jueves 21.11.2019
CRISIS INTERNA

Críticos del PP se organizan contra la cúpula de Castilla-La Mancha para forzar su renovación

  • Antonio Martínez Iniesta, miembro del Comité Ejecutivo Provincial del PP albaceteño, encabeza este grupo de dirigentes y militantes de la formación que exigen un congreso extraordinario en la región tras la debacle electoral del 26 de mayo.
  • Lamentan la "irrelevancia" del proyecto de la actual dirección autonómica, que "choca" con los planteamientos de su líder nacional, Pablo Casado,  y advierten que sin la regeneración que piden "el PP desaparecerá" de la comunidad.

Antonio Martínez Iniesta, portavoz de los críticos del PP en la región, junto a su líder nacional, Pablo Casado, y el secretario general, Teodoro García Egea. ARCHIVO
Antonio Martínez Iniesta, portavoz de los críticos del PP en la región, junto a su líder nacional, Pablo Casado, y el secretario general, Teodoro García Egea. ARCHIVO

TOLEDO.- Los malos resultados obtenidos por el PP de Castilla-La Mancha en las elecciones del pasado 26 de mayo siguen coleando y un grupo de críticos del partido, en el que se encuentran dirigentes y militantes de base, ha vuelto a exigir la convocatoria de un congreso extraordinario para su renovación.

Grupo al frente del cual se encuentra un miembro del Comité Ejecutivo Provincial del PP de Albacete, Antonio Martínez Iniesta, quien en un comunicado subraya cómo el reparto del poder en el marco de los pactos municipales ha revelado "la irrelevancia del proyecto del PP de Castilla-La Mancha", dejando al partido sin gobernar ninguna de las capitales de la región y quedando todas ellas en manos del PSOE ‑rotando con Ciudadanos en Albacete y Ciudad Real, junto a otras fuerzas en Cuenca y Guadalajara, y en solitario en Toledo‑, lo cual para Martínez Iniesta "es lo peor".

Un "cinco a cero tras la prórroga", como se refiere en términos futbolísticos el dirigente ‘popular’ al resultado electoral del pasado 26 de mayo, al que se ha sumado "el tiempo añadido de los pactos", todo ello "a favor de la formación socialista".

Y sin embargo, reprocha Martínez Iniesta, "los actuales dirigentes del PP en Castila-La Mancha son ahora capaces de echarle la culpa al público, a los votantes" del "pésimo resultado". Considera que estos, liderados por Francisco Núñez, harían bien en "cuestionar su propia táctica" y en admitir que "ha llegado el tiempo de que dejen paso a la renovación" con la celebración de un congreso extraordinario "que propicie el retorno de nuestro partido al poder institucional".

En su opinión, la región "no está encadenada al PSOE por vínculos ideológicos inamovibles", sino que es cuando "el principal partido del centro derecha" el que "falla" en su estrategia política cuando "sucede lo que ha sucedido". Algo de lo que responsabiliza directamente a quienes dirigen el PP regional "en contra de la línea marcada por el presidente nacional, Pablo Casado", quien hace apenas un año ‑continúa‑ "concitó la ilusión de la militancia al anunciar una regeneración que en esta comunidad no se ha producido".

Una regeneración que vuelve a reclamar este sector crítico del PP castellano-manchego, "un grupo cada vez más amplio de militantes, cuyo medio de vida no es la política", quienes aspiran a renovar "los cargos y el proyecto político" tanto en Albacete como en el conjunto de la Comunidad.

Renovación con la que "aplicar las medidas marcadas por Pablo Casado para que el poder orgánico sea capaz de articular un discurso que recupere el apoyo del electorado", y para conseguirlo es preciso "activar a los jóvenes y recuperar a los desencantados".

Estos "militantes regeneracionistas", como se autodenominan, recuerdan que fueron ellos quienes propiciaron en su día que Casado consiguiera la Presidencia del Partido Popular, y cuyas medidas "chocan" en Castilla-La Mancha "con la obstrucción de la ejecutiva".

Denuncian en este sentido que la dirección del PP regional no solo ha frenado los cambios, sino que ha consolidado "aún más" la estructura de etapas anteriores, dando como resultado "un proyecto sin definir" y ofreciendo una imagen pública "cambiante e inmadura".

Una dirección regional cuyo modo de operar critica Martínez Iniesta, quien considera que ésta "no entronca con el carácter y valores de las bases", al tiempo que "desorienta a los votantes". Algo que explicaría la "debacle electoral sin precedentes" en la región.

Es por ello que consideran que "si no se sustituye la estrategia actual por un proyecto "moderno" y que genere ilusión, "el PP desaparecerá de Castilla-La Mancha".

Una tajante afirmación que realiza Martínez Iniesta, quien reclama como necesario para evitar ese fin "escuchar a los ciudadanos y ofrecer protagonismo a la militancia joven".

En este sentido, señala que el grupo que lidera, "formado por afiliados de base, presidentes de juntas locales, portavoces del grupo popular, concejales y alcaldes", junto a quienes apoyaron su proyecto político "liberal, democrático y constitucional" está dispuesto a mantener sus reivindicaciones "para que propicien un PP renovado, que conecte con la realidad de una tierra y de unas gentes que solo así nos darán de nuevo su apoyo".

Un PP regional para el que vienen reclamando una renovación desde hace ya un año, y que sin embargo ha ido reconstruyéndose sobre las mismas bases del anterior proyecto de María Dolores de Cospedal. No en vano quienes hoy ocupan la Dirección del partido fueron en su momento los principales defensores de la expresidenta, a pesar de que en estos momentos renieguen de ella.

Tampoco son nuevas las críticas tras la debacle electoral del 26 de mayo, puesto que tras conocerse los resultados el propio Martínez Iniesta calificaba en sus redes sociales esa noche como "triste y aciaga" para quienes "sentimos las siglas del Partido Popular".

Resultados que en su opinión confirmaban "la decepción originada ante la falta de renovación y regeneración del PP" en Castilla-La Mancha y en Albacete, donde el PSOE también les superaba en número de votos.

"Queda comprobado que las cosas realizadas a medias no dan buenos resultados", apuntaba entonces Martínez Iniesta, por lo que reclamaba que el partido se pusiera desde ese momento a trabajar "para España, escuchando a la ciudadanía y a la afiliación", con el objetivo de "devolver al partido a las cotas más altas de donde nunca debió bajar".

Comentarios
x