viernes 15.11.2019
Desde que el Gobierno de Cospedal retiró la concesión a Cruz Roja

La calidad del servicio de teleasistencia en Castilla-La Mancha se derrumba

La empresa Tunstall ha despedido al 25% de la plantilla; no repone las bajas por incapacidad temporal y ha impuesto un sistema de servicios que obliga a los trabajadores a asumir nuevas funciones.

La calidad del servicio de teleasistencia en Castilla-La Mancha se derrumba

No han pasado aún dos años desde que el actual Gobierno de Castilla-La Mancha adjudicó el servicio de Teleasistencia Domiciliaria a la actual empresa prestadora, Tunstall-Televida, y los cambios introducidos por ésta están afectando de manera sensible a la calidad del mismo.

El concurso mediante el cual fue adjudicado el servicio ponderaba el precio muy por encima de cualesquiera otros criterios, por lo que ganó la opción más barata, un 30% más baja que el precio al que venía prestando el Servicio el anterior concesionario, Cruz Roja Española.

Desde entonces, una de cada cuatro personas que trabajaban en este servicio ya no lo hacen. A este 25% de reducción de plantilla se une a la política de no cubrir bajas (muchas de ellas por maternidad, prolongadas durante varios meses) lo que supone una sobrecarga de trabajo que afecta a la calidad del servicio y a las condiciones laborales del conjunto de la plantilla.

La empresa ha realizado un ajuste presupuestario que impide al servicio técnico encargado de mantener el sistema disponer del material adecuado, lo que provoca retrasos e incumplimientos.

El esfuerzo de la plantilla ha sido muy grande, asumiendo cambios en sus condiciones de trabajo, sobre todo con la implantación del nuevo sistema de servicios basado en Unidades Móviles, cuya puesta en marcha ha supuesto que el personal tenga que acometer nuevas funciones y realizar muchos más kilómetros para realizar su trabajo, lo que unido al recorte de plantilla hace que el servicio ofrecido a los usuarios se resienta.

Tras estas modificaciones colectivas, que fueron pactadas con los representantes de los trabajadores, la empresa ha seguido con políticas de imposición de condiciones, despidos, y otras modificaciones de forma individual, sin consultar con la representación sindical, que han creado un clima de gran malestar en la plantilla.

Debemos tener en cuenta que los usuarios de este servicio son personas mayores en situación de dependencia, que requieren un servicio de calidad, que actualmente no se les está prestando.

Tunstall-Televida, una multinacional de origen británico controlada por un ‘fondo de capital riesgo’ denominado ‘Charterhouse’, presume en los foros profesionales de prestar el servicio de Teleasistencia Domiciliaria más barato, pero nunca podrá decir que sea el de más calidad

Ante todo esto, ¿Qué hace el titular del servicio; es decir: el Gobierno Regional? Pues aunque los trabajadores le han trasladado sus preocupaciones, se pone de perfil y mira para otro lado, consintiendo estas actuaciones, con lo que da idea de lo que le importan las personas dependientes de nuestra región.

Comentarios
x