Viernes, 27 de Abril de 2018 Actualizado: 08:49 h.

LAS IRREGULARIDADES DE NACHO VILLA

El director de 'TeleCospedal', denunciado ante el Tribunal de Cuentas por gastar 185.729€ con tarjetas 'black'

Más de 34.000 euros en gastos sin justificar, alojamientos en hoteles de cinco estrellas; champagne, caipiriñas y cubatas sin reparo, y hasta una multa de tráfico de 1.200 euros, fueron pagados por Nacho Villa con tarjetas opacas de la televisión castellano‑manchega, unas irregularidades que ahora denuncia la Junta.

Nacho Villa, ex director general de Radio Televisión Castilla‑La Mancha. EFE/Archivo
Nacho Villa, ex director general de Radio Televisión Castilla‑La Mancha. EFE/Archivo

TOLEDO.- El Gobierno que preside el socialista Emiliano García‑Page ha denunciado ante el Tribunal de Cuentas las presuntas irregularidades contables cometidas por Nacho Villa, el exdirector del ente público de Radio Televisión de Castilla-La Mancha (RTVCM) entre agosto de 2011 y julio de 2015, durante la legislatura de María Dolores de Cospedal.

Una denuncia que firma el vicepresidente primero del Ejecutivo regional, José Luis Martínez Guijarro, en la que se detalla cómo en su calidad de director de la televisión pública castellano‑manchega, Villa dispuso de 185.729 euros mediante la utilización de dos tarjetas de crédito opacas ‑conocidas popularmente como 'black'‑, así como diversos cargos realizados contra la cuenta contable de gasto del ente público. 

Un total de 2.085 disposiciones que fueron realizadas, "en la mayoría de los casos" con una finalidad "ajena por completo a las facultades inherentes a su cargo representativo". Un extremo que el propio Villa siempre ha negado, argumentando que el uso de las tarjetas se había circunscrito en todo momento al ámbito representativo de su puesto. 

Vagas explicaciones que nunca han satisfecho al actual Ejecutivo que, tras considerar que pudieran derivarse responsabilidades contables de la gestión realizada, han decidido denunciar la situación ante el Tribunal de Cuentas. 

En su escrito, al que ha tenido acceso PeriódicoCLM, el Gobierno regional diferencia varios tipos de apuntes contables generados por el entonces director del ente público. Así, por una parte, destaca los 507 asientos, por un importe total de 34.771 euros, sobre los que Villa no aportó justificante alguno, pudiéndose únicamente concretar en base al titular proveedor del servicio que figura en el asiento. Algo que ni siquiera ha sido posible identificar para cargos por un valor conjunto de más de 5.600 euros correspondientes a los ejercicios 2013 y 2014. 

Entre estos gastos a los que Villa no aportó justificación alguna se encuentran, por ejemplo, un cargo de comidas VIP por importe de 612 euros en abril de 2013; noches de hotel en los paradores de la región, así como en numerosos hoteles de distintos puntos de la geografía española; compras de objetos de platería por valor de 214 euros, así como cargos en una conocida tienda de espadería de Toledo de casi 500 euros en un mes, así como numerosos apuntes correspondientes a bares y restaurantes, los más frecuentes ubicados en el entorno de la vivienda en la que durante esos años residió el director de RTVCM, en el Casco histórico toledano.

Figuran también en el listado diversas operaciones de compra en establecimientos de decoración y menaje del hogar, bricolaje o supermercados, en los que también se presupone habría aprovechado para hacer la compra. 

Un completo listado en el que figuran tanto pagos de una cuantía importante, como los relativos a noches de hotel, adquisición de regalos o grandes compras en supermercados, pero también correspondientes a gastos del día a día, como los 6,60 euros que pagó en un ultramarinos o los 5 euros que pagó con la tarjeta de RTVCM en el restaurante madrileño 'Dray Martina'. 

MÁS DE 2.700 EUROS DEL CAJERO 

A estos cargos realizados a las tarjetas sin justificar se suma la retirada en efectivo de un total de 2.706,30 euros, que según consta en la denuncia habría realizado Villa "a título particular y sin justificación alguna".  

Un total de 33 movimientos, entre los que figuran diversas operaciones en cajeros por importes, en numerosas ocasiones superiores a los 100 euros, como en los apuntes realizados en Belmonte, Toledo y Albacete. Importes que, curiosamente se repiten, como las dos operaciones de 103,50 euros realizadas con un intervalo de una semana en junio de 2014, efectuando la primera en un cajero de Albacete y la segunda en Toledo, o las de 104,50 euros que recoge este desglose efectuadas a finales de ese mismo mes desde Alicante y también siete días después desde otro cajero. 

