Domingo 19.05.2019
ELECCIONES AUTONÓMICAS

El CIS prevé que el PSOE rozaría la mayoría absoluta en Castilla-La Mancha frente a un PP en caída libre

  • Según el barómetro preelectoral publicado este jueves por el Centro de Investigaciones Sociológicas, Emiliano García‑Page obtendría entre 15 y 18 escaños, mientras que el Partido Popular perdería cinco diputados.
  • Podemos conseguiría mantener sus dos representantes, pudiendo incluso sumar uno más, y Ciudadanos entraría en las Cortes regionales con dos o tres parlamentarios.
  • La encuesta vaticina que la formación ultraderechista Vox podría no llegar a pisar el Parlamento castellano-manchego.
 

TOLEDO.- Después de ocho años, el Partido Socialista de Castilla-La Mancha volvería a ser la fuerza más votada en las autonómicas del 26 de mayo y podría recuperar la mayoría absoluta ‑fijada en 17 diputados‑ en el Parlamento regional, al lograr entre 15 y 18 escaños, mientras el derrumbe del Partido Popular en los comicios nacionales del pasado 28 de abril se trasladaría también al plano autonómico, donde pasaría a tener solamente entre 11 y 14 escaños.

Así se desprende de los datos del macrobarómetro de abril publicado este jueves por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el último antes de la nueva cita electoral, en el que se recoge la entrada de Ciudadanos en las Cortes castellano‑manchegas, con una horquilla de entre 2 y 3 escaños, la misma que se estima para  Unidas Podemos, que mantendría así los dos diputados logrados en 2015, pudiendo incluso llegar a sumar uno más.

Por otro lado, las estimaciones del CIS apuntan que a pesar de la fuerte irrupción de Vox en las generales del pasado 28 de abril, consiguiendo  dos diputados por las circunscripciones castellano-manchegas, quedaría fuera de las Cortes regionales o lograría un solo escaño.

Así, el Parlamento autonómico vería la entrada de una o dos nuevas fuerzas políticas, cambiando por completo su composición respecto a la de las últimas elecciones de 2015, cuando el PSOE lograba 15 de los 33 escaños que, sumados a los 2 conseguidos por la formación morada, le daban el Gobierno regional. Por su parte, el Partido Popular, todavía con María Dolores de Cospedal al frente, obtenía 16 escaños y se quedaba a las puertas de la mayoría absoluta.

Ahora la situación sería completamente distinta según las estimaciones del CIS, puesto que, frente a los comicios de 2015 donde obtuvo el 36,11 por ciento de los sufragios, el PSOE contaría ahora con el 40,3 por ciento del voto válido ‑29,5 por ciento de voto directo en la encuesta‑, podría llegar a gobernar en solitario alcanzase los 17 escaños, o bien pactar con Unidas Podemos como ya hiciera en esta legislatura bien con Ciudadanos.

Pero también en caso de no llegar a acuerdos para sumar los escaños necesarios, el socialista Emiliano García-Page podría revalidar la Presidencia de la Junta, al contemplar la ley electoral castellano-manchega la investidura automática para el caso en que ningún partido lograra tras las elecciones la mayoría absoluta y no se pudiera alcanzar un acuerdo -de gobierno o de investidura- entre varias formaciones.

Además, la encuesta del CIS estima que el Partido Popular, que obtuvo el 37,49 por ciento de los sufragios en las pasadas elecciones autonómicas, vería reducido su apoyo al 29,8 por ciento del voto válido (17,3 por ciento del voto directo en la encuesta), mientras que para la formación morada serían el 10,9 por ciento de los sufragios ‑5,4 por ciento del voto directo‑, poco más que en los comicios de 2015, en los que sacó el 9,75 por ciento de los sufragios, al tiempo que Ciudadanos contó con un 8,64 por ciento de apoyos, resultado que podría repetirse el próximo 26 de mayo, quedándose a poco más de dos puntos porcentuales de Unidas Podemos, con un 8,6 por ciento según la estimación del voto del CIS ‑un 3,7 por ciento del voto directo en la encuesta‑.

Respecto a la formación de ultraderecha, el CIS recoge una estimación del voto del 6,8 por ciento (3,8 por ciento del voto directo) frente al 0,48 por ciento de los sufragios que recibió en 2015, algo que podría llevarle a conseguir por primera vez un escaño en el Parlamento castellano‑manchego.

Estimaciones resultantes de un total de 1.088 encuestas realizadas en 76 municipios de la región, entre el 21 de marzo y el 23 de abril, y para las que se contempla un error muestral del 3 por ciento.

Unas elecciones autonómicas en las que el 59,4 por ciento de los encuestados tiene claro que acudirá a votar el próximo 26 de mayo para elegir a sus representantes regionales, y casi otro 25 por ciento está más cerca de acudir a las urnas que de no hacerlo. Por su parte, 5 de cada 100 también tienen claro que no lo harán.

De todos ellos, el 80,6 por ciento votó en las últimas autonómicas, celebradas en 2015 y el 8,5 por ciento prefirió no hacerlo.

Entre quienes votaron, el 39,9 por ciento aseguraba haber votado al PSOE y el 31,1 por ciento al PP, mientras que el 6,4 por ciento dice que dio su voto a Podemos.

De estos encuestados, el 67,2 por ciento ya tiene decidido su voto, pero el 29 por ciento no lo ha decidido aún.

Comentarios
x