martes 14.07.2020
DESESCALADA

Castilla-La Mancha entra en la nueva normalidad con aforos al 75% y sin fiestas hasta el 15 de julio

  • El decreto que regula cómo será la desescalada regional a partir de este domingo tiene como objetivo compaginar el mantenimiento de las medidas de prevención con el relanzamiento de la actividad.
  • El documento, que contempla la reapertura de centros de mayores y centros de día no anexos a residencias, las terrazas de bares y restaurantes podrán estar ocupadas al cien por cien, podrá ser modificado en función de la evolución sanitaria.
El Consejo Social para la Transición frente al COVID ha analizado el decreto antes de su aprobación por el Gobierno.
El Consejo Social para la Transición frente al COVID ha analizado el decreto antes de su aprobación por el Gobierno.

TOLEDO.- Aforos máximos del 75 por ciento con carácter general, la recomendación de no celebrar fiestas patronales hasta el 15 de julio y la reapertura de centros de mayores y centros de día no anexos a residencias, son algunas de las nuevas medidas con las que Castilla-La Mancha dará sus primeros pasos en la nueva normalidad.

Medidas que recoge el decreto que este viernes aprueba el Consejo de Gobierno en sesión extraordinaria, y que previamente ha sido consensuado con el Consejo Social para la Transición frente al COVID-19, en el que se encuentra representada la sociedad civil castellanomanchega.

Un decreto que  será publicado mañana sábado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y que entrará en vigor "a las cero horas del domingo 21 de junio", quedando así reguladas "todas las actividades que de una manera u otra conllevan presencia de público y congregación de personas".

Así lo ha avanzado en rueda de prensa el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, quien ha explicado que el objetivo de este decreto es compaginar el mantenimiento de las medidas de prevención con el relanzamiento de la actividad.

Para ello, desde el domingo, el resto de administraciones que hasta hora estaban pendientes "de lo que regulaba el Gobierno", y especialmente los ayuntamientos, tendrán un papel fundamental "en el control de determinado tipo de actividades y actuaciones" que se desarrollen en cada uno de los términos municipales.

En nombre del Gobierno regional el vicepresidente ha querido agradecer la colaboración de quienes han hecho llegar sus sugerencias y aportaciones, tanto en el Consejo como desde fuera de él, lo cual ha permitido la elaboración de este decreto.

Con él, ha subrayado, se ha tratado de "establecer una norma lo suficientemente clara para evitar que pueda haber diferentes interpretaciones a la hora de aplicarlo".

Una de las cuestiones que habían planteado al Gobierno numerosos alcaldes de la región y que en la reunión del Consejo Social ha sido reiterado hoy por la presidenta de la Federación de Municipios y Provincias, Agustina García, era la posibilidad o no de celebrar fiestas patronales en estas semanas.

Al respecto el decreto establece la "recomendación" de que no se celebren actividades de fiestas patronales hasta el 15 de julio

No obstante, en caso de que  en algún municipio se organice algún tipo de fiesta, lo que sí se exigirá al organizador es contar con un plan de contingencia que garantice el cumplimiento de la normativa general de aforos máximos; el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal en la que también incide el decreto, y el uso de mascarilla si no se puede garantizar la misma.

Según ha detallado el vicepresidente, el decreto se ha estructurado por bloques de actividad económica y atendiendo al tipo de actividad, aunque manteniendo algunos criterios con carácter uniforme.

Para ello se ha optado por "normalizar" los aforos máximos al 75 por ciento, para que "esa sea la cifra que todo el mundo tenga de referencia" a la hora de planificar la vuelta a la normalidad durante las próximas semanas.

El decreto plantea así una serie de medidas, entre las que se encuentra esa regulación de aforo máximo con carácter general, salvo para el pequeño comercio para el que no se establece ningún tipo de limitación.

En este sentido Martínez Guijarro ha explicado que deberán ser los responsables de la gestión de cada uno de los servicios, actividades o eventos quienes es ocupen de controlar el aforo.

