viernes 15.11.2019
ELECCIONES GENERALES

El coste del 10N en Castilla-La Mancha roza los tres millones de euros

  • En una cita con la sombra de la abstención al acecho el censo incorpora a 10.300 nuevos electores en la región respecto al 28A, al haber cumplido la mayoría de edad en estos seis meses.
  • Alrededor de 50.000 castellanomanchegos han solicitado ejercer su derecho al voto a través del correo, un 17,5 por ciento menos que en los pasados comicios.
El coste del 10N en Castilla-La Mancha roza los tres millones de euros

TOLEDO.- Arranca la jornada electoral del 10N en la que  1.573.256 castellanomanchegos están llamados a las urnas para elegir a los 21 diputados y 20 senadores que les representarán durante la próxima legislatura en las Cortes Generales. Un derecho al voto que podrán ejercer en las 3.057 mesas electorales que se han dispuesto para ello en todo el territorio autonómico.

Una controvertida cita electoral desencadenada por la falta de acuerdo en la que son 10.300 más los electores llamados al voto en la región respecto a los comicios del 28 de abril, al haber cumplido la mayoría de edad en este tiempo, mientras que serán 33.374 castellanomanchegos quienes puedan ejercer su derecho desde el extranjero y 49.938 aquellos que han solicitado hacerlo por correo, un 17,5 por ciento menos.

Dispositivo electoral que en Castilla-La Mancha supone un coste de 2.828.000 millones de euros, cifra similar a la de la anterior convocatoria, según los datos aportados desde la Delegación del Gobierno. Comicios para los que se han elaborado en la región más de 16 millones de papeletas y 2,56 millones de sobres de votación.

Por provincias, 514.065 toledanos están llamados a las urnas este domingo; 389.286 por la provincia de Ciudad Real; 302.449 por Albacete; 182.817 por Guadalajara y 151.265 por Cuenca.

Estos electores podrán depositar sus votos en las 6.116 urnas repartidas por toda Castilla-La Mancha que, con respecto a abril, se han entregado 48 urnas nuevas y se han repuesto 68 cabinas de votación ‑de las 2.849 que usan en total en la región‑ ya que el temporal de lluvia registrado a finales de septiembre ha dañado parte del material electoral que los ayuntamientos conservaban en los locales situados en sótanos y que, por tanto, han quedado inutilizados.

En total, a estos comicios se han presentado en las cinco circunscripciones de Castilla-La Mancha diez candidaturas más, de ellas seis al Congreso más que el 28 de abril y cuatro candidaturas más al Senado.

En cuanto al personal movilizado para el 10 de noviembre, 19.253 personas velarán por el desarrollo normalizado de la jornada, entre ellos 6.000 agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y de los distintos cuerpos de las policías locales, que trabajarán para que en Castilla-La Mancha se pueda ejercer el derecho al voto en las mejores condiciones.

LOS RESULTADOS DEL 28A EN LA REGIÓN

Se afronta así los terceros comicios celebrados en apenas seis meses con la sombra de la abstención al acecho debido al hastío político, clave a la hora de influenciar el resultado de las fuerzas progresistas. Como referencia los datos del pasado 28A, cuando la abstención en Castilla-La Mancha fue del 23,43 por ciento.

Entonces los resultados en la región fueron claros, consolidando al Partido Socialista como la fuerza más votada, con 384.461 sufragios (32,38 por ciento), lo que se tradujo en 9 escaños en la Cámara Baja.

Por su parte el PP se desplomaba hasta los 6 escaños en las circunscripciones castellanomanchegas, tras obtener el respaldo del 22,66 por ciento de los votantes (269.125 votos).

Con apenas 60.000 votos menos se posicionaba como tercera fuerza política en Castilla-La Mancha Ciudadanos, que obtenía el respaldo del 17,48 por ciento de los votantes, que le otorgaban 4 diputados.

Los dos escaños restantes iban a parar a Vox, que cosechaba en territorio castellanomanchego 181.444 votos, y dejaba fuera del Parlamento a los candidatos de Unidas Podemos, que se quedaban sin representación con el 10,27 por ciento de los votos.

Por circunscripciones, en Albacete los cuatro escaños en juego fueron a parar 2 al PSOE, 1 al PP y 1 a Ciudadanos; mientras que en Ciudad Real, donde se repartían cinco diputados, los socialistas consiguieron otros 2, obteniendo el PP, Ciudadanos y Vox uno cada uno.

En Cuenca, donde son 3 los diputados en juego, el PSOE obtuvo 2 escaños y el PP el tercero. Por su parte en Guadalajara, también con 3 escaños a repartir, PSOE, PP y Ciudadanos obtuvieron uno cada uno.

Finalmente en Toledo, donde se elegían seis diputados, socialistas y populares obtuvieron 2 diputados cada uno, mientras que la formación naranja y Vox obtuvieron un representante cada uno.

Por su parte en el Senado, el 28 de abril el Partido Socialista se hacía con 15 de los escaños en liza en la región, mientras que los 5 restantes eran para el Partido Popular.

Sin duda, este 10N será apasionante y a la vez una nueva incógnita para el desbloqueo político nacional. Si en Castilla-La Mancha el 28A se caracterizó por una victoria del PSOE pero con mayoría de escaños del bloque de derechas, la desaparición de los representantes de Podemos y la irrupción de la extrema derecha, en estas elecciones las miradas estarán puestas en el posible crecimiento de los socialistas o si Vox consigue adelantar al PP en algunas circunscripciones.

Comentarios
x