miércoles 16.10.2019
CRISIS EN EL PARTIDO MORADO

Diez líderes autonómicos de Podemos firman un manifiesto para que Iglesias y Errejón pacten en Madrid

  • Estos dirigentes de la formación morada, convocados por el secretario general castellano‑manchego, han impulsado la Declaración de Toledo, un documento que llama "a toda la organización" a la unidad ante la crisis madrileña.
  • La dirección estatal de Podemos estaba informada de la convocatoria de esta reunión "extraordinaria" de secretarios regionales, aunque no se había invitado a participar en ella a ninguno de sus miembros.
Imagen de los diez líderes regionales de Podemos reunidos para la firma de la Declaración de Toledo. Foto: Eva Luna
Imagen de los diez líderes regionales de Podemos reunidos para la firma de la Declaración de Toledo. Foto: Eva Luna

TOLEDO.- La mayoría de los líderes territoriales de Podemos piden al partido unidad, responsabilidad y miras de futuro tras la crisis surgida en Madrid por el conflicto entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón después de que este último decidiera concurrir a las elecciones autonómicas con la marca 'Más Madrid' de la plataforma de Manuela Carmena. Una situación para la que estos dirigentes regionales aún ven posible una solución pactada y un proyecto conjunto "aún mejor".

Así lo han señalado en una pausa de la reunión que hoy mantienen en Toledo diez secretarios generales autonómicos de la formación morada, que han elaborado y firmado la que han denominado como Declaración de Toledo. Un manifiesto en el que apelan "a la confianza, la coordinación y la negociación" de cara a las próximas elecciones, y a que la dirección nacional permita "mirar adelante y construir un proyecto de futuro".

Escrito cuyos promotores son el dirigente castellano-manchego José García Molina -que ha ejercido de anfitrión y es considerado afín a Pablo Iglesias-, el vasco Lander Martínez, el aragonés Nacho Escartin, el valenciano Antonio Estañ, el murciano Oscar Urralburu, el riojeño Kiko Garrido, la balear Mae de la Concha y la canaria Noemí Santana, el asturiano Daniel Ripa y el extremeño Álvaro Jaén.

Todos ellos se han mostrado "optimistas" respecto a poder reconducir la situación en Madrid, puesto que "cuando hay ganas, voluntad y la gente lo pide, siempre hay tiempo para hacer las cosas todavía mejor", de forma coordinada, ordenada, con responsabilidad y con unidad.

En este sentido, y  pesar de que desde la dirección nacional de Podemos se haya apuntado que los puentes de diálogo con Íñigo Errejón están rotos, los líderes territoriales consideran que "en política no hay que rendirse nunca", al ser ésta "el arte de ponerse de acuerdo, incluso cuando hay desacuerdos". Por ello hacen un llamamiento a la negociación y a la responsabilidad "de toda la organización", puesto que "es mucho lo que nos estamos jugando".

Lo precisaba el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente del Ejecutivo regional, José García Molina, quien se ha esforzado en precisar que hoy en Toledo no se venía a hablar de nadie en concreto, a pesar de que la decisión de Íñigo Errejón de unirse a la candidatura de 'Más Madrid' esté marcando la agenda de estos días, sino que se trataba fundamentalmente de "mirar al futuro".

Y es que las elecciones municipales, autonómicas y europeas están muy cerca, y por ello se hace necesaria la unión y disposición a negociar, especialmente en un momento en el que "la derecha más recalcitrante está volviendo a tomar posiciones" en España.

Unas elecciones "muy importantes" para el país y ante las que la formación morada tiene una responsabilidad "tremenda". Por ello han apelado a "abrir espacios de debate político", fomentar un clima de confianza y no caer en el "fuego cruzado", algo que -subrayaba García Molina- "nuestra gente no entiende".

Bases que "quieren que estemos unidos, que estemos organizados, que haya una idea muy clara y seamos responsables con los mandatos de nuestros inscritos en los documentos y las votaciones" realizadas.

En este sentido, el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha ha subrayado la necesidad de "estar a la altura del momento político presente y de lo que nos viene".

Retos de futuro a los que se ha referido también la líder de Podemos Canarias, Noemí Santana, quien ha señalado que son aquellos que están "trabajando día a día en los distintos territorios de este país de países", los que conocen de primera mano la realidad y tienen "un diagnóstico de lo que está ocurriendo" en cada uno de ellos. Por ello están convencidos de poder aportar "muchísimo" a la estrategia de futuro que debe marcarse Podemos.

Una idea en la que insistía por su parte el secretario general de Podemos Región de Murcia, Óscar Urralburu, quien reconocía ante los medios que si bien la preocupación sobre lo que está ocurriendo en la formación es "compartida" por todos los líderes territoriales, el hecho de que no hayan acudido todos hoy a Toledo se debe también a que hay "diferentes perspectivas" al respecto.

Recordaba así que hay territorios que no van a tener elecciones autonómicas en mayo, lo que les hace tener otra visión de la situación, pero también "hay gente que considera, legítimamente, que es mejor tratar esta cuestión de otra manera".

Sin embargo, quienes sí han atendido a esta convocatoria en Toledo, consideran que el actual es "un momento de apremio", que requería "decir de una manera colectiva lo que está ocurriendo y hacer ese llamamiento a la responsabilidad".

Para Urralburu está claro que una crisis no se produce porque sí en un momento determinado, sino que "siempre son errores o disfunciones que se han venido acumulando a lo largo de los meses y los años", de ahí que en la formación morada "todos somos responsables de lo que está ocurriendo".

No obstante, este grupo de secretarios autonómicos está convencido de que "se puede avanzar más y mejor" tanto sobre los propios documentos del partido como sobre su proyecto político. Algo para lo que se hace preciso tener la capacidad de "poner por delante los intereses de nuestro país y de nuestras comunidades autónomas, por encima de cualquier otro tipo de intereses".

Un "deber de cooperar" y atender el mandato recibido de la gente en sus respectivas comunidades autónomas que les ha llevado a plantear estas reuniones en las que se valora "la capacidad de entendernos", sin mirar "si ese es pablista, ese errejoner y ese anticapi", apuntaba por su parte el secretario regional de la formación en Aragón, Nacho Escartín, porque "aquí todos somos Podemos".

Insistía así en que el propósito es "construir espacios del cambio que van más allá de Podemos", para ello es preciso "confraternizar y entendernos con otras personas y organizaciones, empezando por nuestra propia casa", ha sentenciado Escartín.

Para ello han acordado que la reunión de hoy en Toledo, de la cual se había informado a la dirección estatal pero no se ha invitado a participar a ninguno de sus miembros, no será la última, sino que habrá otras más a lo largo del año en los distintos territorios, reflejando así "la realidad plural del país".

DIMISIÓN DE ESPINAR

Y mientras los líderes territoriales de Podemos trabajaban en la elaboración del manifiesto conjunto de llamada a la unidad de toda la organización, se conocía a través de las redes sociales la dimisión del secretario general de la formación morada en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar.

Responsable territorial que también estaba convocado a este encuentro en Toledo, y cuya dimisión ha sorprendido a sus compañeros, quienes han preferido no realizar más valoraciones al respecto, hasta no hablar con él.

En este sentido, José García Molina ha calificado la noticia como "dura y triste", aunque respetan su decisión y se solidarizan con él, a pesar de considerar que podría haber seguido al frente de la formación morada en Madrid.

Comentarios
x