Para aquellos lugares en los que se vaya a desarrollar alguna actividad que no cuenten con un aforo predeterminado, el decreto contempla que deberá haber "un mínimo de 4 metros cuadrados por persona que asista a la actividad", regla que se deberá aplicar para el cálculo máximo de las personas que podrán acudir.

GRUPOS DE HASTA 25 PERSONAS

Por otra parte, a partir de este domingo, en Castilla-La Mancha el número máximo de personas que podrán estar en un mismo grupo será de 25. Podrá haber más personas "distribuidas en otros grupos", pero juntas solo un máximo de 25.

Asimismo entre las exigencias de carácter general se incide en la escrupulosidad en la limpieza e higiene de todo tipo de establecimientos. De este modo, además de la limpieza que con carácter ordinario se realice en ellos, se establece que habrá que "limpiar y desinfectar al menos una vez entre la apertura y el cierre".

Respecto a los eventos de carácter social, el decreto que este sábado se publicará en el DOCM, señala un aforo máximo del 75 por ciento de la capacidad de los espacios en los que se celebren las bodas, con un máximo de 250 personas.

Para los velatorios el máximo establecido es de 50 personas en espacios al aire libre y de 25 en espacios cerrados.

Respecto a los mercadillos, el decreto incrementa hasta el 75 por ciento la capacidad de los mismos, dando prioridad a los vendedores de productos de primera necesidad, y fijando en 1,5 metros la distancia necesaria a guardar entre un puesto y otro.

Para los centros de formación no reglada, ocupacional, autoescuelas u otro tipo de enseñanzas, se mantiene también el aforo máximo del 75 por ciento.

En cuanto a los centros educativos reglados el decreto no contempla ninguna medida, sino que se habilita a la Consejería de Educación para establecer las condiciones que considere oportunas de cara al curso académico que arrancará en septiembre.

Respecto a los campamentos, el aforo máximo sigue estando fijado en el 75 por ciento, con la limitación adicional de grupos máximos de 15 personas.

Mismo porcentaje que será el permitido en el interior de los locales de hostelería, mientras que las terrazas al aire libre desde el domingo podrán estar ocupadas al cien por cien.

Por su parte para las zonas comunes de los hoteles se aplicará la limitación máxima del 75 por ciento, como también para los locales de ocio nocturno y discotecas, con la salvedad de que en estos las pistas de baile únicamente se podrán utilizar como ampliación de la zona de mesas, no para bailar.

En materia de alojamientos turísticos la única excepción se establece para los albergues, cuya capacidad máxima deberá ser del 50 por ciento de su aforo.

También para bibliotecas, museos y salas de exposiciones, así como parques arqueológicos se establece un aforo máximo del 75 por ciento, y para aquellas visitas en grupo, un máximo de 25 participantes en cada uno.

CENTROS DE DÍA

El decreto asimismo establece una serie de condicionantes para los centros sociosanitarios, de personas mayores y con discapacidad,  fijando aquellos que deben permanecer cerrados y cuáles se pueden ir abriendo.

En este sentido Martínez Guijarro ha avanzado que de momento permanecerán cerrados los centros de mayores así como los centros de día que estén anexos a residencias de mayores. Por su parte, aquellos que atiendan a este colectivo pero que no estén anexos a residencias podrán abrir.

Normas todas ellas para las que se establece como primera fase hasta el 15 de julio. Será en torno a esa fecha cuando se analice la evolución que desde el punto de vista sanitario haya tenido la comunidad autónoma y ver si se avanza en más medidas de flexibilización.

No obstante, ha precisado Martínez Guijarro, el decreto nace con vocación de ser adaptado a la realidad sanitaria de la comunidad autónoma, por lo que "podremos ir modificándolo durante los siguientes consejos de gobierno".

Será en torno al 15 de julio cuando se plantee una "reflexión" sobre la situación y su posible revisión, que confía sea la de incrementar la flexibilización "allí donde sea posible".

Por último el vicepresidente regional ha recordado que en el ámbito privado "no podemos regular", por lo que realizaba un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos para que, al igual que se está regulando en el ámbito público, sean "especialmente cuidadosos" con la celebración de eventos o reuniones de carácter privado, extremando las medidas de precaución y evitando grandes congregaciones.
 

Comentarios