Importes que se repiten también meses sucesivos y sobre los que Villa no aportó justificación alguna, al igual que del resto de operaciones en cajero recogidas en el listado que el Gobierno de Castilla-La Mancha traslada ahora al Tribunal de Cuentas. 

JUSTIFICANTES A NOMBRE DE OTROS 

Pero el dudoso uso de la gestión realizada por el exdirector del ente con el dinero público no queda ahí. Además de pagar con las tarjetas de RTVCM y no justificarlo, de sacar dinero en efectivo y hacer operaciones en cajero sin aparente relación con su cargo, Ignacio Villa Calleja también habría tratado de justificar gastos con facturas o comprobantes de pago emitidos a nombre de otras personas o entidades diferentes al beneficiario. Gastos girados por otras personas o entidades distintas a la cuenta del director general, a pesar de estar limitada a él. 

Entre estos justificantes 'pasados' por la cuenta de Villa, figuran una "comida para dos" en un conocido restaurante toledano, por más de 80 euros en marzo de 2012, en la que figura como destinatario 'Presidencia de las Cortes'; una estancia en un hotel en régimen de alojamiento y desayuno a nombre de Rafael Eugenio Sánchez Ramos, por un importe de 546,7 euros, así como tres cargos  de otras tantas estancias en establecimientos hoteleros toledanos a nombre Ramón Villaverde Carnevali,  quien fuera director de finanzas y recursos de Castilla La Mancha Televisión. 

GASTOS NO JUSTIFICADOS O EXCESIVOS 

Desde el Gobierno regional también destacan en su denuncia aquellos gastos que, por su carácter "excesivo" tampoco se consideran justificados, aunque para alguno de ellos sí se aportara la correspondiente factura. 

Gastos ajenos al poder de representación de la dirección del ente público, subraya el escrito firmado por Martínez Guijarro, que en su conjunto suman 1.251 apuntes, por un importe total de 124.793,32 euros. Gastos "no razonables" que suman el 67 por ciento del total dispuesto por Nacho Villa a lo largo de sus cuatro años al frente de RTVCM. 

Figuran así en el listado diversos pagos de noches de alojamiento en paradores de la región, por importes de entre 200 y 500 euros, comidas y cenas con copas para dos en numerosos restaurantes -alguno con estrella Michelín, donde tampoco se escatimó en pagar más de 400 euros por un menú degustación para cuatro-, ni tampoco los "dos licores" por los que un local toledano cobró 6 euros con cargo a la cuenta de la televisión autonómica, o los 9 que en este mismo establecimiento –uno de los "preferidos" por Villa- pagó por "un cubata y una copa de Finca Muñoz", tal como reza el justificante aportado. 

Y así una lista abultada en la que también figura un desayuno para dos por 54 euros, la compra de jabones y cremas por importe de 53,20 euros; los 42 euros que cargó a la tarjeta de la tele por "3 caipiriñas, 2 mojitos y 2 margaritas" en un café club en mayo de 2012, o los más de 15 euros por el lavado del coche. 

Figuran también gastos significativos que no justificó, como el apunte de 575,19 euros para licencias informáticas realizado en junio de 2012. 

Copas, cócteles y cosméticos, así como multas a dos vehículos distintos, abonadas el mismo día, ascendiendo una de ellas a 1.200 euros, forman parte de este listado en el que también figura, por ejemplo, una "cena para once con alcohol" por la que se pagó 687,92 euros en un conocido restaurante toledano. 

GASTOS PARTICULARES 

Un completo y detallado listado –para aquellos apuntes en los que sí se aportó justificante o aparece desglosado el contenido de la operación en la anotación de la tarjeta- que claramente constatan que Villa hizo estos gastos "en conceptos claramente particulares, sin relación alguna con la gestión normal y corriente de la entidad". 

Consideran pues que "existe responsabilidad" por todas estas conductas, ya sea por no guardar relación con la gestión del ente que representaba, o bien por ser "absolutamente desproporcionadas". 

Disposiciones que, subraya en su denuncia la Junta, "no están justificadas en modo alguno, sin que exista causa jurídica que pudiera amparar tal conducta". En este sentido, precisan que en ningún caso Nacho Villa podría indicar que estos gastos se debieron a la compra de bienes para la entidad –como ya en alguna ocasión ha tratado de justificar-, puesto que la propia normativa de compras del ente público contiene los conceptos básicos para cualquier aprovisionamiento y los procedimientos para obtenerlos. 

