martes 14.07.2020
DESESCALADA

Castilla-La Mancha recuperará la movilidad entre todas sus provincias con el final del estado de alarma

  • El Gobierno regional ha optado por la prudencia y no anticipará la libertad de movimientos por todo el territorio autonómico.
  • El documento que regulará el paso a la nueva normalidad de Castilla-La Mancha recibirá el viernes las aportaciones del Consejo Social y será posteriormente aprobado por el Consejo de Gobierno en reunión extraordinaria.
El Consejo de Gobierno ha analizado el borrador del documento que regulará la transición a la nueva normalidad.
El Consejo de Gobierno ha analizado el borrador del documento que regulará la transición a la nueva normalidad.

TOLEDO.- Las provincias de Toledo, Albacete y Ciudad Real no tendrán movilidad entre sí, al menos, hasta el próximo domingo. Una restricción que decaerá con la finalización del estado de alarma, coincidiendo así con la posibilidad de desplazarse a otras comunidades autónomas.

A pesar de que estas tres provincias se encuentran en fase 3 desde el lunes y de que esta semana el Ministerio de Sanidad atenderá variaciones planteadas por las comunidades autónomas para su puesta en marcha antes de la entrada en la nueva normalidad, desde el Ejecutivo castellanomanchego se ha preferido "pecar de prudentes" y mantener un criterio "más conservador", y no pedir esa ampliación de la movilidad a todo el territorio autonómico.

Así lo ha señalado la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, al ser preguntada al respecto durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de Fuensalida de Toledo para informar sobre los acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno.

Fernández ha insistido en que todas las decisiones se han adoptado atendiendo al criterio de prudencia, y que se ha preferido así "a equivocarnos en otro sentido".

Y aunque reconoce que quizás haya sido "innecesaria" tanta prudencia, se ha optado por criterios más conservadores, para "ver cómo evoluciona la pandemia en cada uno de los territorios y, a partir de ahí, empezar a movernos".

De este modo será el lunes cuando Castilla-La Mancha entre de lleno en la nueva normalidad, acompañada de plena movilidad entre todas las provincias. 

Desplazamientos que, cabe recordar, ya son posibles desde hace algo más de una semana entre las provincias de Cuenca y Guadalajara, después de que ambas dieran el paso a la fase 3 de la desescalada.

No ha sido así en el caso de Toledo, Albacete y Ciudad Real, que a pesar de haber avanzado de fase una semana después, se ha considerado prudente mantener las limitaciones de movimiento al ámbito provincia. Una decisión en la que influía, entre otros factores, el hecho de ser las provincias más pobladas de la región.

EL "DETALLE" DE LA NUEVA NORMALIDAD

De este modo, mientras que las restricciones de movilidad decaerán el lunes con el estado de alarma, desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se trabaja en "el detalle" de cómo será el paso a la nueva normalidad.

En este sentido Fernández ha explicado que el decreto nacional, "el marco que no podemos saltar", se debe adaptar "a la singularidad" de Castilla-La Mancha, por lo que se trata de "bajar a mayor detalle".

Para ello el Consejo de Gobierno ha abordado hoy el borrador realizado por el comité de expertos elaborado al respecto. "Un trabajo muy serio de especialistas en epidemiología y técnicos", al que ahora todas las consejerías están haciendo aportaciones desde el ámbito de su competencia.

Un borrador para esa transición a la nueva normalidad que será "enriquecido" con las aportaciones que realice el Consejo Social para la Transición de Castilla-La Mancha frente a la COVID.

Consejo Social que preside el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, y del que también forma parte el vicepresidente José Luis Martínez Guijarro. Asimismo tienen representación en el mismo los consejos sectoriales de Provincias, de Municipios, de Mujeres, de Relaciones Laborales, de Salud, de las Personas Mayores, Agrario, Escolar, de Turismo, Asesor del Medio Ambiente, de la Actividad Física y el Deporte, y del IPEX, a quienes se suma el secretario general de Presidencia de la Junta.

Un órgano cuyo cometido es diseñar las directrices generales de las políticas públicas para adecuar la transición a la nueva normalidad a la realidad de Castilla-La Mancha, así como debatir las propuestas procedentes de la sociedad civil presentadas a través de los miembros en representación de los consejos sectoriales.

Aportaciones que se analizarán este viernes, en el marco de la reunión del Consejo Social que se ha previsto. En ella, ha subrayado Fernández, "la sociedad civil organizada" podrá realizar sus aportaciones sobre "cómo organizar la situación, cómo hacer que afecte lo menos posible" esa transición a la nueva normalidad.

Tras esa reunión, y una vez incorporadas las aportaciones al documento, tendrá lugar una nueva reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno -a celebrar "el mismo viernes o el sábado"-, en la que se dará el visto bueno definitivo a la propuesta.

Un camino a la nueva normalidad que es un trabajo "de mucha responsabilidad", en el que se va a implicar a mucha gente, y que tendrá recorrido a lo largo de los próximos meses, "al menos hasta que no haya un tratamiento definitivo y una vacuna", ha subrayado Fernández.

Algo a lo que será esencial sumar "la responsabilidad individual y colectiva" para evitar que se produzcan rebrotes.

En este sentido la portavoz regional ha subrayado que de esa responsabilidad "va a depender nuestro futuro inmediato". Y es que a pesar de los grandes esfuerzos realizados desde la Consejería de Sanidad tanto en la implementación del sistema de rastreo de la COVID, como en las UCIS y hospitalización, así como en la adquisición de materiales de protección, "todo sirve de poco" si la sociedad no está unida para ser capaces de afrontar esta situación.

Fernández ha insistido en que la responsabilidad de "la inmensa mayoría" ha permitido doblegar la curva, pero ahora se trata de "recuperar la libertad y la economía", y es "importante cómo lo afrontamos".

Por ello ha insistido en que de lo que se trata con el documento para esa transición a la nueva normalidad no es tanto prohibir, sino regular, "que se puedan realizar actividades, pero al tiempo que sea compatible con la seguridad y la salud pública".

Comentarios