sumaría la formación naranja.

Finalmente, en la provincia de Cuenca, según esta encuesta se invertiría el resultado actual, pasando el PP a tener 2 diputados y los socialistas 3 escaños.

Un primer sondeo para empezar este año de elecciones, al que a buen seguro seguirán otros muchos y de diversas interpretaciones, de aquí al mes de mayo.

Comentarios
x