Del mismo modo también recuerdan la existencia de un procedimiento para el pago de aquellos "pequeños gastos" que no puedan canalizarse por los circuitos de pedidos, contratos y compras directas, lo cual no justifica el uso que Villa dio a las Visa Oro del ente. Tarjetas de crédito para las que la normativa interna establece que su utilización "se limitará al pago de gastos específicos de la actividad de RTVCM, nunca para satisfacer pagos particulares de los titulares", siendo también necesario aportar "las facturas, notas, tickets o comprobantes" correspondientes a cada pago. 

Por otra parte también señalan entre los incumplimientos de Villa las indicaciones establecidas por la normativa interna de caja sobre cómo deben ser los justificantes aportados. Entre las cuestiones señaladas, por ejemplo, además del receptor del pago, el concepto del gasto realizado en detalle, y en el caso de las notas de restaurantes, incluir también la relación de los comensales. Aspectos no reflejados en la mayoría de los justificantes aportados por el entonces director de RTVCM. 

POSIBLE RESPONSABILIDAD PENAL 

Pero la exposición del Gobierno regional no termina en la posible responsabilidad contable que se pudiera derivar de esta situación, sino que también plantea la posibilidad de una extensión al ámbito penal, al haber dispuesto Villa de tarjetas de crédito y gastos de representación relacionados con el ejercicio de las funciones inherentes al puesto de trabajo.  

Cuestión sobre la que existe numerosa jurisprudencia, entre la que destacan el auto del Juzgado central de Instrucción de la Audiencia Nacional de 10 de febrero de 2016, referido a una situación idéntica, con cita de la doctrina del Tribunal Supremo. Órgano judicial que dispuso en su sentencia 905/2014 de 19 de diciembre, que "la distracción de fondos confiados al administrador para gastos de representación u otros relacionados con la empresa, con destino a su patrimonio privado, se realizó claramente con vocación de apropiación permanente, como se deduce de la naturaleza del gasto y de la inexistencia de gestión alguna para liquidar o devolver los fondos destinados a usos manifiestamente ajenos a los que corresponden en la práctica mercantil a una tarjeta de empresa". 

CONTRATO "ESTRELLA" PARA DEPORTES 

Al margen de los gastos personales realizados con la tarjeta del ente público, desde el Gobierno regional también denuncian ante el Tribunal de Cuentas el contrato que el propio Villa firmó con Rubén Martín en septiembre de 2011, por una colaboración en el área de deportes, de 11 meses de duración por el que se le abonaría 12.000 euros brutos.  

Una relación mercantil que, finalizada, se decidió renovar para realizar tareas informativas en materia de deportes, a razón de una retribución de 1.500 euros mensuales más IVA. 

Un año después, el 31 julio de 2013 vencía este segundo contrato, que fue rescindido, acordándose abonar con carácter retroactivo, 6.500 euros adicionales, IVA excluido, al mes por los últimos doce meses trabajados. 

Tan solo un día después, los mismos protagonistas, Villa y Martín, firmaban un contrato de arrendamiento de servicios y con idéntico objeto, pactando un fijo de 6.500 euros al mes más IVA, así como otros 1.500 mensuales más IVA, siempre que la emisión de dicho programa deportivo a mediodía superase "la media de la cadena". 

Un año después se renovaba el contrato con una rebaja, 3.500 euros fijos al mes más IVA, y 4.500 euros también mensuales más IVA, cuando el share de esa primera edición de La Cansa superara la media de la cadena. Un contrato que fue rescindido el 10 de junio de 2015, cuando Villa ya preparaba las maletas para dejar Radio Televisión de Castilla-La Mancha. 

Contratos "estrella" que reportaron a Martín, entre el 1 de septiembre de 2011 y el 30 de junio de 2015, un total de 408.965 euros. 

A ello se suman numerosos pagos que no figuran en ninguna de las cláusulas de los contratos firmados, por importes de entre 13.000 y 26.000 euros, que coinciden con los 78.000 euros pactados como indemnización tras la rescisión del contrato que finalizaba en julio de 2013. 

Situaciones todas ellas que consideran desde el Gobierno regional podrían constituir un alcance en los fondos públicos, y si los mismos son generadores de responsabilidad contable. 

Por todos estos motivos, el Ejecutivo castellano-manchego pide al Tribunal de Cuentas la admisión de esta denuncia y proceda a la incoación de diligencias, determinando en su caso la responsabilidad contable de Ignacio Villa Calleja, derivada de estas actuaciones, sin perjuicio de las responsabilidades de otros sujetos intervinientes en las mismas actuaciones.