jueves 25/2/21
Advertisement
COVID-19

La región confía en "torcer la curva" en las próximas semanas, pero los positivos siguen creciendo

  • El consejero de Sanidad reconoce el momento "complicado" y lo "difíciles" que van a ser las próximas semanas, pero considera que los datos apuntan a una "pequeña estabilización".
  • Ocho zonas de la región están siendo vigiladas de forma específica por su situación, mientras el número de contagios sigue aumentando y se suman 2.841 nuevos positivos en 24 horas.
El consejero ha reconocido que las próximas serán semanas "difíciles".
El consejero ha reconocido que las próximas serán semanas "difíciles".
Advertisement

TOLEDO.-  Castilla-La Mancha se encuentra en un momento "complicado" de la pandemia y las próximas semanas van a ser "difíciles" al estar aún recogiéndose los contagios de final de año. Una situación en la que la presión asistencial ha ido en aumento, aunque todavía hay un "amplio colchón" en la red regional.

Así lo ha reconocido en rueda de prensa el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, quien ha considerado que aunque los datos "son altos" se podría pensar que se ha llegado, no al pico de esta tercera ola, pero sí, al menos, a "una pequeña estabilización" y se confía en poder "torcer la curva" a lo largo de las próximas semanas.

De momento, los datos siguen aumentando y ya son 140.443 los contagios confirmados en la región desde el inicio de la pandemia, de los cuales más de 23.000 en los últimos 14 días y 2.841 en las últimas 24 horas, tal y como ha informado la Consejería esta tarde.

Datos preocupantes, puesto que no solo van en aumento contagios y hospitalizaciones, sino también los fallecimientos -40 en la última jornada, según los datos facilitados por Sanidad-.

Sin embargo el consejero se ha mostrado confiado en que las medidas adoptadas por el Consejo de Gobierno el pasado lunes, entre las cuales se encuentra el cierre perimetral de todos y cada uno de los municipios de la región y el adelanto del toque de queda a las diez de la noche, tengan su reflejo en las próximas semanas.

Mientras tanto se atisba una posible estabilización, a la que apuntan entre otros factores que se mantiene el índice reproductivo básico (IR) -cuánto contagia una persona-, por debajo de la media de España, situada en 1,2 mientras que la región presenta 1,16, dato algo menor que el de hace unos días.

Una idea a la que también conducen los datos relativos a la incidencia acumulada a 14 y 7 días, puesto que aunque los primeros "no bajamos pero no crecemos mucho", a 7 días "estamos empezando a bajar", algo que confía siga ocurriendo.

Por otra parte, y también respecto a la incidencia acumulada, el consejero de Sanidad ha destacado cómo dos provincias castellanomanchegas se encuentran entre las doce de todo el país que superan los 1.000 casos/100.000 habitantes: Cuenca con 1.481 casos y Ciudad Real con 1.479.

No obstante, a pesar de tener dos provincias por encima del millar de casos por 100.000 habitantes y de tener las otras tres aproximándose, Fernández Sanz considera que se puede hablar de "cierta estabilización" a medida que "nos vamos alejando de las fiestas navideñas y acercando a las medidas que tomamos en Ciudad Real y este lunes en toda Castilla-La Mancha". 

Se mostraba así confiado en poder "torcer la curva" a lo largo de las próximas semanas.

OCHO ZONAS VIGILADAS

En este contexto el consejero ha detallado que son ocho las zonas en las que se mantiene "especial vigilancia" en estos momentos: Mancha centro; Talavera de la Reina y el norte de la provincia de Toledo, incluida la capital; los Montes de Toledo; la zona de Manzanares, Valdepeñas y la comarca de Montiel; la Sierra de Alcazar hacia el sur de Albacete; La Manchuela, Cuenca capital, así como la ciudad de Guadalajara y su entorno más cercano.

Se trata de las zonas que actualmente más preocupan por la alta incidencia y el creciente número de positivos.

Respecto a la capacidad asistencial, el consejero ha comparado la situación de hace un año con la del momento actual, destacando cómo mientras que el 21 de enero de 2020 en Castilla-La Mancha se habían atendían un total de 2.563 urgencias, de las cuales ingresaba el 13 por ciento; este jueves, un año después, eran 1.677 las urgencias atendidas, de las cuales ingresaba el 26 por ciento.

En este sentido, ha señalado que en estos momentos -datos del 21 de enero- de las 5.257 camas disponibles en la región están ocupadas un total de 3.521, lo que muestra que hay "un colchón importante sin ocupar", de las cuales 1.484 son covid y otras 2.037 por patologías no covid.

Y es que, ha subrayado Fernández Sanz, por el momento se mantiene la actividad no covid en todos los centros, mientras que en el principio de la pandemia "no se podía hacer", al ser el 98 por ciento de los ingresos por el virus.

Respecto a las camas en UCI con respirador, el consejero ha señalado que son 462 las disponibles, de las cuales 190 por covid.

Una situación en la que "los colchones son amplios", pero "no queremos poner de nuevo a prueba al sistema", apostillaba el consejero.

CUELLO DE BOTELLA EN LAS VACUNAS

De las 63.575 vacunas que han sido entregadas a Castilla-La Mancha, ya se han administrado 54.150, es decir el 85,1 por ciento del total, porcentaje ligeramente superior a la media nacional que se sitúa en el 82 por ciento.

Y aunque la región se encuentra capacitada para administrar entre 15.000 y 25.00 vacunas diarias -lo cual sería factible "poniendo más de un turno y con más personas", según Fernández Sanz-, el auténtico "cuello de botella" lo genera el déficit de dosis recibidas.

En este sentido el consejero ha explicado cómo hasta el momento "solo ha habido un lunes que se ha cumplido" con el envío de dosis comprometidas, "por una u otra circunstancia".

Esto ha hecho que, por ejemplo, esta semana el déficit de dosis respecto a las comprometidas por el Ministerio hiciera que se tuviera que "descitar" a personas que ya estaban citadas para recibir la vacuna.

No obstante, el titular de Sanidad ha querido dejar claro el compromiso del Gobierno regional respecto a la administración de la segunda dosis "a todos los que se han puesto la primera". Se trata, ha dicho, de un "compromiso vital" que se abordará dentro de los márgenes contemplados en la ficha técnica de la vacuna de Pfizer, según la cual se debe administrar en el plazo máximo de 27 días (21 + 7).

Respecto a quienes ya han completado la pauta completa de vacunación -las dos dosis-, Fernández Sanz ha detallado que Castilla-La Mancha se encuentra "en la media nacional", situándose en el 4,5 por ciento.

SEXTA DOSIS

Asimismo ha subrayado que Castilla-la Mancha se encuentra entre las comunidades autónomas que "desde el minuto uno" en que Pfizer actualizó la ficha técnica de la vacuna incluyendo la sexta dosis, se lleva poniendo.

Algo que en estos momentos se hace "prácticamente en el cien por cien" de los viales, puesto que el tipo de jeringuillas y agujas necesarias para ello ya se estaba utilizando en la región para la administración de otros medicamentos.

Material del que se dispone de 800.000 unidades en stock y 1 millón más que ya se ha adquirido.

Comentarios