martes 19/1/21

Un catering de lujo por valor de 3.000 euros, entre las deudas de la herencia de Cospedal

La factura impagada que ha salido a la luz corresponde a un evento realizado en el Senado para promocionar la polémica Cumbre Internacional del Vino que impulsó el Gobierno del Partido Popular.

En el catering, Cospedal junto a Pío García-Escudero, Jesús Posada y Luisa Soriano
En el catering, Cospedal junto a Pío García-Escudero, Jesús Posada y Luisa Soriano

La herencia de Cospedal continúa saliendo a la luz. Esta vez, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha desvelado que el anterior Ejecutivo del Partido Popular dejó sin pagar una factura por valor de 2.722 euros con motivo de un catering de lujo que se dio en el Senado para promocionar la polémica Cumbre del Vino.

Sobre este asunto, el consejero de Emiliano García-Page se ha preguntado si promover el vino en el Senado "es una buena medida de promocionar el vino", aunque ha asegurado que “en ningún caso sirve para ayudar al sector agrario de la región”.

"¿Qué hubiera dicho el PP si este gobierno se lleva el vino de Castilla-La Mancha al Senado, imputa el gasto a los contribuyentes, se va sin pagar la factura y encima no lo contamos? Pues esto ha sucedido durante la legislatura de Cospedal", ha manifestado el consejero de Agricultura.

La factura, con fecha 17 de febrero de 2015, corresponde a un acto celebrado en la Cámara Alta durante el que la entonces presidenta regional, María Dolores de Cospedal, presentó la II Cumbre Internacional del Vino, que acogió la región del 12 al 14 de marzo de ese mismo año.

Fraude en las adjudicaciones

La celebración de las dos ediciones de este evento que fueron impulsadas por Cospedal supusieron un gasto de 2.035.000 millones de euros y produjeron unos ingresos de 241.706 euros, por lo que el resultado final fueron unas pérdidas de 1.793.294€.

Lo más curioso de esta historia es que la empresa pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam), cuya finalidad ha sido siempre la lucha contra los incendios forestales, fue la sociedad encargada de organizar la celebración de la segunda Cumbre del Vino.

Según filtró el actual Gobierno de Castilla-La Mancha, Geacam contrataba con terceros el cien por cien de las prestaciones de la encomienda de la Cumbre del Vino, por lo que el servicio prestado realmente por Geacam es la contratación de servicios para la Junta, algo que constituiría un fraude a la legislación en la materia de contratación pública.

Además, también se denunció que esta empresa pública contra incendios forestales pagaba autobuses para garantizar la asistencia de público a las inauguraciones, a las que los funcionarios estaban obligados a asistir.

Empresas próximas al PP se vieron beneficiadas

Otro de los puntos polémicos del evento es que la dirección técnica de la cumbre recayó durante ambas ediciones en la Fundación Lafer, presidida por Manuel Lamela Fernández, exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid con el Partido Popular. En aquel entonces, esta entidad contaba en su consejero asesor con Eduardo Zaplana, Arturo Fernández, Josep Piqué y Pedro Barato, entre otros destacados políticos y empresarios.

Comentarios