Martes 21.05.2019
CRISIS EN LA FORMACIÓN MORADA

La secretaria general de Podemos en Toledo deja el partido por discrepancias con la cúpula regional

  • Tres meses después de su elección, Xoana Bastida anuncia que renuncia a liderar la formación morada toledana por la "deriva interna" del partido a nivel regional, al que ve como "un animal domesticado que ya no impone ni a su domador".
  • Critica a los dirigentes castellano-manchegos que han utilizado los votos para "asegurarse puestos en el Gobierno, con las prebendas que eso supone", en lugar de emplear sus "ases" para intercambiarlos por mejoras para los ciudadanos.
Imagen de la hasta hoy secretaria general de Podemos en Toledo, Xohana Bastida, durante un debate. ARCHIVO
Imagen de la hasta hoy secretaria general de Podemos en Toledo, Xohana Bastida, durante un debate. ARCHIVO

TOLEDO.- Una dimisión a causa de la "deriva interna" del partido y el desencanto con el papel adoptado por la cúpula de la formación desde su entrada en el Gobierno de Castilla-La Mancha, sacude de nuevo a Podemos en la región.  La secretaria general de Podemos en Toledo, Xoana Bastida, ha dimitido de su cargo -para el que fue elegida el pasado mes de noviembre en un proceso de primarias-, al no verse capaz de "dar la cara" por una organización en la que ya no cree del todo.

Desencanto que en los últimos meses han venido manifestando también otros miembros de la formación morada a nivel regional, llevándoles igualmente a presentar su renuncia. En noviembre lo hacían dos miembros del Consejo Ciudadano, Cristina Cancho y Laura Lorrio, denunciando el "maltrato" y "acoso" por parte de la dirección del partido hacia los críticos; mientras que el pasado mes de enero hacía lo propio Miriam Pérez, al no sentirse ya representada por la actuación de esa misma cúpula regional.

Una renuncia que Xoana Bastida ha anunciado a través de una carta pública, en la que señala sentirse desde hace algún tiempo "cada vez más lejana" del proyecto de Podemos. Y es que si bien los objetivos que se plantearon al fundar el partido "siguen siendo los mismos sobre el papel", en la práctica ha habido "una deriva" tanto en la participación de la formación en las instituciones ‑algo especialmente significativo en el caso de Castilla-La Mancha, precisa‑ como en sus mecanismos internos de transparencia, representación y funcionamiento.

En este sentido, Bastida señala que si en teoría lo que se pretende conseguir es "procurar el bienestar de la mayor parte de la ciudadanía, prescindiendo de etiquetas y creando una nueva mayoría social que cobre conciencia de quiénes la están parasitando realmente", el camino por el que se avanza se empezaba a torcer "hace ya tiempo", cambiando ruta y destino final.

Explica Bastida, elegida en las primarias el pasado mes de noviembre, cómo lo que comenzó como un arranque cimentado en la ilusión y las ganas de cambio "ha ido marchitándose" poco a poco ante la realidad de un partido que "ya no practica muchos de los principios" en los que cree y considera "imprescindibles" para el cambio real en las instituciones, como son la horizontalidad, la transparencia y la participación "no manipulada" que determine verdaderamente estrategias políticas y no sirva solo para "ratificar decisiones ya tomadas por la cúpula".

En ese intento de "regenerar" desde dentro el partido, realizaba un último intento al presentarse a las primarias hace unos meses, pero asegura haber llegado a un punto en que le parece "imposible". No solo por la deriva interna de un partido supuestamente "nuevo" en el que afirma "se han llegado a imponer tics autoritarios que ni siquiera parecen darse en los partidos tradicionales", sino también por las "dinámicas tóxicas" que están llevando a muchos a no creer.

Pero junto a esta dinámica interna en la que se encuentra el partido, para Bastida un factor importante en su decisión ha sido "la práctica política real" que está llevando a cabo Podemos. Formación de la que a nivel estatal asegura no poderse sentir más "orgullosa", al haber "obligado al Gobierno socialista a elevar sustancialmente el salario mínimo interprofesional".

Un sentimiento de orgullo que, sin embargo, contrasta con su percepción cuando examina la participación del partido morado castellano‑manchego en el Gobierno de Emiliano García‑Page, llegando a preguntarse "si realmente estamos representando a quienes nos votaron en las pasadas elecciones autonómicas". Algo que, tiene claro, no es así.

Y es que para la hasta ahora secretaria general de Podemos en Toledo, la formación a nivel regional ha utilizado los "ases" dados por los votos de la ciudadanía en las pasadas elecciones autonómicas no para negociar, sino "para asegurarse puestos en el Gobierno, con todas las prebendas materiales y  de prestigio" para quienes los ocupan, sin que puedan intercambiarse por mejoras reales para la ciudadanía.

Considera así que la formación morada a nivel regional se ha quedado "sin capital político", convirtiéndose en "un animal domesticado a cambio de comida y bienestar, que ya no impone respeto a nadie, y menos a su domador".

Una deriva en la que para Bastida lo peor es que "esa mano de cartas no era nuestra", sino que pertenecía a quienes habían votado a Podemos, ciudadanos que "no se merecían que desperdiciáramos sus votos de este modo".

En este punto, Xoana Bastida recuerda, a quienes piensen que la participación en el Gobierno de Page fue aprobada por la mayoría de las personas inscritas, la "enrevesada pregunta" planteada en la consulta y la "imposibilidad" de votar por aprobar el presupuesto autonómico sin entrar en el Ejecutivo socialista.

A pesar de que "hoy por hoy" Unidas Podemos le sigue pareciendo "la opción más aceptable" que depositar en la urna, toda esta situación del partido a nivel regional lleva a Bastida a sentir "un extrañamiento" que le impide representar a la formación. "Solo me siento capaz de convencer si soy honesta conmigo misma y con los demás", afirma la ya exsecretaria general de Podemos Toledo, por lo que no puede serlo si da la cara por una organización en la que ya no cree del todo.

Una renuncia a la Secretaría General del partido a nivel local que no significa su intención de dejar de hacer política. Y es que, recuerda, "la política está en la calle, en las  organizaciones ciudadanas formales e informales, en la educación que damos a nuestras hijas y nuestros hijos". Una forma de hacer política en la que siempre ha participado y en la que siempre seguirá participando, según ha dicho.

Termina su escrito dirigiéndose a todos aquellos que comparten con ella "las ganas de que la realidad cambie a mejor", a ellos les verá en las movilizaciones ciudadanas, ya que "la lucha sigue".

DOCUMENTO | Carta de dimisión de la secretaria general de Podemos en Toledo, Xoana Bastida

Comentarios
x